scorecardresearch

Un 'mix' enológico, deportivo y cultural para las Catalinas

M.Rodríguez
-

El antiguo convento de Santa Catalina se convertirá en un museo del vino, con un espacio dedicado a las viñas, además de acoger un centro deportivo y un centro dotacional para los vecinos de la zona centro

Infografías del proyecto previsto en el antiguo convento de las Catalanias

El antiguo convento de las Catalinas ya tiene definido un plan de uso. El Ayuntamiento, que compró este inmueble por seis millones de euros en 2018, aprobará la próxima semana el plan director que fija entre los proyectos a desarrollar un centro cultural del vino, un centro dotacional cívico-social, un espacio deportivo y también una ampliación del Archivo municipal.

Este espacio, ubicado en el centro de la ciudad, dispone de una superficie de parcela de 10.438 metros cuadrados, algo más de una hectárea, y superficie construida de 6.230 metros, además de que el monasterio está calificado como bien de interés cultural. Esto implica que el equipo de gobierno haya decidido tramitar este plan director como un plan especial, que una vez aprobado en Junta de Gobierno se remitirá a todas las administraciones interesadas para que puedan informar del proyecto. Además, se someterá a exposición pública antes de su aprobación definitiva.

"La puesta en valor del propio contenedor del equipamiento -el convento- y la protección de sus valores patrimoniales reforzando la importancia histórica de las congregaciones religiosas en la ciudad, así como su repercusión en la configuración urbana, en la cultura y en la economía de Valladolid será uno de los objetivos principales de la propuesta del nuevo centro para la cultura del vino", detalla Manuel Saravia, concejal de Planeamiento.

Infografías del proyecto previsto en el antiguo convento de las CatalaniasInfografías del proyecto previsto en el antiguo convento de las Catalanias

Museo del vino

En el plan se detalla que los espacios en torno a la iglesia y el claustro se destinarán a las actividades culturales, pero con autonomía para acoger también otros eventos ciudadanos (no solo relacionados con el vino). Otros edificios, como el de las celdas de las monjas, que no dejan de ser anexos del convento original, se plantean también con usos vinculados a las actividades del claustro, como espacio hotelero y anexos. Y el huerto exterior próximo también se prevé con usos agrícolas, que se relacionan con la vid.

En el proyecto tendrá un protagonismo especial el vino, con un museo del vino o centro de la cultura del vino. El nuevo espacio contará con  un espacio de acogida, información y orientación enoturística, con acceso desde la calle de Santo Domingo de Guzmán a través de un jardín que lleva al porche que da acceso al interior. Será el espacio de bienvenida para acceder a los servicios que ofrece el equipamiento, así como para dar un servicio centralizado de información y orientación de experiencias enoturísticas en la provincia.

Infografías del proyecto previsto en el antiguo convento de las CatalaniasInfografías del proyecto previsto en el antiguo convento de las Catalanias

También se contempla que en el ala de las antiguas novicias se convierte en un Vinhotel Boutique: un establecimiento hotelero exclusivo y tematizado en torno a la cultura del vino.

"Dispondrá de 20 habitaciones, diferentes entre sí, con nombre de variedades de vid y con una decoración especialmente cuidada que se ubicarán en el ala del convento que pertenecía a las habitaciones de las novicias", se apunta en el texto.

El museo contará con un espacio de presentación e interpretación sobre la cultura del vino, donde a través de una propuesta museográfica interactiva y sensitiva acercará al visitante a la cultura del vino en Valladolid desde una perspectiva holística."El tratamiento museográfico sobre el convento se integrará en los espacios patrimoniales y convivirá con la museografía dedicada a la cultura del vino", apunta el concejal. Todo se ubicará en el corredor en torno al jardín del claustro en planta baja y primera, y en los espacios patrimoniales más singulares como la iglesia, coros, capillas y Sacristía. "Para ello se restaurarán y se recuperará su valor patrimonial que será parte del discurso museográfico", recalca. 

También habrá un área para la degustación y venta de productos. "Esto será uno de los tractivos del equipamiento y consistirá en un modelo singular en el que se fusionará la difusión, la degustación y la venta de productos". Según el plan, se desarrollará en planta baja, en el Refectorio. Y también dispondrá de una enoteca ubicada en la planta baja del cuerpo que corresponde a la antigua enfermería.

La apuesta por el vino se acompaña de un centro de innovación y formación.  "La propuesta pretende crear un centro dedicado a fomentar la innovación y la formación en torno a tres temáticas relacionadas con el vino: la vitivinicultura, la gastronomía y el enoturismo".

En la zona exterior está previsto ubicar un viñedo.

El equipamiento dispondrá de diversos espacios al aire libre que desempeñarán distintas funciones siempre acompañados de un tratamiento vegetal. El proyecto rescata el uso del antiguo huerto del convento con la creación de un viñedo que incluirá vides de las variedades autorizadas en las distintas DO de la provincia y de las IGP de Vinos de la Tierra de Castilla y León. "Se podrá acceder a él desde la calle San Quirce, lo que permitirá también establecer una entrada privada al hotel Boutique". También se creará un jardín aromático, formado principalmente por plantas aromáticas y medicinales, habituales en los jardines de los conventos. "Este jardín de forma triangular se vinculará al espacio de degustación y venta y servirá como acceso exterior a estas estancias".

Espacio cívico deportivo

Este espacio requiere una parte de rehabilitación (apoyándose en el corredor norte del patio de la Magdalena y dependencias de la zona norte, incluyendo la casa de capellán) y otra de ampliación (respetando en todo momento la escala del convento y la continuidad de los espacios libres del recinto). Tendrá accesos propios desde las calles san Quirce y Santo Domingo.

El centro deportivo piscina se proyecta con capacidad para albergar una piscina municipal (con un vaso de 25 metros de longitud y 8 calles de anchura; y un gimnasio, con el programa habitual de gimnasio, almacén, administración, etc. Se propone adosado a la tapia de san Quirce, con un sótano comunicado con el espacio exterior y un solárium, con vegetación, en cubierta. También dispondrá en cubierta de un solariun de la piscina y terrazas ajardinadas del resto de nuevas edificaciones.

Centro integrado

Se pretende establecer un centro integrado, que se organizaría de un modo semejante al de los centros planteados en Valladolid desde el PGOU del 1998, "en los que el conjunto de dotaciones necesarias para cada zona se distribuye en torno a una actividad principal dominante", explica el concejal Saravia.Tendrá un área de servicios generales, de unos 100 m² de superficie útil; un área de espacios comunes y otra con dos unidades de convivencia (cada una de ellas para una ocupación de 16 personas y superficie mínima 100 m²). El espacio contará con otra área de atención social y a la vez para actividades ciudadanas, con unas ocho aulas-talleres, dos salas de usos múltiples; y una sala de convivencia (con cafetería). También contará con un espacio de estacionamiento para dos vehículos de transporte público adaptado. 

El patio original anexo al convento que daba paso al huerto, el Patio de la Magdalena, se convertirá en un espacio exterior para la celebración de eventos relacionado con las actividades del centro, convirtiéndose en un auditorio al aire libre.

Ampliación del Archivo

El archivo municipal tendrá un espacio adicional para almacenar sus fondos. La proximidad del convento ofrece una buena oportunidad para resolver este déficit y se ha elegido la superficie de la parte sur del recinto, con su acceso independiente desde la plaza colindante con el Archivo para acondicionarse para este uso.