LA COLUMNA

Carmen Tomás

Escritora y periodista en información económica


Nadie al mando

10/01/2021

Esta pasada semana conocíamos los pésimos datos de paro de diciembre y del cierre del 2020. Apenas unos días después los de la eurozona. Y España, a la cabeza. No sólo doblamos la tasa de paro de los países de la zona euro, sino que nuestro paro juvenil es superior al 40%, ganamos en esta trágica estadística hasta a Grecia. Es la consecuencia lógica de una mala gestión de la crisis económica que ha provocado la irresponsable y tardía gestión de la pandemia.

El Gobierno llegó tarde y mal y las consecuencias en vidas y enfermos es terrible, pero la ruina y el paro no se quedan atrás. Muchos sectores de la economía ya empiezan a proporcionar datos de cierre de ejercicio y son realmente escalofriantes. La facturación del comercio textil ha caído un 40%, las peluquerías un 35%, la hostelería un 50%, la venta de automóviles ha caído un 32%, las entradas de dinero por turismo han bajado en 68.000 millones de euros, más de 750.000 trabajadores siguen en ERTE y los parados superan los 720.000. Además, 100.000 empresas han cerrado y 300.000 familias del mundo del ocio nocturno y el espectáculo están en la cuerda floja, muchos ya en las colas del hambre. Ya ni la ampliación de los ERTE, cuya gestión es también caótica, va a salvar a las empresas de cierres y despidos.

El panorama es dantesco y no sólo no va a mejorar, sino que va a empeorar en los próximos meses. La tercera ola con nuevas restricciones, la lenta vacunación y, por si fuera poco, la tormenta Filomena que, en muchas zonas de España, va a eliminar gran parte de la esperanza que el comercio tenía puesta en las rebajas. Además, las subidas de los recibos de la luz y del gas contribuirán a estrechar aún más el margen de gasto que tuvieran los hogares. Todos estos datos se han conocido en una semana en la que, por cierto, el Gobierno (excepto Margarita Robles e Illa que está en campaña) no tenía absolutamente nada en la agenda. Los españoles están abandonados a su suerte y ya lo están poniendo de manifiesto medios extranjeros que detectan que en España no hay nadie al mando.



Las más vistas

Opinión

¿Y el deporte base para cuándo?

'Mientras las competiciones oficiales siguen prohibidas, los campos de Valladolid se llenan cada fin de semana de partidos ‘ilegales’. La incongruencia es supina'