DESDE EL ALA OESTE

Fernando Aller

Periodista


Peligroso giro brusco

Sin duda serán muchas las personas a las que al oír a Pablo Casado abjurar de su ideario político, el que con tanto ardor defendió en la campaña electoral, les haya venido a las mentes la cínica frase que se le atribuye a Groucho Marx: “Estos son mis principios, pero si no le gustan… tengo otros”. ¿Quién es Casado? ¿El duro ultra, lenguaraz y radical, partidario de superar los conflictos mediante la confrontación, o el que se cayó de las urnas y del caballo el día 26 de mayo, cual Saulo convertido en Pablo?

Posiblemente no sea ni el uno ni el otro y que entienda la política, mal generalizado entre los de su clase, como el arte de la impostura. De ahí que en este terreno los protagonistas utilicen fundamentalmente la palabra estrategia como forma de comportamiento, frente a convencimiento y compromiso.

El problema es que los cambios bruscos, al igual que ocurre con las traiciones, generan cabreo en los propios y recelo entre aquellos a los que se pretende captar. Pero el calendario aprieta y los candidatos a las alcaldías y a los gobiernos regionales urgían un cambio rápido del mensaje. En Castilla y León fue José Antonio de Santiago Juárez. El renovado portavoz de la Junta acusó a Casado de haberse “alejado del centro” y de haberse “escorado demasiado a la derecha”. Le sugirió que debería volver al espacio político del que no debería haberse movido. Le indicó el camino: “Más Feijó y Herrera y menos Aznar y Faes”. Más gobiernos en positivo, cabe traducir, sin exclusiones sociales ni personales, sin diques a la palabra y el entendimiento.

El grave problema de entender la política como el arte de la simulación y la doblez estriba en que sus actores principales son conscientes de que todo es un juego cuyo premio es el poder, no sufren las secuelas del desengaño, mientras que en una buena parte de sus seguidores causan daños acaso irreparables. Son esas personas de buena a las que se les ha inoculado el virus de la intransigencia, cuyo daño propagarán en su futuro caminar sin percatarse de que ya siguen a un espectro.


Las más vistas