Blanco quiere un protocolo más flexible contra el maltrato

SPC
-

La Junta impulsará una revisión de las actuaciones en casos de violencia de género dentro del pacto de Estado para que se pueda adaptar a las necesidades actuales de las afectadas

La consejera de Familia, Isabel Blanco, visitó ayer un campo de voluntariado en la localidad de Atapuerca (Burgos). - Foto: Ricardo Ordóñez (Ical)

La Junta de Castilla y León impulsará la revisión de las actuaciones y protocolos del Sistema Viogen para adaptarlos a las necesidades actuales, según avanzó la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, «en vista de lo que ha pasado» con la mujer de Paredes de Nava (Palencia), presuntamente asesinada por su pareja el pasado viernes.
La responsable autonómica insistió en que, a la vista de los hechos, es preciso acometer dichas revisiones y concretó que la intención de la Consejería es impulsar la revisión de la normativa dentro del Pacto de Estado contra la Violencia de Género.
Precisamente, Blanco indicó que la cirujana palentina Pilar Cardeñosa «no había denunciado», pero sí que «existía una denuncia de la Policía porque había presenciado una agresión». En este aspecto, señaló que desde su departamento «habrá que revisar cuando existe algo así y empezar a trabajar sobre esos temas», afirmando que «si ya existe una primera denuncia o un primer motivo que haga sospechar que esa mujer puede ser víctima de violencia de género habrá que revisar los protocolos», según informa Ical.
En este sentido, destacó la importancia de mejorar las actuaciones y protocolos para, por ejemplo, trabajar de oficio en aquellos casos en los que exista una primera denuncia por parte de un cuerpo de seguridad o motivo de sospecha.
En todo caso, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades remarcó la necesidad de concienciar a las mujeres de la importancia de denunciar cualquier tipo de agresión y recordó que el teléfono 016 tiene carácter gratuito y no deja huella en la factura telefónica.
«Es el mensaje más fundamental», puntualizó la consejera, antes de insistir en la idea de que no se puede proteger si no existe denuncia previa, por lo que aseveró la necesidad de que las mujeres denuncien para combatir esta lacra.
En cuanto a la utilización de dispositivos electrónicos de seguimiento, Isabel Blanco señaló que cada caso es «difícil, peculiar y complicado», por lo que no se puede generalizar ante la advertencia del escaso uso de los mismos.