scorecardresearch

Un arreglo de calderas que podía ocultar narcotráfico

D.V.
-

Dos detenidos en la 'Persuva' niegan narcotráfico y alegan contactos por el arreglo de sus calderas de gas

Dos de los cuatro encausados por tráfico de drogas en la 'Operación Persuva' concluida en Íscar el 30 de noviembre de 2020 han negado este viernes dedicarse al tráfico de drogas y han enmarcado los contactos entre ellos con motivo de la supuesta reparación de unas calderas de gas.

El juicio contra ambos, Daniel M.M. y Víctor L.O, y contra la pareja formada por Francisco Javier G.M. y Ana Belén D.R. ha quedado visto para sentencia este viernes en la Audiencia de Valladolid, si bien la incógnita estriba en conocer la decisión del tribunal respecto de los dos primeros, que se han declarado inocentes pese a que el fiscal del caso haya mantenido su petición de ocho y siete años de cárcel para ellos, respectivamente, y multas por el mismo orden de 20.000 y 15.000 euros.

Y es que los otros encausados, Francisco Javier y Ana Belén, vecinos de Íscar, ya saben de antemano que serán condenados a tres y dos años de cárcel y multas de 4.000 y 2.000 euros, respectivamente, conforme a la sentencia de conformidad alcanzada anteriormente con el acusador público, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

En el caso de los encausados no confesos, Víctor L.O. se ha declarado inocente y ha explicado que cuando el 30 de noviembre fue interceptado en casa de Francisco Javier en Íscar se disponía a arreglarle la caldera de gas, pues, como así ha explicado, trabaja para una empresa del sector con radio de acción en toda Castilla y León.

Aunque la Guardia Civil le ocupó en la furgoneta 321 gramos de Sulfato de Anfetamina (speed) y 60 pastillas de MDMA (éxtasis), lo que supondrían unas 4.060 dosis, el acusado ha alegado que desconocía la existencia de la mercancía por cuanto se trataba del vehículo de empresa y éste era utilizado por más trabajadores.

El otro acusado, Daniel M.M, a quien el fiscal atribuye la dirección y financiación del aprovisionamiento de anfetamina y MDMA para su distribución a terceras personas, con la colaboración del resto, también se ha declarado inocente y ha explicado que Víctor tenía previsto igualmente arreglarle la caldera de gas de su casa.

Pese a que Daniel figura en los 'pinchazos' telefónicos de la Guardia Civil, el supuesto 'cerebro' ha explicado que las conversaciones en las que aparece se refieren a un préstamo de miles de euros, sin vinculación alguna con el tráfico de sustancias, que había realizado a Francisco Javier.

Las defensas de ambos acusados han solicitado del tribunal un fallo absolutorio y, sin éxito, han intentado en el trámite de cuestiones previas que los tres magistrados decretaran la nulidad de la causa por vulneración de derechos fundamentales, tanto por, a su juicio, el carácter ilegal de los 'pinchazos' telefónicos como por la denegación de la prueba de detección de droga en el cabello de sus clientes con el fin de poder acreditar su toxicomanía.