Cs pide al PP la mitad del Gobierno de la Junta

SPC
-
Francisco Igea (d), tras la primera reunión con Alfonso Fernández Mañueco - Foto: Wellington Dos Santos Pereira

La formación naranja ve con preocupación la investigación judicial abierta por supuestas irregularidades en las primarias de los 'populares' y exigirá garantías

Ciudadanos plantea un Gobierno en igualdad con el Partido Popular en la Junta de Castilla y León ante las negociaciones de ambas formaciones para la gobernanza de la Comunidad y observa con preocupación la investigación abierta por un Juzgado de Salamanca sobre supuestas irregularidades en las primarias celebradas por los ‘populares’ en 2017, que dieron como ganador a Alfonso Fernández Mañueco.

La negociación de ambos, retomada el pasado martes, se centra en la elaboración de un documento programático, sin que se haya entrado en la configuración de la Mesa de las Cortes, cuya constitución está prevista para el 21 de junio, ni en la estructura de un futuro gobierno, si bien Ciudadanos quiere que sea en igualdad, es decir en el que cuente con una vicepresidencia y el mismo número de consejerías, al cincuenta por ciento, según las fuentes de este partido consultadas por Ical.

Una vez superado el ‘escollo’ de las medidas de regeneración democrática planteadas por el candidato naranja, Francisco Igea, para continuar con la negociación, tras su asunción por el ‘popular’ Alfonso Fernández Mañueco, Ciudadanos abre otro foco como prioritario, que es obtener garantías por escrito ante la investigación judicial de las primarias del PP.

Ciudadanos defiende separar de inmediato a los cargos públicos o de partido imputados por casos de corrupción política, que es una de las medidas de regeneración de las propuestas al PP y que ya recogieron también en su acuerdo de hace cuatro años para la investidura de Juan Vicente Herrera.

Ahora ven con preocupación e incluso se califica de grave, conforme a las mismas fuentes, que el Juzgado de Instrucción 2 de Salamanca haya abierto diligencias previas a raíz de una denuncia anónima que solicita que se investigue si en el proceso de primarias del PP en Castilla y León que ganó Alfonso Fernández Mañueco se produjo un delito de coacciones, financiación ilegal de partido político y falsedad documental.

En el Partido Popular, se expresa tranquilidad en el proceso de sus primarias ya que consideran que no sólo no hubo ninguna impugnación, sino que todo lo relacionado con afiliaciones, que ven legales, está auditado por el Tribunal de Cuentas, como difundió en un comunicado. El mismo secretario general, Teodoro García Egea, durante su visita a Valladolid, no otorgó “ninguna importancia” a este caso. Precisamente, el PP de Salamanca se ha personado “como afectado” en esta causa.

Así, el trabajo después de tres reuniones se centra en la elaboración de un documento programático en el que se aúnan las medidas de cada uno de los partidos en materia de sanidad -donde Cs quiere un “cambio completo”-, impuestos, educación o mundo rural, con la previsión de poder presentarle este viernes y, después, seguir con la configuración de la Mesa de las Cortes y la estructura de Gobierno.

Desde el PP se ven avances “muy positivos” en cada uno de los bloques, mientras que en Ciudadanos se muestran reacios a emitir ningún calificativo ni valoración de lo hablado hasta ahora, tampoco de si la aceptación de las 18 propuestas de regeneración, entre ellas la limitación a ocho años de los mandatos tanto en la Junta como en ayuntamientos y diputaciones, se ajusta y es lo que pidieron, siempre según las fuentes consultadas en ambos partidos.

En Ciudadanos, dicen que “se sigue progresando” en la negociación, aunque inciden en el “escollo” de regeneración y en el caso de las primarias del PP, así como en que el “ojo está puesto en Madrid”.

Según la representación obtenida por cada partido en las Cortes, el PSOE, como ganador con 35 escaños, tendría tres representantes en la Mesa de la Cámara -presidencia, vicepresidencia primera y secretaria primera-, el PP, con 29 procuradores, dos -vicepresidencia y secretaria segunda- y Ciudadanos, con doce, uno -secretaria tercera-, en caso de que no hubiera un acuerdo, ya que de haberlo esos puestos podrían cambiar de color político en función de la negociación.