Conciliamos: Ensayo general para la vuelta al 'nuevo' cole

A.G.M.
-

La edición de Conciliamos más extensa y con más servicios se ha convertido en una prueba de fuego para el sistema de cara al nuevo curso. Distancias entre niños, mascarillas y un sinfín de precauciones presiden el día a día de la actividad veraniega

Conciliamos: Ensayo general para la vuelta al 'nuevo' cole

Mascarilla, distancia de seguridad, higiene, la declaración paterna de que no tienen covid (ni han estado en contacto con ningún contagiado, ni tienen síntomas de coronavirus ni de nada respiratorio)... y un estuche. Son, en siete líneas, las grandes novedades de una edición de Conciliamos que se parece muy poco a las anteriores, más allá de que los chavales tienen que seguir llevando una mochila con su gorra  y almuerzo, y que continúa siendo la principal vía de ayuda familiar para convertir en algo parecido a la realidad aquello de la conciliación familiar y laboral durante los largos parones estivales que acostumbran los centros educativos.
Este Conciliamos Verano de 2020 se ha convertido también en una especie de ensayo general de cara al inicio de un curso que se presenta lleno de incógnitas, por todas esas medidas de seguridad que se están ‘probando’ ya en unos colegios ávidos de niños corriendo tras tres meses en silencio.
Monitores, niños y familias han conseguido superar el primero de los tres ciclos de esta edición de Conciliamos Verano con éxito. Y eso, en este tiempo tan marcado por el coronavirus, se traduce en que no se han conocido contagios en este ámbito.
Un punto a favor de un sistema que, además, este verano va más allá de donde iba antes, con más horas ‘abierto’, ya que se incluye servicio de comedor y de tardes, aunque esto solo en los colegios con demanda suficiente. Así, se han establecido dos franjas horarias de entrada, de 7.45 a 9.00 y de 9.00 a 10.00 horas, y, a partir de ahí, hasta la una de la tarde, todos los niños estarán en el programa, Después, ya se aplican distintos horarios con los que se busca ofrecer la mayor flexibilidad posible. Así, se puede salir entre las 13.00 y las 14.00; de 14.00 a 16.00 (con comedor); de 16.00 a 17.30; y de 17.30 a 20.30.
852 menores apuntados. En el caso de Valladolid, en el primero de los tres ciclos (el que iba del 24 de junio al 17 de julio), ha habido 62 niños (de tres a doce años) que contaban con servicio de comedor, 28 en el CEIP Kantic@ (de Arroyo) y 34 en el CEIP Miguel Delibes (de La Victoria); de ellos, 14 (tres y once, respectivamente) se quedaban al servicio de tarde. Un primer ciclo de Conciliamos que ha contado con 852 participantes (en 22 centros), cifra que en el segundo (del día 20 de julio al 7 de agosto) baja hasta 648 (en 21 colegios), ya solo con 32 niños inscritos al comedor, todos ellos correspondientes con el CEIPMiguel Delibes. Falta ahora saber cuántos participan el tercer ciclo, el más novedoso, por extenderse hasta finales de agosto.
Los centros con más menores apuntados durante los primeros dos ciclos del programa han sido el  Pablo Picasso (Las Delicias), Ponce de León (Ribera de Curtidores), Marina Escobar (Parquesol) y el ya citado Miguel Delibes, de la capital; y, en el alfoz, el CEIPLa Laguna, de Laguna de Duero, y dos de Arroyo, el CEIP Kantic@ y el Raimundo de Blas, si bien en el caso del último (de La Flecha) ya no ‘abre’ para el segundo ciclo, al reducirse a algo más de la mitad los inscritos.
tres ciclos. Estos tres ciclos son, junto al sinfín de precauciones que presiden el día a día de los niños (solo los menores de 6 años están exentos del uso de mascarilla), la gran novedad de esta edición. Una medida que pretendía facilitar las cosas a unas familias que habían tenido que conciliar casi a marchas forzosas durante la pandemia y que, en algún caso, desconocían sus fechas de vacaciones o las de vuelta presencial al trabajo. Por ello, se abrieron esos tres plazos de solicitud de plaza.