Imputado un hombre por la pelea de gallos de Las Flores

D.V.
-
Uno de los gallos de pelea intervenidos por la Policía. - Foto: Policía

La pelea se celebraba en un parque público y fue abortada por una patrulla de la Policía Local. La investigación posterior de la Policía Nacional ha posibilitado la imputación de un hombre de 43 años por un delito de maltrato animal

Un hombre de 43 años ha sido detenido por la Policía Nacional como presunto autor de un delito de maltrato animal, acusado de participar en una pelea clandestina de gallos que fue abortada por agentes de la Policía Local en el barrio de Las Flores. Los hechos se produjeron en la tarde del pasado martes, cuando el investigado fue sorprendido cuando realizaba una pelea clandestina de gallos a la que asistía un grupo de unas 20 personas.

Agentes de la Policía Local observaron, al llegar a la confluencia de las calles Gardenia y Flor, a un grupo de unas 20 personas reunidas en la calle que observaban al detenido lanzar un gallo al aire con intención de azuzarle y seguidamente, su hijo menor de edad, repetía la misma acción con otro ave para provocar un combate. Los policías interrumpieron la pelea de los animales que se encontraban encintados y con los espolones protegidos e identificaron a los intervinientes, tras comprobar la presencia de menores de edad entre el público. Además, se recogió un gallo muerto, cuyo cadáver fue remitido para su examen en el Servicio Veterinario del Ayuntamiento, el cual determinó "que es un ejemplar de una raza que suele ser usada en peleas por la ausencia de cresta y barbillas", detallan fuentes policiales. A nivel axilar, añadía el informe, "presentaba unos orificios y en el cuello y un hematoma compatible con lesiones producidas por un ataque".

Tras la actuación de la Policía Municipal, que realizó una comparecencia por el caso, agentes del Grupo Primero de la Comisaría distrito de las Delicias detuvieron este jueves a un hombre de 43 años de edad y sin antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de maltrato animal por realizar peleas de gallos. Los investigadores procedieron a la detención del imputado e intervinieron tres gallos con 'guantes' en los espolones junto a dos rejones. Los animales fueron trasladados al Depósito Canino Municipal del Ayuntamiento.

Fuentes policiales han añadido que a este tipo de raza de gallos se les corta la cresta, las 'barbas' y las orejas con el fin de que cuando peleen no se les desgarren y puedan morir desangrados durante el combate. También se les cubre el pico con cinta adhesiva y los espolones con guantes o botines para que no resulten heridos al enfrentarlos.