La Cámara Agraria avisa de que habrá problemas de riego

R. Gris
-
La Cámara Agraria avisa que habrá problemas de riego - Foto: Jonathan Tajes

El presidente de la Cámara Agraria, Ignacio Arias, advierte de que los agricultores de la zona del Bajo Duero tendrán problemas otra vez porque la Confederación no dará agua para toda la campaña de riego

Crítico y siempre alerta. Ignacio Arias lleva toda una vida vinculado a la agricultura en la localidad de Sieteiglesias. Conoce a la perfección el campo de Valladolid y reconoce que la situación del cereal se puede complicar en unos días si no llueve. No entiende cómo desde la Administración no se han adoptado más medidas contra la decisión de Azucarera de bajar de forma unilateral el precio de la remolacha y sostiene que el problema «real» lo tendrá la parte industrial. Insiste en la necesidad de fijar una ley que marque los precios en origen y en destino y advierte de que se están realizando ventas por debajo del coste de producción. 
¿Cuál es la situación del campo en estos momentos?
Estamos esperando que llueva. Ahora mismo está bien planteado, aunque en la zona sur están empezando a notar la sed. Si no llueve en unos días la cosa va a cambiar de forma radical. Lo vamos a pasar muy mal si no llueve, pero hay que esperar porque estamos en marzo. El año pasado no había agua en invierno y a finales de abril teníamos de sobra. Habrá que esperar para ver qué ocurre. No se puede hablar de mala cosecha, pero el agua está  justa. 
¿En qué situación se encuentra la Cámara Agraria de Valladolid? 
Sobreviviendo. Es una entidad semipública solamente para el cartel de la entrada. Nos han cortado toda subvención y nos han dicho que nos apañemos cómo podamos y si no que la cerremos. Solo están funcionando las cámaras de Valladolid y Burgos y creo que todas las demás no tienen funciones. Nosotros tenemos seis oficinas abiertas en Valladolid y tenemos cinco trabajadores, cuatro administrativos y un abogado. Vendimos el local de la sede para devolver el crédito que teníamos pendiente y ya no tenemos deuda y vamos funcionando por el apoyo de las juntas agropecuarias locales. Solo tenemos una ayuda de Diputación, que ha bajado de 30.000 euros a 18.000 para análisis de tierra. Lo ha bajado este año y no sabemos la razón. La aportación básica es la que realizan los propios agricultores. 
¿Cuáles son los servicios que presta la Cámara?
Sobre todo el asesoramiento de cualquier problema que tengan los presidente de las juntas agrarias locales.
¿Recuerda usted un invierno con temperaturas tan elevadas justo antes de la llegada de la primavera? 
Sí lo recuerdo. Lo que pasa es que los medios de comunicación lo repiten tantas veces que parece raro. En verano hace calor y en invierno frío y  entre medias hay veces que pasan estas cosas (risas). He visto inviernos muy húmedos y otros muy secos. El año pasado a finales de abril sobraba agua por todos los sitios cuando se anunció que no se podría regar. Estamos a falta de agua y nieve, pero tampoco hay que ponerse pesimista. Hay que mirar las estadísticas de los últimos 40 años y seguro que se puede ver que ha pasado más veces.  
¿Se ha sembrado menos cereal que otros años?
Creo que no. Diría que este año será la misma superficie, aunque no lo sabremos seguro hasta que no tengamos los datos de la PAC.  
¿El adelanto del viñedo puede suponer un problema si se registran heladas en abril o mayo?
Eso sí es verdad. Los almendros ya llevan más de 30 días florecidos y están cuajando. Las temperaturas están adelantando todos los sistemas, empieza a haber moscas y mosquitos cuando otros años están controlados por las heladas nocturnas. Una helada fuerte en abril o mayo puede hacer mucho daño. 
¿Qué va a suceder en la provincia con la remolacha. Acor se quedará con buena parte de los remolacheros de Azucarera?
Antes con 42 euros se estaba abandonando el cultivo y ahora creo que el 99 por ciento de los remolacheros que sembraban para Azucarera también lo dejarán a la espera de lo que pueda pasar el siguiente año. Tenemos un Plan Agroambiental por el que teníamos que sembrar cinco años y uno lo podemos dejar de forma unilateral. Yo entiendo que muchos agricultores van a dejar de sembrar, aunque también es cierto que en torno a 3.000 o 4.000 hectáreas se han pasado a Acor.
¿Por qué ha hecho la empresa?
Están mintiendo y haciendo una mala gestión. Están dando un precio a nivel europeo y, sinceramente, a nostros el precio en Alemania nos da igual. Sabemos que en los países deficitarios como España el precio es un 15 por ciento más caro. Azucarera cada día dice una cosa y lo que están haciendo es socializar las pérdidas, algo que no hacen con los beneficios. Había un acuerdo y se lo han saltado a la torera. Ahora parece que van a llevar el asunto a un árbitro en junio y ya veramos qué pasa. 
La situación beneficia a Acor.
Claramente. Acor siempre quiso molturar unas 180.000 toneladas de azúcar y entiendo que este año podrán llegar a esa cantidad. Ahora, la cuestión está en saber si la cooperativa es capaz de molturar todas esas toneladas en una campaña razonable, no sea que luego lleguemos hasta abril en campaña. Ningún remolachero quiere sacar la remolacha de la tierra más tarde de diciembre. 
¿Existe incertidumbre en los remolacheros?
Acor siempre ha funcionado muy bien y si los técnicos nos dicen que pueden molturar 15.000 hectáreas  es que será posible. Creo que si no es una campaña complicada se puede hacer, es una fábrica muy moderna. El beneficio industrial va a ser enorme. El azúcar tendrá mejor precio y tendremos más beneficio cuando se venda en el mercado internacional.  
Azucarera ha afirmado que va a mantener abiertas sus fábricas. 
Ya, pero es que yo de Azucarera no me creo nada. Creo que mienten con la intención de que los agricultores continúen sembrando. Para mí ha perdido toda la credibilidad al igual que para la inmensa mayoría de los remolacheros. 
¿No podía la Junta haber hecho algo más ante la decisión de Azucarera?
Creo que sí, en una industria donde se están gastando 20 millones de euros podrían haber dicho algo más, pero claro una Consejería de Agricultura que deja de pagar la remolacha que tenía prometida y que solo lo pagan si se lo ordena un juez tampoco puede hacer mucho. Ellos son los primeros que no han pagado, por eso entiendo que se pierde fuerza. Es una Consejería que está apoyando más a la industria que al sector productor. 
¿Qué le parece la figura del nuevo presidente de Acor? 
Le conozco personalmente. Creo que hay que dejarle unos días que se asiente y luego le vamos a pedir una reunión como hacíamos con Carlos Rico. Se ha bajado el sueldo como primera medida y eso es bueno para un presidente que quiere ser representativo. En una cooperativa de este tamaño creo que debe ser un profesional el que tome las decisiones porque son complicadas, y no un agricultor.
¿Todas los contratos de Azucarera los puede asumir Acor?
Habrá una disminución de hectáreas. El año pasado fueron unas 22.000 hectáreas y este año Acor dice que asumirá unas 15.000. 
¿Existe a día de hoy algún cultivo alternativo a la remolacha?
Si la idea es sembrar un cultivo y hacerlo a sabiendas de que vas a perder dinero, lo normal es dejarlo de barbecho. Con la remolacha a ese precio se pierde antes de empezar. Por qué no todos los remolacheros de Azucarera se van directamente a Acor, pues por la distancia. Traer el cultivo de León a Olmedo es caro y no se podría asumir. Hay otros cultivos en el campo que se pueden sembrar, maíz, patatas, cereales... El problema lo tiene la industria, no nosotros.
¿El año que viene subirá el azúcar?
De momento, está bajando. Con cualquier otro cultivo ganas más que con la remolacha a 36 euros. Y eso calculando que se recogerán 100 toneladas por hectárea, que puede ser que venga un año malo y la media esté muy por debajo. 
¿Y por qué hace esto Azucarera?
Por una mala gestión. El azúcar se puede traer de fuera y yo creo que ese es el objetivo. Nos temíamos que habían llegado a quedarse con el mercado y cerrar las fábricas y eso pensamos. Es una multinacional de fuera que toma decisiones y que desde aquí se le permiten.
¿Los pistachos y los nogales, la colza suponen una alternativa?
Se está intentando proque no hay un cultivo rey desde que bajó el precio de la remolacha. En Castilla y León con los precios de los cereales tan bajos tampoco existe una gran alternativa.
¿Puede existir un desequilibrio entre cultivos que afecte a los precios?
Creo que no. Hace unos años habría más de 50.000 hectáreas sembradas de remolacha y se ha bajado a las 22.000 y no ha pasado nada. Ahora, parece que puede existir desequilibrios, pero creo que no se van a dar. En el caso de Valladolid la viña está ocupando un espacio muy relevante. Hectáreas de remolacha que ahora son de vid y el mercado lo está absorviendo. 
¿Estamos en un periodo de transición?
La agricultura es un tren en maniobras. Somos muchos a tomar decisiones y llevamos en transición durante los últimos 30 años. 

