Los ERTE descuadran las cuentas de miles de familias

SPC
-

El préstamo hipotecario se lleva un 25% de los fondos de los hogares castellanos y leoneses, donde las nóminas de este mes han caído un 30% por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo

Imagen del interior de un hipermercado con clientes. - Foto: Rueda Villaverde

Todos los meses, a medida que calendario avanza, cae sobre la cuenta corriente el pago de la cuota hipotecaria de la vivienda, que de media absorbe en Castilla y León el 25% del salario, a lo que se unen los gastos de suministros como la electricidad, el gas, el agua, la comunidad de vecinos o la conexión a internet. Todos estos recibos dan mordiscos a la nómina, que para muchos trabajadores se ha recortado hasta un 30 por ciento, si su empresa se ha visto obligada a recurrir a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo. En este inicio de abril, el primer mes que comienza con el confinamiento impuesto por el coronavirus, muchos castellanos y leoneses se han visto obligados a hacer cuentas para que las dificultades del final de mes no se anticipen a las primeras semanas. Además, la prestación por desempleo, vinculada al ERTE, se cobra normalmente en torno al día 10 de cada mes, con un máximo del 70% de la base reguladora (180 días) y 1.098 euros, si bien puede incrementarse si se tienen hijos menores a cargo -1.411,83 euros con dos-, informa Ical.
Las familias, no obstante, tienen a su disposición diferentes medidas del paquete del Gobierno para hacer frente a la hipoteca, que deben solicitar a su entidad bancaria, que tendrá que cumplir con lo fijado por el Ejecutivo para personas en situación de vulnerabilidad. Por ello, muchos suman al confinamiento y la preocupación por la pandemia, la necesidad de apretarse el cinturón para sortear la situación provocada por la caída de los ingresos mientras dure la crisis sanitaria.
De media los castellanos y leoneses pagan cada mes una cuota de 443 euros para tener su vivienda en propiedad. Esta cantidad exige dedicar el 25% del salario solo a este gasto, según el último informe del Colegio de Registradores de la Propiedad. Además, el tipo de interés total del préstamo se coloca en el 2,3%, lo que forma un cóctel que requiere la firma de créditos con una vida total de casi 23 años.
Desde un punto de vista territorial, las diferencias son notables en España. Las mayores cuantías de cuota hipotecaria mensual se pagan en la Comunidad de Madrid (852,78 euros), las Islas Baleares (831,34 euros), Cataluña (695,34 euros) y el País Vasco (618,23 euros), siendo las únicas que superan la media nacional.
En el extremo opuesto, los castellanos y leoneses son los quintos que menos porcentaje del salario tienen que dedicar al pago de la hipoteca. En concreto, los registradores calculan que de media este gasto se lleva el 25,39 por ciento en la Comunidad.
Acceso más difícil

La accesibilidad a la vivienda, según el estudio de los registradores, se deterioró en Castilla y León durante el último año, dando lugar a un incremento anual del 5,23 por ciento en la cuota hipotecaria mensual media, frente al cuatro por ciento del conjunto del país, y de 0,82 puntos porcentuales en el porcentaje de cuota con respecto al coste salarial.
Estos indicadores de accesibilidad condicionan para estos profesionales la dinámica del mercado inmobiliario. 
De hecho, remarcan que en la práctica totalidad de comunidades autónomas se incrementó la cuota hipotecaria mensual media (15), con los mayores aumentos en Navarra (9,17 por ciento), Aragón (8,09 por ciento) y Andalucía (6,28 por ciento). Los únicos descensos se produjeron en La Rioja (-4,22 por ciento) y las Baleares (-0,33 por ciento).