scorecardresearch

El ascenso directo pasa por Ipurúa

M.B
-

Al Real Valladolid solo le vale el triunfo ante el líder, el Eibar, este domingo (16.00 horas) si quiere tener opciones de subir como primero o segundo

El ascenso directo pasa por Ipurúa

Olvídense de las calculadores. Mírenlas si quieren, pero este domingo no piensen mucho en ellas. Al menos hasta las seis de la tarde, que es cuando ya sabrá lo que ha hecho el Real Valladolid en Ipurúa. Las matemáticas, las sumas y los averages para que el Pucela siga aspirando al ascenso directo pasan por ganar al líder, el Eibar, en su feudo a partir de las 16.00 horas de este domingo que se presuponía como final para ambos, pero que ahora lo es más para los blanquivioleta.

Todo por el petardazo, sorpresón o simplemente inesperada derrota de los de Pacheta el pasado lunes en el José Zorrilla. En el fortín vallisoletano solo habían salido triunfadores el Tenerife y Las Palmas. Y el lunes se unió a ellos la RealSociedad B.Sin disparar ni un solo lanzamiento entre los tres palos, el filial donostiarra se llevó los tres puntos y con ellos, muchas de las ilusiones de ascenso directo del conjunto pucelano.

Pero como la Segunda o la Liga Smartbank es larga, larga, larguísima... e inescrutable, el Real Valladolid ha hecho 'lavado de mente' y vuelve a creer, al menos de puertas para dentro, en sus posibilidades de acabar entre los dos primeros, los que subirán directamente a Primera sin tener que pasar por una Fase de Ascenso.

Eso sí, solo vale ganar al Eibar en Ipurúa. Ni derrota con buen juego y más ocasiones; ni empate porque el rival te ha encerrado en los últimos minutos con centros al área y ha cazado una; ni nada que no sea sumar los tres puntos y recortar, a solo dos, la distancia de los armeros en la clasificación (sin importar el Almería).

Porque la clasificación al inicio de esta jornada dice que el Real Valladolid es tercero, a cuatro puntos del Almería y a cinco del Eibar, algo impensable hace solo una semana, cuando la distancia era de uno y dos puntos.

Porque la tabla de la Segunda coloca al Tenerife a solo tres puntos del Pucela; y al Girona, a cinco. 

Porque el Pucela ni siquiera tiene garantizado jugar el playoff, ya que la Ponferradina, antes de esta jornada en la séptima plaza, está a nueve puntos y hay un duelo directo.

De ahí que en Ipurúa solo, y hay que repetirlo para que quede claro, al Real Valladolid solo le vale ganar.

Pacheta recuperará efectivos. Al menos a los sancionados. Luis Pérez, Nacho, Roque Mesa y Monchu volverán a estar disponibles, y todo indica que saldrán de inicio. Javi Sánchez y Joaquín serán dudas, mientras que Sergio León, el gran damnificado en esta recta final liguera, cumplirá su último partido de sanción. 

Así que con variaciones en el once, el Real Valladolid visitará un estadio que le trae buenos recuerdos, como el de la última victoria, en la temporada 2019, con dos goles en los minutos 91 y 93; y en el que habrá presencia de aficionados blanquivioleta (tres centenares).

Eso sí, ninguno espero 'ayudas' del VAR. Ni los arbitrajes ni la asistencia del vídeo está del lado del Real Valladolid (véase el penalti a Anuar con 0-0 o la percepción en el fuera de juego del tanto anulado a Weissman del lunes ). Así que el Pucela, que solo ha ganado uno de sus últimos cuatro partidos, tendrá que 'tirar' de juego, oficio y el olfato goleador de un Weissman más necesario que nunca.

Porque si  el israelí lleva 16 goles, enfrente estará el gaditano Stoichkov, con 19; más los 8 de Corpas, los 5 de Fran Sol o los dos que ya ha anotado Fernando Llorente. El equipo que dirige un viejo conocido de la afición pucelano, Gaizka Garitano solo ha perdido un partido en Ipurúa, empatando otros cinco. La única derrota, eso sí, fue en agosto, ante la Ponferradina por la mínima.

Aunque su juego dicen que no ha sido brillante, ha ido sumando puntos para comandar la clasificación desde la jornada 24, manteniéndose al frente de la misma desde entonces, tercera semana de enero.