Mañueco no logra un acuerdo de Comunidad sobre fondos EU

S. Gonzalez
-

El líder socialista, Luis Tudanca, se niega a participar en «una farsa», ya que la Junta envió su propuesta al Gobierno el pasado 13 de octubre antes de que los grupos políticos pudiera hacer sus aportaciones

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco (i), se reúne con el portavoz del Grupo Socialista, Luis Tudanca, para hablar sobre fondos europeos. - Foto: Ical

Mañueco no llevará a la próxima Conferencia de Presidentes una postura respaldada por todas las fuerzas políticas sobre el reparto de los fondos europeos. Aunque intentó unificar criterios en reuniones con todos los portavoces parlamentarios, el socialista Luis Tudanca, líder de la oposición y del grupo más numeroso de la Cámara, se negó a apoyar «esta farsa» al considerar «absolutamente decepcionante» la propuesta, que además ya fue enviada al Gobierno el 13 de octubre.
El presidente de la Junta planteó a los partidos que Castilla y León lidere acuerdos con otras comunidades que comparten problemas, y especialmente con las que forman el foro español de regiones con desafíos demográficos, para optar al reparto de fondos europeos. Mañueco incidió en la necesidad de «unir fuerzas» para conseguir que el reto demográfico tenga «un peso especial» en la negociación sobre dichos fondos, algo que no consiguió con las fuerzas políticas de la propia Comunidad.
A juicio del presidente, hay que dar a ese asunto «una gran relevancia» para impulsar el futuro de la Comunidad, por lo que apostó por ofrecer «un amplio nivel de participación» a grupos políticos, agentes económicos y sociales, colectivos del tercer sector, universidades o corporaciones locales, entre otras entidades. El objetivo es trabajar «desde una posición de unidad» para que estos fondos sean «útiles» en la recuperación económica, social y territorial de Castilla y León.
Y, desde esa posición común, demandar al Gobierno de España un reparto entre comunidades autónomas de estos fondos con criterios «objetivos y transparentes» y especialmente considerando el equilibrio territorial y los retos demográficos, indicó Mañueco.
Para ello, la Junta ya ha constituido una oficina de coordinación de fondos europeos y elaboró un documento de trabajo con iniciativas para los fondos de la nueva generación. Este documento de trabajo se remitió al Gobierno, a las fuerzas políticas y a numerosos colectivos para recibir aportaciones.
Contrapropuesta

Estas buenas palabras no convencieron al secretario autonómico y portavoz del PSOE, Luis Tudanca, quien trasladó a Mañueco un dossier con 200 propuestas para los fondos de resiliencia de la UE, y cargó contra el documento que remitió la Junta porque es «absolutamente decepcionante». El socialista dejó claro que no participará en su «farsa» para buscar una postura común cuando ya remitieron su propuesta antes de recibirla los grupos, según informa Ical.
«No cuenta con mi apoyo, es imposible, porque una cosa es lo que dicen y otra lo que hacen. No tiene ni palabra, ni credibilidad, pueden contar las películas que quieran, pero mientras no cambien sus políticas no serán creíbles». Apuntó además que «mientras Mañueco e Igea (su vicepresidente) no cumplan hasta la última coma del pacto de recuperación, no habrá acuerdos».
Tudanca cree que el documento debería contar con la participación de universidades, Diálogo Social, entidades sociales o grupos de investigación, con la culminación de un debate en las Cortes, pero es «imposible porque este Gobierno no tiene rumbo, proyecto ni liderazgo».
El presidente de la Junta sí contó con el apoyo de PP y Ciudadanos, los partidos que sustentan el gobierno, así como de Podemos, UPL y Por Ávila. Sin embargo, el portavoz de la formación naranja, David Castaño, lamentó de nuevo, como ya hizo en la sesión de control de las Cortes, que la propuesta se remitiese antes al Gobierno que a los grupos. Aunque dijo que «al parecer» se produjo porque les dieron «poco plazo», insistió en que Mañueco defienda las aportaciones de todos y reiteró la importancia de incorporar el Corredor Atlántico como estratégico.
Por su parte, Raúl de la Hoz (PP) cargó contra el socialista Luis Tudanca por «autoexcluirse desde el minuto cero» del acuerdo para reclamar un reparto «objetivo» de las partidos nueva generación de la UE. El popular se temió que esta postura pueda ser revelatoria de lo que pueda pasar y en el reparto «nos llevemos una sorpresa». «Exigimos al mismo trato que a autonomías como Cataluña, País Vasco o Navarra», concluyó De la Hoz.