La Agricultura Ecológica tampoco parece que termine de arrancar.
Está estancada. Somos una de las? comunidades autónomas de cola en producción y las hectáreas que suben en las estadísticas la mayor parte son pastos y eso no es lo que entendemos por ecológico. Andalucía tiene un millón de hectáreas, aunque la mayor parte pueden ser olivos. En Castilla y León, la agricultura ecológica está bastante dejada y podría ser una salida. Como todo, depende de la rentabilidad, pero hay que apoyarla. Hay comunidades que me dan mucha envia, aunque entiendo que es una producción para todos. Es mucha más técnica y no podemos saturar el mercado. 
¿Por qué se están registrando precios tan bajos de cereal?
No lo sabe nadie. El consumo está subiendo, con una gran demanda en China, pero el precio está muy bajo. No tiene explicación.
¿Este año está garantizada la campaña de riego? 
No. 
La Confederación Hidrográfica del Duero lo ha confirmado hace unos días. 
La Confederación puede decir lo que quiera, pero por ejemplo el Bajo Duero no tiene garantizados los 6.000 metros cúbicos por hectárea que necesita para completar el ciclo. Algunos sistemas de la Cuenca del Duero no tienen ganratiza una campaña normal. Dependerá de la primavera, si no llueve no se podrá regar de forma normal. De forma generalizada, puede ser que sí.

