scorecardresearch

Calviño rectifica y no descarta la entrada en recesión de España

Agencias
-

La vicepresidenta cambia el tono de su discurso y reconoce que «vienen curvas», en un julio que registra el mayor frenazo del empleo en más de dos décadas y suma 3.230 parados más

La también ministra de Economía, Nadia Calviño. - Foto: EFE

La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, descartaba hace justo un mes la posibilidad de que se produjese una recesión en España pese a los efectos económicos de la guerra de Ucrania y la escalada de precios. «Es evidente que estamos en un momento de gran incertidumbre, pero el país sigue manteniendo un crecimiento fuerte», aseguraba entonces. Apenas unas semanas después, la también ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha cambiado su discurso y ahora advierte: «Vienen curvas». 

Así lo reconoció ayer, ya sin descartar esa recesión que antes veía tan improbable en España, al afirmar que «hay que prepararse para lo peor, esperando que no suceda, claro». Por ello, en su opinión, «no hay que perder la vista de la carretera y mantener firmes las manos sobre el volante».

En cualquier caso, Calviño insistió en que «todos los organismos nacionales e internacionales prevén que el país crezca al menos un 4% este año y un 2% el que viene» y reiteró que la economía nacional está mostrando una «gran fortaleza» pese a la inflación.

«La previsión es que se vaya moderando a partir de septiembre. Vamos a hacer todo lo posible para controlarla con medidas que sean coherentes con nuestros objetivos a medio plazo», defendió la vicepresidenta, mostrándose convencida de que este año habrá nuevos Presupuestos y destacando que la aprobación del techo de gasto ha sido «moderada y responsable».

Esta reflexión llegó en una jornada en la que se hicieron públicos los últimos datos del paro y que dejan un julio con 7.366 afiliados menos de media, el primer descenso para este mes desde que arrancó la serie histórica hace 21 años. 

Los desempleados aumentaron en 3.230 personas en ese período, en el primer repunte para el séptimo mes desde 2008.

La subida del paro y el descenso del empleo en julio, un mes habitualmente bueno, suponen romper cinco meses consecutivos de buenas cifras para un mercado laboral en máximos -20,34 millones de ocupados y 2,88 millones de parados- en un contexto de incertidumbre económica.

«No bajar la guardia»

A la luz de estos malos registros, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se unió al discurso de Calviño y aseveró que el Gobierno no bajará la guardia, ya que la coyuntura económica «empieza a notarse en el mercado de trabajo».

A través de un hilo de Twitter, Díaz manifestó que el mercado laboral español se mueve en un «escenario incierto y complicado», como consecuencia de la inflación y  la guerra en Ucrania.

«No bajaremos la guardia: apostar por empleos estables y de calidad y por una fiscalidad justa es la mejor fórmula para proteger a la ciudadanía frente a la crisis», escribió en sus redes sociales.

Pese a la subida del paro, Díaz destacó que en julio se firmaron 685.992 contratos indefinidos, el 41,4% del total, lo que a su juicio  «refleja un cambio estructural derivado de la reforma laboral».

No obstante, este mes la cifra de contratos temporales superó en realidad a los indefinidos (969.523), lo que supone un 58,56% del total.