scorecardresearch

PP y PSOE apuestan por la continuidad en sus órganos rurales

R.G.R
-

Ambas formaciones políticas apuestan por mantener a dos tercios de sus antiguos líderes orgánicos en los municipios en un proceso de elección controlado por Puente e Íscar que acabará en unas semanas

Renovación de la asamblea de Medina del Campo por parte del PSOE y de la Junta Local del PP.

Partido Popular y Partido Socialista se encuentran inmersos en la renovación de su poder territorial en Valladolid. Es decir, la elección de los nuevos cargos orgánicos en los principales municipios que se encargarán, a su vez, de colaborar con las direcciones provinciales en la elección de candidatos de cara a las elecciones de mayo de 2023. Procesos que resultan claves y costosos y que ambas formaciones han aplicado bajo las directrices de las direcciones nacionales, pero que han afrontando de forma diferente.

En ambos casos eso sí, tanto el presidente del PP, Conrado Íscar, como el secretario general del PSOE, Óscar Puente, se han involucrado en todas las renovaciones e incluso han estado presentes en la totalidad o en la mayoría de los procesos. Desde ambos partidos se consideran fundamentales estos cambios, ya que serán estos organismos los encargados de poner encima de la mesa los futuros nombres de los candidatos de cara a  las elecciones de mayo. 

En ambos casos, aunque con renovaciones importantes, se da un proceso similar donde la continuidad prima sobre los cambios. En la mayor parte de las elecciones de cargos se ha apostado por la continuidad. Los nombres de los presidentes y secretarios de los pueblos continúan siendo los mismos en la mayor parte de los casos. En aquellos lugares donde los actuales mandatarios han querido continuar no ha habido problemas para que siguieran. ?Solo en los casos en los que no han querido continuar se ha producido el relevo. 

Renovación de la asamblea de Medina del Campo por parte del PSOE y de la Junta Local del PP. Renovación de la asamblea de Medina del Campo por parte del PSOE y de la Junta Local del PP. Existe una mayoría masculina en los cargos elegidos, menos incipiente en el caso del PSOE, aunque dentro de las miembros que componen los órganos de dirección sí hay una importante presencia de mujeres. En cuanto a las edades, cabe señalar que se ha registrado una mezcla de juventud y veteranía, aunque también priman las personas de más edad que los jóvenes.

El objetivo que buscan los partidos políticos con esta renovación en la provincia es mantener su despliegue territorial, algo que no es fácil en muchas ocasiones. Hay que tener  en cuenta que en la mayoría de los municipios no existen estos órganos por la falta de personas vinculadas a los partidos. No obstante, ambas formaciones van sumando nuevos municipios, aunque con cuentagotas. 

crisis nacional. En el caso de los 'populares', el proceso se ha visto interrumpido en varias ocasiones. Arrancó el pasado año y que se han visto obligados a paralizar tanto por la convocatoria de elecciones autonómicas del pasado 13-F como por la profunda crisis interna que dinamitó el partido y terminó con la elección de Alberto Núñez Feijóo como nuevo líder nacional. La propuesta del presidente provincial, Conrado Íscar, era renovar las 45 juntas locales (nombre que reciben las direcciones del partido en los municipios) con las que cuenta el partido en el menor tiempo posible, algo que no ha sido posible. La enorme crisis del PP a nivel nacional con la caída de Pablo Casado y la llegada de Núñez Feijóo paralizó el proceso, al igual que también lo hizo la convocatoria electoral del pasado 13 de febrero, lo que imposibilitado terminar el proceso y que se prolongue durante todo un año.  

En algunas semanas se han renovado más de tres juntas locales e incluso dos en la misma jornada, mientras que las paralizaciones han ocasionado la falta de celebraciones durante más de un mes. La previsión es acabar en las próximas semanas, aunque todavía no hay una fecha concreta.  