¿Se está sembrando en el Bajo Duero?
Sí, claro, pero mucho se ha puesto de cereal para evitar sustos. Sin un canal modernizado no se pueden hacer previsiones. Se han hecho anuncios en la prensa, pero las inversiones no han llegado nunca. Anuncios en la prensa se han hecho muchos, pero el dinero no ha llegado nunca. Se firma, se vende en la prensa tres o cuatro veces, pero... Se gobierna con el Boletín Oficial del Estado y no con la prensa. No vale vender lo mismo 30 veces y no pagar. El maíz en un mes hay que sembrarle y para ello hay que saber si se va a tener agua o no. Lo que se hará será sembrar mucha menos superficie que la dotación con la que se cuente y así se asegura el cultivo. 
¿No hay agua en los pantanos?
Habrá una previsión de entrada de agua en los pantanos, pero contando con la que está embalsada no tendremos una temporada normal. 
¿En qué quedó el expediente sancionador de la CHD a los agricultores del Bajo Duero?
No se sabe nada. Desconozco si se han pagado o no las multas. El silencio en este tipo de casos es bueno. El dinero que había que pagar era una auténtica burrada. 

La crisis permanente que viven los agricultores de leche, ¿tiene solución?
Tiene solución. Hay que querer. Es absurdo que se hagan contratos y se fije un precio por debajo del precio de coste. Cuando yo veo leche a 50 céntimos en la estantería de los comercios yo me asusto. ¿Cómo es posible que se haga eso? Pagando cero al ganadero yo creo que pierden dinero en algunos casos. La venta a pérdidas está prohibido. Pedimos que haya unos costes oficiales, que los precios sean transparentes, un estudio de costes oficiales de producción, que puedan variar. Es imprescindible que el agricultor y el ganadero tenga un beneficio al vender su producto. 
¿Continúa la CHD imponiendo multas y sanciones por sobreexplotación de los pozos? 
Creo que hay 80 comunidades de regantes que se están intentando poner en marcha en la Cuenca del Duero, pero no hay ninguna funcionando. Que hayan presentado su plan de riego para comenzar a funcionar no hay ninguna. La CHD alega que falta documentación y de momento no hay ninguna ya cerrada.
¿Qué opinión le merece el hecho de que no se puede cazar en la provincia? 
Es una barbaridad. Es verdad que la caza regula las especies en muchos casos, pero el hecho de prohibirla representa que la fauna salvaje que nos hace daño no se puede cazar. Podemos tener el campo lleno de jabaliés, corzos, conejos..., pero no se puede cazar.
¿Están haciendo mucho daño los conejos? 
Llevan diez años haciendo daño. Ahora se va a ver más que nunca,ya que si no llueve en unos días y el cereal no crece se podrán observar los tremendos corros que hacen los conejos cuando salen a comer. 
¿Qué balance realiza de la labor que ha realizado la consejera, Milagros Marcos, ahora que pasará al Congreso de los Diputados? 
Ha sido una Legislatura perdida en agricultura. No hay una idea propia durante los últimos cuatro años. No hay nada nuevo. La anterior consejera hizo cosas, tomó medidas y, aunque no nos gustaran, estaban ahí. Milagros Marcos ha ido a la rastra de los problemas. 
Solo el 16 por ciento de las ayudas de la PAC llega a menores de 40 años. ¿Este porcentaje representa un síntoma de la falta de relevo generacional?
Me parece mucho. Las ayudas han cambiado bastante, más hacia abajo que hacia arriba. Pero el relevo generacional es más serio que las ayudas. Sin rentabilidad no hay nadie que se quiera quedar. Hay mucho abandono de gente mayor que se va porque no tiene para vivir. Antes con 100 hectáreas podías vivir de forma desahogada, pero ahora hay propietarios que además de sacar adelante esas 100 hectáreas además trabaja para otros. 

¿Qué medidas se deberían tomar en la lucha contra la despoblación? 
No conozco a nadie que haya implantado medidas efectivas contra la despoblación. En los medios de comunicación sí se dicen cosas, pero luego otra cosa es la realidad. Sí es cierto que hay jóvenes que se incorporan, pero muchos agricultores e incluso ganaderos viven en Valladolid y van y vienen todos los días. Si alguien quiere se puede ir a vivir a un pueblo de menos de cien habitantes y después de unos años seguro que quiere volver a la capital. Con ciertas edades es imoposible residir en este tipo de pueblos y si tienes hijos casi no tienen salida. Los políticos no miran la rentabilidad social. Solo pido que se pueda vivir. Es importante que te pase algo y no tengas que esperar casi a morirte para que llegue la ambulancia. O que tus hijos no hagan recorridos eternos a diario para llegar al instituto. Hay pueblos donde es realmente difícil vivir.