El tiempo detenido

Óscar Fraile
-

La pintora 'Helen' Fernández Camazón revela sus lugares favoritos de la ciudad, destacando el Pasaje Gutiérrez

El tiempo detenido - Foto: Jonathan Tajes

1.Pasaje Gutiérrez. El primero de los lugares en los que piensa ‘Helen’ es el Pasaje Gutiérrez. «Entrar es trasladarte a otra época, parece estar en la capital parisina», asegura. Y todo por los frescos que adornan los techos y la estatua del dios Mercurio que descansa bajo la cúpula de cristal y acero. «Allí se respira arte en cada rincón, parece que se para el tiempo y lo disfruto al igual que cuando pinto», añade.
2.Plaza de Zorrilla. Este espacio de Valladolid parece estar decorado para una postal. Al menos eso es lo que opina esta pintora, quien destaca «su ornamental fuente y, de fondo, el imponente y solemne edificio de la Academia de Caballería, con la elegancia de la piedra arenisca de Salamanca». También destaca que es «un punto de encuentro de grandes calles con personalidad e importancia, como Santiago, Miguel Íscar, Acera de Recoletos y el paseo de Zorrilla. Una delicia para todos los sentidos.
3.Sala Museo La Pasión. «Desde que tengo uso de razón la visité de la mano de mi padre, y ahora no puedo remediar entrar al pasar por la puerta», dice. Allí ha podido disfrutar de obras de artistas como Sorolla y Dalí y nunca salió indiferente de una exposición. «Quién sabe, puede que algún día sean mis obras las que decoren sus paredes», dice.
4.Calle Paraíso. Una calle vinculada a su tiempo de ocio, «llena de gentío en las aceras, bares, restaurantes, cervecerías, chupiterías y pubs que acogían la diversidad, sin un cliente fijo». Una zona similar a la del ‘Portu’, según ella, «donde te sentías en tu lugar, con bares de ambiente juvenil, terrazas junto al majestuoso gótico y su esbelta torre románica, en un entorno con restos arqueológicos romanos, que hoy en día es un escenario maravilloso donde disfrutar de salidas a cualquier hora del día o noche».
5.Cúpula del Milenio. Allí ha tenido «el honor» de exponer sus obras junto a las de otros «grandes» artistas durante tres años consecutivos, gracias a la Unión Artística Vallisoletana, de la que es presidenta en funciones. «Me parece un lugar privilegiado para compartir arte», opina. Además, allí ha asistido a otras actividades culturales, como eventos musicales. «Siempre ha dado la talla», señala respecto a este espacio.
6.Calle Real de Burgos.  Allí vivió hasta casarse y donde acude cada vez que visita a sus padres. «Allí se forjó mi persona y educación, puesto que también se ubica el que fue mi colegio, y ahora el de mi hijo: el Amor de Dios», recuerda. Pero no solo eso. También destaca esta calle porque está «llena de vida, comercios, organismos y edificios importantes, como la Casa del Estudiante y el Hospital Clínico Universitario». Para ella estar allí es como estar en casa.
7.Centro Cultural Miguel Delibes. «Su arquitectura y la estética de Ricardo Bofil me atrapa, pero no es solo un edificio que derroche elegancia, es que en él he podido disfrutar de infinidad de conciertos pop, clásicos, espectáculos y música de cámara con una acústica espectacular», sostiene. Momentos que para ella han sido muy «buenos e intensos».
8.Campo Grande. Un «pulmón en pleno centro». Así define Helen este espacio verde. «Me vienen recuerdos de mi niñez, cuando mis padres nos llevaban a mis hermanos y a mí, al igual que hemos hecho nosotros después con nuestros hijos», explica. Unas tardes que hicieron que se quedaran grabadas en sus retinas las imágenes de los paseos por sus jardines románticos observando los «preciosos» cisnes y pavos reales que desde pequeña le dejaron «alucinada». «Muchas son las veces que en los quehaceres de un día rompía la rutina atravesando su paseo central para así disfrutar de su jardín botánico y respirar hondo para continuar con las pilas recargadas», añade.
9.Calle Cascajares. «Tan corta como bella, con la Catedral y su única torre al fondo, es como la guinda que adorna el pastel», dice. Una estética a la que se suma la variada oferta de restauración. «Cuando me encuentro en un extremo y miro hacia esta calle, no lo puedo remediar, veo el cuadro que tantos artistas han reflejado», añade. En esta zona de la ciudad también ha disfrutado de la «gran» Semana Santa de Valladolid.
10.Plaza Mayor. Un entorno «mítico» para poder disfrutar de las «maravillosas» tapas de la ciudad. «Me encanta adentrarme en las calles aledañas a la elegante Plaza Mayor y degustar delicias, a la par de vivir la costumbre del tapeo entre los edificios con solera de la clásica zona céntrica», concluye. Una de las zonas de la ciudad donde más «cómoda y acogida» se siente.