scorecardresearch

Un gran Muniain lidera la valiosa victoria del Athletic

Ramón Orosa (EFE)
-

Los de Marcelino firman un partido muy disputado ante el Villarreal (2-1)

Iker Muniain (i) celebra el 2-1 del Athletic Club ante el Villarreal en el estadio de San Mamés. - Foto: EFE/Luis Tejido

Un gran Iker Muniain lideró esta noche en San Mamés una valiosa victoria del Athletic Club, un triunfo por 2-1 con tantos rojiblancos de Raúl García y el capitán, este de penalti, y de Francis Coquelin para los amarillos.

Además de marcar el tanto decisivo desde los once metros, tras un penalti de Alberto Moreno sobre Unai Vencedor, Muniain fue protagonista de otro penalti, que le hizo Pervis Estupiñán y Gero Rulli le paró a Alex Berenguer, y fue el caudal del fútbol bilbaíno que acabó doblegando al conjunto que llegaba a Bilbao tras golear a domicilio en Liga de Campeones.

La gran tarde de Muniain, con varios pases marca de la casa que pudieron acabar en gol y muchas jugadas brillantes, se unió al segundo tanto de la temporada de Raúl García, que remató otra gran jugada elaborada por Mikel Balenziaga, el capitán e Iñaki Williams.

El Villarreal contrarrestó a los locales, sobre todo a través de Amaut Danjuma, pero acabó claudicando para quedarse varado en la segunda mitad de la tabla.

En cambio, al Athletic su victoria le aúpa a las puertas de Europa, provisionalmente a una séptima plaza que siempre suele tener premio continental al final de la temporada.

Una primera llegada al cumplirse el primer minuto de juego confirmó el mejor arranque de un Villarreal con solo un cambio en el once respecto al del 1-4 del jueves al Young Boys en Suiza. Pero Danjuma, aunque encontró portería, estaba demasiado escorado en el área como para poner en problemas a un Simón bien situado.

Pero respondió rápido el Athletic, que encadenó tres claras ocasiones seguidas de gol, todas generadas por Muniain. Aunque en la que acabó en gol la jugada la inició Balenziaga con un buen pase por dentro al capitán. Muniain dio continuidad con otro gran pase, profundo, a Williams y el delantero bilbaíno se la puso en el punto de penalti a Raúl para que fusilase desde el suelo. Tres grandes pases y un buen desmarque. Un golazo para ver repetido.

Tres minutos antes, Williams ya había mandado al larguero un disparo franco tras un pase atrás de Muniain, que se coló hasta la línea de fondo.

La tercera gran ocasión rojiblanca, que pudo ser el 2-0, fue un remate de cabeza de Íñigo Martínez a un saque de córner botado por Muniain que rechazó Rulli bajo palos rodilla en tierra. Una jugada que se repite mucho esta temporada y de la que ya ha sacado beneficios el Athletic.

Con el choque ladeado hacia la meta visitante, curiosamente, se igualó en el marcador. Danjuma superó en el área con un regate afortunado a un Vivian que se enredó y retrasó a la frontal para que Coquelin enganchase un durísimo disparo que tras tocar en Íñigo se hizo casi imposible para Simón.

Aún tuvo otra Danjuma antes del descanso, que no acabó de rematar Yéremi al borde del área pequeña, pero previamente Berenguer también buscó un disparo cruzado que cazó bien Rulli.

Sin la brillantez de la primera, la segunda parte mantuvo el tono con opciones para los dos equipos. La primera de Berenguer, que casi con portería con cabezazo bombeado, la segunda de Danjuma, al que Simón despejó a córner una jugada espléndida, la tercera de Lekue, un rechazo desde la frontal y la cuarta otra de Danjuma, que remató al lateral.

Chukwueze y Danjuma insistieron en el área local y parecía el momento del Villarreal cuando el VAR intervino para revisar una entrada de Alberto Moreno sobre Vencedor dentro del área que se castigó con penalti.

Muniain, desde los once metros, redondeó una tarde de gran fútbol en la que destaparía aún más el tarro de las esencias, sufriendo otro penalti, que marró Berenguer, y una falta desde la frontal a él mismo, que salió lamiendo la escuadra.