Mociones de censura en tiempos de pandemia

SPC
-

El PSOE alza la voz contra una «estrategia de reparto de sillones», mientras que el Partido Popular dice que son decisiones municipales

La exalcaldesa de Guardo, Gema San Félix (i), habla con la secretaria general del PSOE palentino, Miriam Andrés, antes de la moción de censura el pasado junio. - Foto: Brágimo (Ical)

La presentación de mociones de censura no solo no ha parado en este tiempo de pandemia, sino que se ha abierto paso en varios municipios de Castilla y León. En seis de ellos han cambiado sus alcaldes en los meses de estado de alarma y la nueva normalidad. El Partido Socialista ha sido el más perjudicado con la pérdida de ese número de alcaldías. La ‘número dos’ autonómica socialista, Virginia Barcones, alza la voz contra lo que consideran una «estrategia de reparto de sillones», de la que se desmarca el Partido Popular que remite la decisión a los propios consistorios.
En Peñafiel (5.090 habitantes), Guardo (7.145), El Tiemblo (4.097), Amusco (423) y Ardón (533) triunfaron mociones de censura en estos meses con apoyo de PP y Cs, a la que se sumará el 1 de octubre la prevista en Lerma (2.560). Todas ellas tienen en común la salida del alcalde o alcaldesa socialista, excepto en el caso del abulense El Tiemblo en el que la regidora era de Por Ávila en coalición con el PSOE.
Las seis mociones de censura registradas en estos meses se unen a aquellas cuyos regidores no cumplieron un año de mandato en el cargo: Valle de Valdebezana, Arapiles, Carrascal de Barregas, Ituero y Lama, Belver de los Montes y Cimanes de Tejar. Entre junio 2019 y septiembre 2020 se han presentado doce, el mismo número que en toda la legislatura anterior 2015-2019.
La justificación en todos los casos es la mala gestión de la persona al frente del consistorio, pero es «normal» en este estado de pandemia. La socialista Virginia Barcones afirma que la moción es un instrumento legal que se puede utilizar, pero cuestiona que sea este el momento con la «mayor crisis sanitaria». «La preocupación y ocupación debe ser atender a los vecinos, no el reparto de sillones», asegura en declaraciones a Ical.
La dirección del Partido Popular, ante la consulta sobre la oportunidad del momento para este tipo de acciones, dado que en su mayoría les beneficia, lo ve de otra manera diferente. «No son decisiones de ámbito autonómico, sino municipal». «No son decisiones que se han gestado en la sede regional», explican fuentes populares autonómicas.
Sin embargo, Barcones observa que existe una campaña en base a las palabras del secretario general del PP, Teodoro García Egea, hace unos meses, y considera que los ‘populares’ de Castilla y León son «sumisos a esas instrucciones», con el aval de Ciudadanos. «La moción de censura es democrática, sí; se puede utilizar, sí; pero no ahora», expone la dirigente socialista.
Bajo ese argumento, incide en la existencia de una «estrategia política para acumular poder» por el Partido Popular y Ciudadanos, con menor presencia en los municipios, en un momento en el que «vivimos el drama» del coronavirus, lo que califica de «dantesco» por ambos partidos. Pero va más allá y cree que es una continuidad con el «pacto de la rapiña», que llevó a las dos fuerzas políticas al Gobierno de la Comunidad y a algunas alcaldías tras perder las elecciones de mayo de 2019.
«Qué mensaje se manda a la sociedad. En qué estaban ellos», pregunta la dirigente socialista, que, ante esa postura, antepone la posición de «lealtad» y de «arrimar el hombro» de su partido, materializada en el pacto para la recuperación, el empleo y la cohesión social de Castilla y León. Virginia Barcones sentencia que en el Partido Socialista no se sienten «engañados», porque «a quienes se engaña es a los ciudadanos» de la Comunidad.