scorecardresearch

La provincia esconde una docena de playas de interior

R.G.R
-

Las playas fluviales de Valladolid atraen miles de personas cada verano para combatir el calor, aunque solo dos, Las Moreras y Quintanilla de Arriba, son aptas para el baño

Solo Las Moreras y Quintanilla de Arriba tienen playas aptas para el baño. - Foto: Jonathan Tajes

El calor llega este fin de semana con fuerza a Valladolid. Los termómetros llegarán hasta los 36 grados de máxima tanto este sábado como el domingo y las piscinas y las zonas de baño volverán a ser protagonistas. Miles de vallisoletanos acudirán ya estos días a las piscinas municipales o privadas para combatir el asfixiante calor. Aquellos que prefieran pisar la arena de la playa no tienen que irse al mar, sino que la provincia de Valladolid guarda algunos lugares menos conocidos que también ofrecen la posibilidad de disfrutar de lugares frescos y preparados para el descanso.  

Se trata de una docena de playas fluviales repartidas por toda la provincia que disponen de zonas de arena y césped, columpios para los más pequeños o mesas para las comidas que ofrecen la oportunidad de pasar una jornada de playa, aunque sin ir al mar. 

Están repartidas prácticamente por toda la provincia, aunque existe un claro predominio en la zona sur por los ríos Eresma, Duratón y Duero. Algunas son muy pequeñas, mientras que otras tienen incluso  zonas de esparcimiento con juegos para los más pequeños. 

Solo Las Moreras y Quintanilla de Arriba tienen playas aptas para el baño. Solo Las Moreras y Quintanilla de Arriba tienen playas aptas para el baño. Este año solo serán dos las que cuenten con el distintivo de aptas para el baño por parte  de la Consejería de Sanidad. La playa de Las Moreras, que un año más ha sido renovada con toneladas de arena para la temporada de baño, y la de Quintanilla de Arriba. Pueblo que está ubicado a unos 50 kilómetros al este de la ciudad y bañado por el río Duero. Se ha habilitado una zona de baño que cuenta con múltiples servicios y opciones de ocio, incluso con un tobogán para caer directamente en el agua. 

Durante toda la campaña de baño se llevan a cabo tomas de muestras semanales de agua e inspecciones visuales y se publica el resultado en el mapa de aptitud de las zonas con aguas autorizadas en el censo oficial de la Comunidad. 

Pero además de estas dos zonas, hay otra decena donde también muchos vallisoletanos acuden durante el verano para disfrutar de un chapuzón. En Quintanilla de Onésimo está la zona a los pies del puente renacentista, en la llamada 'Pesquera'. Se trata de un lugar donde el Duero retiene gran caudal, en cuyo margen izquierdo se desvía agua para el Canal del Duero. Es de fácil acceso (a pie) a través de un puentecillo peatonal. 

A los pies del castillo de Peñafiel, se encuentra este espacio lúdico llamado 'Parque de la Judería'. Se trata de una pequeña pero reconfortante zona donde, además de contar con un parque infantil y con una terraza donde disfrutar de un refresco. 

En Rábano, al sur de la provincia, existe una zona habilitada para el baño y segura con aguas tranquilas. Además, los bañistas pueden elegir entre colocar su toalla y su sombrilla en la zona de arena o en la zona de césped y disfrutar de los merenderos o del bar para reponer fuerzas. En Tordesillas y en Puente Duero también existen sendas playas de pequeño tamaño, donde el acceso es más complicado, lo que hace que estén menos concurridas.  Otra de las menos conocidas es la playa del Valdigüete, en Hornillos de Eresma. En San Miguel del Pino también hay playa. Una de las más frecuentadas por los bañistas de río. Cuenta con una zona de pesquera y de playa, con mesas para comer. 

embalses. Existen también dos playas en embalses. Es el caso de Encinas de Esgueva, que cuenta con zona de baño ha sido habilitada y permite el acompañamiento de mascotas, un espacio para hacer picnics y un camping. No es tan completo el espacio del embalse de San José en Castronuño, donde solo hay zona de baño.