scorecardresearch

Balada electropop, ritmos urbanos, trap y reguetón

M.B
-

La vallisoletana Ani Queen lanzará este año su primer EP, 'No hard feelings', con cinco temas

Ani Queen.

Vive y estudia en Madrid, desde donde trabaja para que en unos meses vea la luz su primer EP, 'No hard feelings', que pretende presentar con un máster show, con un grupo y un coro. Pero sueña con subirse al escenario de su Plaza Mayor, la de Valladolid, donde comenzó todo. Ani Queen, Ana Fernández o simplemente Ana, es una mujer, como ella se define, empoderada; y hoy es un proyecto ambicioso de mezcla de estilos musicales: por un lado, baladas pop y electropop, con RnB; y por otro, urbano, trap y reguetón: «El que diga que no le gusta... el reguetón gusta, más o menos, pero gusta».

Sin buscar comparaciones y sin quererlas, Ani Queen se fija en Rosalía -«el producto lo cato, lo consumo, pero me interesa más el proceso; estar dale que dale detrás de algo»-; en C. Tangana -«me encanta, me gusta»; y en Halsey -«que escuchaba desde pequeña». Aunque no olvida a Mecano, gracias a sus padres, María Jesús y Javier, «mis pilares, junto a mi hermano, Ramón».

Esta joven vallisoletana, que actualmente estudia en Madrid 3º del Grado en Interpretación  y Artes Escénicas en la Universidad TAI, tenía claro desde pequeña que lo suyo iba a ser un escenario: «Quería ser actriz, cantante y bailarina». 

Estudio Canto (en la academia Enjoy, con su profesora Isabel y con Loli, de Hansel y Gretel), Teatro y Danza, y pronto empezó a cumplir un sueño al ser seleccionada para los musicales 'Sonrisas y Lágrimas' y 'Anastasia', como protagonista. Pero la vena creativa también iba impregnándose en ella. Y, con el productor Mvrtin Beats lanzó su primer videoclip, 'Vintage'. Era 2019 y Ani Queen (tras desechar otros nombres) ya existía en Instagram y empezaba a poner las bases de lo que es hoy: «Una mujer empoderada, que ama a las mujeres, a los hombres y a otros colectivos. Una mujer que quiere ser escuchada y llegar a ellas, hacerlas sentir fuertes, valiosas, inteligentes y atractivas». Ese mismo 2019 dio un concierto en Coocon, con 'Vintage' y tres covers, vio la luz 'Mean' para poco más tarde irse a Madrid.

Tras un tiempo de impás, de amores y desamores, retomó la música: «Tenía 'Sobras' escrito como poema desde verano de 2019 y una amiga me convenció para hacer una canción. La hice con un ukelele sin saber tocarlo. Fue la primera canción que escribí y compuse». Desde entonces ha ido modulando su proyecto, con compañeros de la escuela con los que ensaya dos días a la semana, con un coro, con más canciones: 'Tú', 'The end'. 'Reclaim', 'Loca de atar', 'No se nota', en breve 'Para no volver', con L'Voy; y 'Fortune Teller', de la mano del mexicano Albert Pinot: «Ésta es Ani Queen. Una tía con las cosas claras».

En verano estuvo en el 'Ondarock', luego en el 'Lorencito Fest', en mayo y junio tocará en el Café La Palma en Madrid. En diciembre tendrá en la calle su EP, que espera presentar a lo grande. «De pequeña soñaba con que las niñas tuviesen mi cinta o Cd y la escuchasen por las noches». Su sueño está más cerca.