En el caso del PSOE, la dirección nacional en Ferraz indicó que el proceso de renovación debía estar listo antes de finales de mayo y Óscar Puente pretendía cumplirlo a rajatabla, aunque tampoco será posible. Se están renovando algunas agrupaciones, pero sí están repitiendo algunos históricos dentro del partido como el alcalde y secretario general de Mojados, Adolfo López o la secretaria de Cigales, Pilar Fernández. El proceso ha sido mucho más corto, ya que arrancó con? la finalización de las elecciones autonómicas y está a punto de concluir después de haber renovado Boecillo y Pedrajas esta misma semana.  

Ahora, tras este proceso, ambos partidos se centrarán en la designación de candidatos. 

 

Puente marca el objetivo de conseguir candidatos en todos los pueblos

Una mezcla de históricos y nuevas caras. Juventud y veteranía con un creciente peso de las mujeres en los cargos de dirección de las diferentes agrupaciones de  la provincia. Relecciones en pueblos de importancia como Medina de Rioseco, Laguna de Duero, Arroyo de la Encomienda, Mojados, Medina del Campo, Cigales... Y caras nuevas como  Alicia Olmedo en Aldeamayor de San Martín, Elena García, en Rueda y Santiago López, en Tordesillas.

La renovación se está haciendo de forma rápida, con dos o más agrupaciones a la semana. La implicación del nuevo secretario general, Óscar Puente, ha sido aplastante, ya que ha querido estar presente en todas las nuevas elecciones sin excepción para marcar el paso y lograr el objetivo de conseguir reunir candidaturas en todos los municipios, algo que a día de hoy se antoja complicado. 

El ascenso de Vox en el medio rural, el desapego de la política y el efecto de la despoblación complican sobremanera este extremo. Aunque el secretario de Organización, Francisco Ferreira, pretende desvincular la renovación con las futuras candidaturas, la verdad es que en muchas casos ambas figuras se centran en la misma persona. 

Algunas renovaciones no han estado exentas de polémica precisamente en este sentido. Es el caso de Medina del Campo, donde el actual secretario general, Luis Manuel Pascual, ya ha anunciado que será candidato en 2023, algo que no ha sentado del todo bien dentro de la formación medinense, con José María Magro, haciendo de portavoz hasta ese momento. 

Otros cambios, por el contrario, se han ejecutado con total normalidad y sin mayores problemas. La figura de Puente en la provincia tiene mucho peso y la renovación se está llevando a cabo de forma controlada. 

Un proceso marcado   por la crisis nacional y  la convocatoria del 13-F

Conrado Íscar, presidente del Partido Popular de Valladolid, se puso como objetivo renovar las juntas locales a los pocos meses de ser elegido en el cargo. Una meta que no ha podido conseguir debido a los procesos congresuales de la formación, las elecciones autonómicas y la profunda crisis vivida en su propio partido con la caída de su líder Pablo Casado y el ascenso de Alberto Núñez Feijóo. El cambio ha sido moderado. Se empezó con un objetivo: 42 juntas locales, que finalmente serán 45, aunque dos están todavía en el aire. El proceso ha sido costoso. El encargado ha sido el vicesecretario de Organización, Víctor Alonso Monge, quien destaca que estos procesos demuestran las «ganas de los afiliados y su ilusión por trabajar por las personas que más lo necesitan». 

«Hay un tercio de las juntas locales donde se ha producido un cambio de presidente» En concreto, de las 36 renovadas hasta el momento solo hay modificaciones en 12, mientras que en 24 continúa el mismo presidente. «Hay predominio de hombres, pero también tenemos mujeres». 

Al igual que en el PSOE, en algunos casos sí se han registrado problemas a la hora de confeccionar los nuevos organigramas. Desde la dirección provincial se ha supervisado que siempre se tenga el control de las juntas directivas desde Valladolid. El PP compagina  presidencias de junta local con candidaturas en algunos pueblos y desvincula ambos cargos en otros. Aún quedan nueve juntas locales por renovar, de las que cinco se celebrarán en este mes de mayo, mientras que otras cuatro se dejarán para las siguientes semanas. «Aún no tienen fecha». 

El PP empezó por algunas de las fáciles, compaginándolas con algunas más complicadas y ha dejado alguna de las más complicadas para el final, como el caso de Arroyo de la Encomienda o Mojados.