scorecardresearch

Palmer, CEO de Switch: «Tenemos una gran cartera de pedidos»

M. Rodríguez / Ó. Fraile
-

El consejero delegado de Switch Mobility reconoce que la previsión de ventas en Europa, India y Reino Unido ha sido uno de los motivos de la expansión de la firma

Andy Palmer es el máximo responsable de Switch Mobility. - Foto: J. Tajes

El vicepresidente ejecutivo y CEO de Switch Mobility se muestra encantado de que la firma británica se instale en Valladolid. La primera factoría en la Unión Europea se traslada aquí por «la abundancia de talento de la región» y promete una inversión de cien millones en diez años para crear unos 7.000 empleos. Un «regalo de Reyes» anticipado.

Las previsiones de 2.000 empleos directos son para cuando la fábrica esté a pleno rendimiento. Pero, inicialmente, ¿cuántos puestos de trabajo se crearán?

Ya hemos comenzado con algunas contrataciones. En la presentación ya ha estado presente la directora de este área y ella ya ha seleccionado a cuatro o cinco personas para comenzar la nueva andadura. Entre ellos está la encargada de la construcción de la fábrica. Nuestro siguiente paso clave será la contratación del jefe de fabricación. 

¿Y el grueso del personal?

El equipo de ingenieros será contratado a continuación, y se hará de una manera muy rápida a lo largo del próximo año. Este será el personal de nivel más cualificado, desde ingeniero hasta doctores. La agilidad es fundamental porque ya estamos desarrollando el autobús que se fabricará en Valladolid, que será una adaptación del que se produce en Leeds, pero con el puesto del conductor adaptado para circular por la izquierda.

¿Y ya tienen pedidos para esta nueva factoría?

Sí. Tenemos una buena cartera de pedidos, sobre todo para Europa. Pero también para la India, ya que se acaba firmar un contrato de 300 autobuses para Bangalore. Y, por supuesto, seguimos con la producción para el Reino Unido. Tenemos una gran cartera de pedidos y este ha sido uno de los motivos de esta expansión. Pero, claramente, el crecimiento tan rápido del mercado europeo ha sido una de las claves en la toma de esta decisión.

¿Tienen previsto trasladar parte de la producción del Reino Unido?

No. Son proyectos independientes. En Leeds se concentra la producción para mercados con vehículos con el volante a la derecha y Valladolid concentrará los que lo tienen a la izquierda. Se prevé que la  fábrica tendrá capacidad para servir a otros mercados más lejanos, incluido el de Latinoamérica.  Son factorías que podrían ser complementarias, porque la tecnología es la misma, pero la clave es el lado al que está situado el volante.

¿Qué infraestructuras vieron que eran necesarias en la fábrica cuando se plantearon este proyecto?

En general, nos concentraremos en cadenas de suministro locales y lo más cerca posible, porque los desplazamientos implican una alta emisión de carbono. Es muy importante tener en cuenta que Switch Mobility es una compañía con un compromiso de cero emisiones de carbono. Esto implica que todos los proveedores que utilizaremos en el proceso de producción de  nuestros vehículos deberán utilizar sistemas de logística y de energías lo más limpias posibles. Somos conscientes de que en la fase de arranque, a veces, esto no es posible al cien por cien, y lo que haremos, cuando no podamos ser carbono cero, es ser neutrales, eso implica que compensaremos las emisiones. 

¿Hay proveedores locales que puedan cumplir esas exigencias?

La hoja de ruta de emisiones carbono cero es un  requisito imprescindible para nuestros proveedores. Si no la tienen cuando se presentan para formar parte del proyecto, directamente no trabajamos con ellos. Los proveedores, sobre todo los grandes, que hemos estado viendo y seleccionando, ya nos han demostrado su hoja de ruta de aquí a cierto número de años. Y, mientras tanto, en el periodo de transición, se compensará.

¿Hay proveedores de Valladolid entre los que han contactado?

Sí. Eso es algo que se estudió antes de decidir la ubicación. Y, aunque se está en el periodo inicial, ya se ha visto que es así, y la idea es trabajar con el ámbito local. Se trata de evitar desplazamientos que generen más contaminación. En España hay mucho sol, viento,...

¿Han tenido en cuenta la competencia que hay de empresas, sobre todo del País Vasco?

En toda competición hay perdedores y ganadores, pero no quiero entrar en esa lucha. Hay muchísima competencia en toda Europa. Nosotros barajamos varias ubicaciones en Europa, pero elegimos España. Y después barajamos varias regiones, y nos quedamos con Castilla y León.  La elegimos por las infraestructuras existentes y por su conocimiento, el know how, porque hay muchas empresas del sector en el tejido industrial. También lo elegimos por las titulaciones, por los proveedores y el nivel de mano de obra muy cualificada. Es la mejor región para nosotros, para el plan de Switch. El acceso a la energía limpia también ha sido un factor determinante.

¿El mercado de vehículos ligeros será muy importante?

Los vehículos comerciales ligeros con el volante a la izquierda, que se introducirán en 2024, tienen un mercado muy importante. La producción irá dictada por la ambición de los gobernantes para aplicar la logística de cero emisiones lo más rápido posible. 

¿Cómo se dimensionará el proyecto?

Tiene tres fases. La primera y la segunda, centradas en los autobuses, depende de las ambiciones de los gobiernos y la organización logística, y la tercera fase, la de los vehículos ligeros, de las compañías logísticas. De momento, las estimaciones están basadas en el mercado a día de hoy, pero es cierto que cambia muy rápido, y la tendencia a cero emisiones irá más veloz de lo previsto. También esto dependerá de las ambiciones de los gobiernos y lo rápido que quieran ir con los cambios y las infraestructuras.