scorecardresearch

Las agencias de viaje prevén llegar al 80% de ventas de 2019

Óscar Fraile
-

La pandemia ha provocado que una de cada cinco haya cerrado, pero el fin de las restricciones y las ganas de viajar de la población están beneficiando a las 'supervivientes' para el verano

Empleados de una agencia de viajes de Valladolid. - Foto: J. Tajes

Las agencias de viajes de Valladolid empiezan a ver un poco de luz al final del túnel. Después de dos años de travesía por el desierto, al ser uno de los sectores más afectados por la crisis sanitaria, la actividad se va recuperando, aunque todavía no está al nivel de 2019, último año de 'normalidad' antes de la pandemia. Y todo ello pese a que han surgido nuevas amenazas para estas empresas, como la guerra en Ucrania. El conflicto ha golpeado de forma contundente el bolsillo de los españoles y ha contribuido a avivar el miedo a viajar a determinados destinos cercanos, aunque ahora no formen parte del conflicto bélico.

Al menos eso es lo que explica el presidente de la Asociación de Agencias de Viajes de Valladolid, Pablo Parrilla. «Se ha producido un parón en toda la zona oriental de Europa, especialmente en los países limítrofes al conflicto, como puede ser Polonia», señala. Por eso se ha producido en Semana Santa un repunte del turismo nacional, que tradicionalmente ya era el predominante durante estos días.

Parrilla explica que durante el primer año de pandemia la actividad de las agencias solo fue de un siete por ciento respecto a los anteriores ejercicios; en el segundo, aumentó hasta el 50 por ciento; y en la campaña de verano de este año esperan que llegue hasta el 80 por ciento. «La situación también es mejor que hace un mes y medio, cuando sufrimos otro parón por el inicio de la guerra», añade.

El progresivo fin de las restricciones en el ámbito internacional también juega a favor del sector. No en vano, el 70 por ciento de la facturación llega a través de viajes al extranjero. «Con cautela, somos optimistas», indica.

Eso sí, el impacto de la pandemia ha sido definitivo para muchas empresas. Parrilla sostiene que de las 680 agencias que había en Castilla yLeón, hace un mes solo quedaban 540. Es decir, una de cada cinco ha tenido que cerrar, unas cifras muy similares a lo que ha sucedido en el ámbito provincial.

En la agencia Delia Viajes la recuperación es absoluta. Su directora, Sofía Sanz, reconoce que el nivel de ventas es el mismo que en 2019. Esta empresa se dedica a organizar viajes en grupo por España, Francia, Portugal y Marruecos y no ha tenido ningún problema para llenar todos los que ha sacado en las últimas semanas. Delia Viajes tuvo que estar cerrada más de un año durante la pandemia, con sus dos trabajadores en ERTE. Ahora el escenario es muy diferente. «Hemos tenido que contratar a una persona más», dice Sanz.

La experiencia es parecida en Kala Viajes. «Estamos a un nivel similar a antes de la pandemia, sobre todo en los destinos de costas», asevera el director, Jorge González, aunque puntualiza que la guerra está afectando al sector porque hay potenciales clientes que tienen miedo a que el conflicto se extienda a otros países y les sorprenda en el extranjero un cierre de fronteras o una medida similar. Por eso dos de los grandes destinos de este año son las Islas Baleares y las Canarias.

González también reconoce que los precios han subido, porque las agencias también lo han sufrido con los proveedores. «El 90 por ciento de los viajes se han encarecido», dice.

Lo confirma Alberto Castrillo, director de la agencia Viajes Azul. «Ahora se está pagando un 20 por ciento más por lo mismo que se reservaba antes de la pandemia», dice. Eso no impide que el ritmo de reservas sea bueno, con algunos destinos que destacan. Por ejemplo, en esta agencia se está vendiendo mucho viaje a Eurodisney como compensación a los niños que no han podido celebrar la comunión este año. 

Por su parte, en Slalom Viajes vienen notando un incremento de actividad desde mediados del año pasado. «Llevamos desde octubre sin parar», dice Carmen Martín, una empleada, quien también reconoce que los clientes miran mucho los precios y comparar para ahorrar.

El representante del sector dice que los precios están «contenidos», pero augura una subida con el incremento de la demanda.

La actual situación también ha obligado a las empresas a flexibilizar sus condiciones, sobre todo en lo que se refiere a las cancelaciones. Como hacen los hoteles, se ha generalizado la cancelación gratuita hasta un tiempo prudencial antes de la fecha señalada. Es la única fórmula para ofrecer confianza a un público cansado de sobresaltos, restricciones y escenarios que dan un vuelco de la noche a la mañana.