Casado: "Mañueco es el mejor para revalidar la Junta"

SPC
-
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, participa en un acto con militantes del PP. - Foto: Ical

El presidente del PP defiende que "no vale todo en política" y aboga por propuestas y "un debate sano" que deje de lado las descalificaciones personales

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, defendió hoy que al candidato del PP a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, “no le hace falta cambiarse de sitio” porque han sido sus propios compañeros quienes han decidido que es “el mejor representante para revalidar la Junta”, algo que se ha llevado a cabo “sin votación telemática y sin pucherazo”. Casado consideró que esto ha sido posible porque Fernández Mañueco “se lo ha currado” y los afiliados han querido que así sea, algo que tildó de “referencia”.

A juicio de Casado, la regeneración que defiende el Partido Popular pasa por “hacer las cosas bien en los partidos”, sin incitar al transfuguismo, y aseguró que también pasa por “no mentir” o extender bulos y manipular para generar falsos testimonios contra adversarios políticos con los que estimó que habría que “debatir en un cara a cara” en lugar de lanzar “la postverdad de las medias verdades o de las 'fake news' de la difamación más pura”, denunció.

Casado, que después de recoger esta mañana el nombramiento de 'Mejor Comunicador del Año' por la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) participó también en Valladolid en un acto público con afiliados y simpatizantes, respaldó durante su discurso recogido por Ical la fortaleza del PP como un partido “de abajo a arriba” que ha “peinado” las alcaldías, lo que ha motivado que el adelanto electoral prácticamente no haya supuesto un cambio de agenda porque “nuestro proyecto nacional es un proyecto para los vecinos, pero también para una nación que pretende volver a recuperar su dimensión internacional”.

Además de trabajar para cubrir las necesidades de la gente, Casado evidenció el “sentido de Estado” del Partido Popular, e hizo un llamamiento para tomarse “en serio” la regeneración pública, tanto periodistas como políticos, así como votantes y candidatos porque “no vale todo en política”. Después de la polémica suscitada en las últimas horas y que atribuía a Casado la propuesta de otorgar la residencia española a aquellas mujeres que entregaran a sus hijos en adopción, el presidente de los 'populares' consideró que “ya está bien de denigrar a la gente personalmente” y reclamó propuestas y “un debate sano” en el proceso electoral.

Casado rompió una lanza “por los buenos periodistas” y por los políticos que “no nos escondemos” y cifró en 120.000 los kilómetros que lleva a su espalda en los últimos seis meses para “hacer propuestas y mojarnos” porque el PP “imagina un país distinto, trazamos un futuro de esperanza y respondemos a los problemas que existen”, dijo.

El presidente de los 'populares' aclaró, mediante una respuesta “serena y moderada”, que su propuesta pasa por, como lleva haciendo el PP en Castilla y León desde hace años, que las madres tenga “absolutamente garantizada” la confidencialidad de sus datos para así evitar que las madres en situación irregular puedan abandonar a sus hijos. En este sentido, reclamó “un poco de sensatez y vergüenza ajena” por parte de aquellos responsables políticos que han tuiteado “falsedades”, lamentó. “No se me ocurriría decir a Pedro Sánchez ni a todos los que hoy han tuiteado falsedades, que pretenden robar niños a cambio de papeles, porque se me caería la cara de vergüenza y no me podría mirar al espejo por ridículo y por indecencia personal”, aclaró.

Economía

Durante los militantes que se dieron cita en el hotel Meliá Recoletos de Valladolid, Casado se refirió a algunos de los principales ejes de sus propuestas, que pasan por la creación de empleo y medidas económicas, creando las condiciones económicas “para que la gente emprenda” y con una “revolución” fiscal. Los 'populares' también trasladaron su apuesta por la competitividad mediante medidas que fomenten el emprendimiento; o la unidad nacional, frente a otros partidos que “suelta soflamas o no sabe responder a este desafío”.

En una provincia como Valladolid, tierra del escritor Miguel Delibes, aludió someramente a la caza y rechazó su prohibición “porque no guste”, igual que puede ocurrir con los toros o los motores diesel, algo con lo que el Gobierno socialista quiere terminar “por sectarismo, por desconocimiento y por la incompetencia de no saber que el sector automovilístico representa el 40 por ciento de las exportaciones” y genera cientos de puestos de trabajo directos e indirectos.

Para Casado, la unidad de España “también es vertebración” porque rechazó la existencia de autonomías “de primera y de segunda” o la supresión de las diputaciones, sino que abogó por ser el presidente del Gobierno de aquellos españoles que “deciden vivir donde quieren” y que estos puedan hacerlo en los pueblos “provistos de los mismos servicios, vivan donde vivan”.

También comprometió seguridad, con la presentación de una ley contra la okupación “para que la gente no pueda tener la impunidad de tener a alguien en su casa” y que pasa por reivindicar a las víctimas del terrorismo, así como en la política en defensa de nuestras fronteras; o un compromiso social con los jóvenes, con una educación “de calidad” que reduzca el fracaso y el abandono escolar o apueste por el bilingüismo y la posibilidad de que los padres puedan escoger la educación de sus hijos “en libertad; y también la sanidad “sostenible” en igualdad de condiciones en toda España.

Por último, en materia de mujer, Casado aseguró que mientras unos hablan por las mujeres, otros intenta “hacer por la sociedad”, incluidas las mujeres, con una reducción de la brecha salarial en un 4,5 por ciento cuando gobernó el PP. “Igualdad de oportunidades es favorecer la conciliación, ayudar a la mujer a ser madre quien así lo decida y poner los recursos a favor de las familias que decidan tener hijos”, finalizó.