scorecardresearch

Seis embalses instalarán plantas fotovoltaicas flotantes

P. Velasco
-

Estos espacios, ubicados en las provincias de Valladolid, Salamanca, Ávila y Burgos, forman parte de las cuencas del Duero, Ebro y Tajo. El Ministerio asegura que reducirán la evaporación.

Azud de Riolobos, uno de los embalses de la cuenca del Duero donde el Ministerio estudia autorizar la instalación de plantas fotovoltaicas flotantes. - Foto: Solete Casado

La apuesta por las energías renovables es ya una realidad que se extiende rápidamente por todas las comunidades y en la que se sigue innovando con fórmulas alternativas apoyadas tanto por el sector como por las diferentes administraciones públicas. De esta forma, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), aprovechando el paquete de medidas aprobadas en el plan nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania, ha comenzado a establecer las bases para la puesta en marcha de plantas fotovoltaicas flotantes en embalses de titularidad estatal.

Unas instalaciones que, según el decreto en información pública dado a conocer por el Miteco, podrían ubicarse en 106 pantanos de toda España. En el caso de Castilla y León, los espacios que cumplen con las condiciones marcadas por el Ministerio son seis que se distribuyen entre las cuencas del Duero, la del Tajo y la del Ebro, y que se encuentran en las provincias de Valladolid, Salamanca, Ávila y Burgos.

En estos espacios podrían instalarse plantas fotovoltaicas flotantes, un máximo de tres en cada uno de ellos, cuya concesión saldría a concurso público por un máximo de 25 años. Además, el Gobierno establece otras condiciones ambientales, ya que cuanto peor sea la calidad de sus aguas, mayor podrá ser la cobertura. Esto se decidirá en función de su nivel de productividad biológica y podrán ocupar entre un cinco y un 20 por ciento de la extensión total de los pantanos. Además, quedará prohibida la instalación de estas plantas en los embalses «oligotróficos» –los que tiene una buena calidad del agua–, y en lagos o lagunas de origen natural.

Delimitaciones

Si se tienen en cuenta estas condiciones y la superficie potencial de instalaciones fotovoltaicas que el Ministerio recoge en su primera estimación, en los pantanos de la cuenca del Duero podrían colocarse placas en 93,8 hectáreas distribuidas en tres espacios: San José, en la provincia de Valladolid; Azud de Riolobos en Salamanca; y Castro de las Cogotas y Fuentes Claras en Ávila.

A estos se suman en la cuenca del Tajo otras 31 hectáreas que plantea en el embalse El Burguilo, en Ávila, y otras 175 en Rosarito, un espacio compartido entre las provincias de Ávila y Toledo. El listado publicado por el Miteco también recoge otras 215 hectáreas susceptibles de poder acoger plantas solares fotovoltaicas en el embalse del Ebro, de la cuenca del mismo nombre, que se encuentra situado entre Cantabria y Burgos.

Estas instalaciones, como aseguran desde el Miteco, supondrán un impulso a la capacidad de generación eléctrica de origen renovable, «algo fundamental para acelerar la transición energética y reducir la vulnerabilidad de España a situaciones excepcionales» como las que se atraviesa por la guerra de Ucrania. Además, considera que se facilitará la consecución de los objetivos recogidos en la ley de cambio climático.

Ventajas

Desde el Ministerio añadieron que estas futuras plantas flotantes tendrán un mayor rendimiento que los sistemas terrestres gracias a los efectos de enfriamiento del agua y la disminución de presencia de polvo. Entre otras ventajas se espera una reducción de la evaporación de las masas de agua y una menor presencia de floraciones de algas en agua dulce gracias a la sombra que proporcionarán estas placas sobre la superficie líquida. También evitarán la modificación de los terrenos que se produce en las instalaciones en tierra firme.

Con la publicación del Real Decreto, el Miteco inicia el procedimiento para determinar qué condiciones deben incluir las autorizaciones y concesiones administrativas para la puesta en funcionamiento de estas instalaciones, «que permitirán un uso más sostenible del dominio público hidráulico y una mejor protección del estado de las masas de agua». Debido a que estas instalaciones son muy recientes, el Ministerio establecerá programas de seguimiento.

Los seis embalses

Embalse de San José. Con una extensión de 90,2 hectáreas, se ubica en Valladolid. Podría haber placas en 13,5 hectáreas.
Azud de Riolobos. Con una extensión de 265,9 hectáreas, se ubica en Salamanca. Podría haber placas en 39,9 hectáreas.
Castro de las Cogotas y Fuentes Claras. Con una extensión de 269,5 hectáreas, se ubica en Ávila. Podría haber placas en 40,4 hectáreas.
El Burguillo. Con una extensión de 619,1 hectáreas, se ubica en Ávila. Podría haber placas en 31 hectáreas.
Rosarito. Con una extensión de 876,9 hectáreas, se ubica entre Ávila y Toledo. Podría haber placas en 175,4 hectáreas.
Embalse del Ebro. Con una extensión de 4.299,4 hectáreas, se ubica entre Cantabria y Burgos. Podría haber placas en 215 hectáreas.