scorecardresearch

El Ayuntamiento quiere recuperar la gestión de Riosol

M.B
-

La instalación situada en el barrio de Girón lleva casi dos años cerrada. Los últimos veinte ha funcionado mediante una concesión privada

Imagen de los dos vasos de las piscinas de Riosol en el barrio Girón. - Foto: D.V.

Las piscinas de Riosol son parte de la historia de Valladolid, junto a las ya extintas Samoa o Deportiva. Y van a acumular los dos años cerradas, desde el verano de 2019. Este 2020 no abrieron sus puertas por la pandemia de la covid y tras concluir el régimen de concesión por las que llevaban funcionando las dos últimas décadas, el Ayuntamiento de Valladolid, a través de la Fundación Municipal de Deportes, pretende recuperar su gestión e integrarlas en el circuito de piscinas de verano, que actualmente conforman las de Juan de Austria, Rondilla, Canterac y Puente Duero.

La instalación situada en el barrio Girón cuenta con unos 5.800 metros cuadrados, dos vasos, cuatro zonas de césped, un par de servicios, un pequeño gimnasio y un chiringuito. Los últimos veinte años, incluso alguno más, ha estado abierta al público en régimen de concesión. Pero su último ‘dueño’ decidió no continuar con esa gestión, que se había prorrogado unos años más. «Eran muchos los gastos mensuales y al decidir no abrir este año, devolví las llaves», señala su último gerente.

Así, cerrada dos inviernos y este verano de 2020, la Fundación Municipal de Deportes está valorando las posibilidades que se puedan dar con esta instalación, aunque la principal es recuperar esa gestión pública. El problema es la reforma que se tiene que realizar, sobre todo en el vaso principal, mucho más grande que en el resto de piscinas. «Tenemos que ver cuánto nos cuesta, pero seguramente cerca del millón de euros», reconoce el concejal de Deportes y presidente de la FMD, Alberto Bustos, que habla de que ese vaso «no cumple con las actuales condiciones de seguridad». El vaso mide 33x22 metros por lo que maneja un millón de litros de agua; cuando en el resto de piscinas las dimensiones y esa capacidad es bastante menor.

Riosol fue una de las tres primeras piscinas públicas de Valladolid, junto a las de Samoa y la Deportiva. Se situó donde estaba una fábrica de la empresa Monterrubio, como instalación para los trabajadores, aunque en su día hubo proyectos incluso para la construcción de un hotel, aunque no se llegó a permitir. 

Hace veinte años, el Ayuntamiento decidió sacarla a concesión administrativa y sus gestores procedieron a una reforma, añadiendo un vaso pequeño, de 10x5 metros. 

Desde entonces, ha estado abierta con esos dos vasos, cuatro zonas de césped (una de 250 metros cuadrados en la parte superior;y otras tres, de 1.000 m2; 350 y 120, respectivamente), dos zonas diferenciadas de servicios, un pequeño gimnasio para el uso de nadadores profesionales, ya que aquí se dieron cursos y se usó como piscina deportiva; y un pequeño chiringuito.

NO antes de 2021. Ahora es la Fundación Municipal de Deportes la que decidirá qué hacer con una de las instalaciones deportivas de verano más conocidas. Eso sí, el estudio para conocer la cuantía final del proyecto de reforma no se conocerá antes del próximo año, por lo que su remodelación, puesta a punto y futuro uso aún tendrá que esperar.