CRÓNICAS BÁRBARAS

Manuel Molares

Periodista. Analista de la política, la cultura y de la sociedad global


Tezanos ganó las elecciones

El refrán de que “Más sabe el diablo por viejo que por diablo” parece haberse cumplido este domingo cuando José Félix Tezanos, el septuagenario dirigente socialista y presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), ha conseguido al menos parcialmente impulsar la continuidad de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

Sánchez llegó al Palacio de La Moncloa con 84 diputados el pasado junio tras una moción de censura contra Mariano Rajoy apoyado por Podemos y los nacionalistas y separatistas.

Cuenta ahora con 123, los mismos que el PP en 2015, mientras que ese partido, hoy con 66, cae desde los 137 que tenía desde 2016 hasta el sábado.

Nada más llegar Sánchez le entregó el CIS, organismo que debería ser neutral, a Tezanos, sociólogo y dirigente de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

Inmediatamente comenzó a emitir una serie de encuestas mensuales con distintas metodologías que anunciaban el triunfo al PSOE y el hundimiento del PP, aunque no preveían la aparición de Vox.

Otros sociólogos sospechaban que Tezanos manipulaba la opinión pública al facilitar “predicciones” tan escandalosas e increíbles en aquellos momentos; y a la vista de lo ocurrido posiblemente tenían razón.

En un artículo en los prestigiosos Sage Journals, “Are public opinion polls self-fulfilling prophecies?”, (¿Son las encuestas de opinión profecías autocumplidas?) firmado por David Rothschild y Neil Malhotra, (https://doi.org/10.1177/2053168014547667), se descubrían multitud de casos así, especialmente en EE.UU.

Los autores dicen que se ha observado que el electorado suele acercarse a la opinión mayoritaria que facilitan las encuestas en un fenómeno llamado “el efecto carro”.

La gente se sube al carro y este es el resultado que, obviamente, buscaba Tezanos; así que riámonos menos de sus aparentes exageraciones prosanchistas porque, al menos en apariencia, logró que fueran verdad.


Las más vistas

Opinión

Caemos mal

Reconozcámoslo: decir que eres de Valladolid en León, en Burgos, Salamanca o Palencia suele ir acompañado de la respuesta: «¡Vaya! De Valladolid!»