scorecardresearch

Vicente Escudero en el Museo de Escultura

Jesús Anta
-

Fue uno de los bailarines más importantes de su generación. Tanto, que algunos críticos afirman que en el baile hay un antes y un después de él. Se codeó con todos los grandes del baile y la danza

Escudero (con sombrero) enseña a Val del Omar el sonido que se puede sacar de la madera de una escultura del Museo - Foto: Filadelfo (Archivo Municipal de Valladolid)

El Museo de Escultura de Valladolid ha sido escenario para el rodaje de algunas películas y documentales. La más famosa es la película titulada "Mr. Arkadin", del director Orson Welles. Rodada en la primavera de 1954, fue un rodaje complicado y contó con la oposición de algunos prebostes del mundo del cine de la época que acusaron a Welles de poner en peligro el patrimonio artístico del museo. Entre los figurantes, estuvo Miguel Delibes.

Mas, si famosa es esa película, no menos interesante es la que rodó José Val del Omar. "Fuego en Castilla" se titula, y en ella juega un papel fundamental el bailarín vallisoletano Vicente Escudero. Un papel fundamental, pues el fondo sonoro de la mitad de este

cortometraje lo pone Escudero con sus pitos y taconeo sobre la tarima de las salas del museo, pero a él en ningún momento se le ve en la película, salvo alguna esporádica proyección de su sombra (la imagen que ilustra el artículo no sale en la película). Todo el film está rodado siguiendo la personalísima técnica y estética de su director, que incluso construía sus propios artefactos para producir efectos visuales imposibles con los medios convencionales. La técnica cinematográfica que empleaba, él mismo la bautizó como

Escudero bailando y proyección de su sombra (la imagen no aparece en la película ‘Fuego en Castilla’)Escudero bailando y proyección de su sombra (la imagen no aparece en la película ‘Fuego en Castilla’) - Foto: Filadelfo (Archivo Municipal de Valladolid)

"tactilvisión".

Años después, en 1970, Vicente Escudero, que ya estaba retirado, volvió a bailar en el museo para un documental que se proyectó en Televisión Española, titulado "Flamenco en Castilla", en la que también participó la bailarina María Márquez. Vicente decía que el

museo era algo así como la madre de todos los sonidos, pues los suelos permitían un zapateado y un raspado divinos, y que las figuras de los imagineros transmiten movimiento, pero sobre todo, Berruguete, que inspira alegrías, bulerías y seguiriyas.

Vicente Escudero Urive fue uno de los bailarines más importantes de su generación. Tanto, que algunos críticos afirman que en el baile hay un antes y un después de Vicente Escudero. De edad y actividad artística longeva (nace en Valladolid en 1888 y fallece en Barcelona en 1980) fue, además, coreógrafo y teórico respetado de la danza. Dio conferencias, escribió algunos libros, hizo exposiciones de pintura, y no renunció al cante. De él se dice que introdujo la pureza en el baile y que fue decisivo para que el flamenco saliera de los entornos cerrados de entonces y llegara a las salas de conciertos de ciudades como Lisboa, Madrid, París, Roma, Berlín y Nueva York, entre otras.

Sin embargo, no se prodigó en actuaciones en España porque, tal como relató él mismo en 1956: "Aquí se entiende poco mi baile, salvo una minoría... el resto de la gente no está acostumbrada al baile flamenco serio, ahora lo que se lleva es la velocidad y la acrobacia".

Se codeó con todos los grandes del baile y la danza, convirtiéndose él mismo en uno de los maestros de su época. Actuó con Carmen Amaya, La Argentina (Antonia Mercé), Marienma, Pastora Imperio, Ana Paulova y Antonio de Bilbao, y trabó amistad con pintores, escritores y cineastas tales como Picasso, Joan Miró, Louis Aragón, Paul Eluard o Luis Bueñuel.

En 1932 se le hizo un homenaje en Valladolid impulsado por el académico Narciso Alonso Cortés, al que le unía una gran amistad. En 1941 se le concedió la medalla de oro de la ciudad. En 1954 hubo un deslumbrante espectáculo en su honor en el Teatro Carrión. Y en marzo de 1965 se inauguró una calle con su nombre en el barrio San Juan, donde nació, y en el Teatro Calderón actuaron las principales figuras del flamenco en España. Está enterrado en el Panteón de Personas Ilustres de Valladolid.

 

Val de Omar

"Fuego en Castilla" se rodó en diversas tomas que se prolongaron entre los años 1957 y 1960. Fue premiada en el Festival de Cannes de 1961 por la fuerza de sus imágenes y su banda sonora electroacústica. También obtuvo distinciones en festivales de España

y Latinoamérica. El film se rodó con una cámara del año 1928 y se trata de una verdadera poesía visual y acústica, sin diálogos, que refleja la Semana Santa Vallisoletana e imágenes de esculturas del museo, que es donde intervienen los ritmos de Vicente Escudero. Val del Omar, que fue un director vanguardista y pionero del cine experimental, vivió entre 1904 y 1982.

Tuvo estrecha relación con escritores, artistas e intelectuales tales como García Lorca, Luis Cernuda y María Zambrano, entre otros muchos. "Fuego en Castilla", junto con "Aguaespejo Granadino" y "Acariño Galaico" forman una trilogía que Val del Omar llamó el tríptico elemental de España: estamos hablando de las décadas del 50 al 80. En la imagen se ve a Vicente Escudero (con sombrero) mostrando a Val del Omar el sonido que se puede sacar de la madera de una escultura del museo.