Hoteles sin bufé libre y con aforo limitado en las piscinas

R.G.R
-

Los turistas vallisoletanos insisten en conocer las condiciones de los establecimientos hoteleros y de los aviones antes de cerrar su plan para el verano

A pesar de que, poco a poco, se van cerrando reservas de cara al verano, los turistas vallisoletanos que se decantan por acudir a una agencia de viajes se cuestionan todos los elementos relacionados con la pandemia que puedan influir en su viaje. Las preguntas se han vuelto mucho más incisivas para conocer cómo será la estancia.  
Los propietarios de las agencias intentan poner encima de la mesa todos los condicionantes, especialmente en el caso de los clientes que se decantan por apartahoteles u hoteles y por viaje en avión. Desde las agencias se les informa que los espacios comunes dentro de los establecimientos tendrán un aforo limitado, al igual que ocurrirá en las piscinas. «A los clientes les preocupa mucho si se pueden usar o no las instalaciones, sobre todo las piscinas», destaca Jorge González, de Kala Viajes. 
Las preguntas también se centran en las condiciones de los bufés libres debido a que en un mismo comedor pueden juntarse cientos de personas. Las agencias están comunicando que estas prácticas se han modificado por parte de los hoteles y ya no serán los clientes los que se sirvan la comida, sino que será un camarero del establecimiento el encargado de atender cada mesa. «Ahora la verdad es que nos preguntan por todo. Tenemos que dar mucha más información que otros años de todo lo relacionado con el virus. Es normal que la gente pregunte y esté preocupada ante lo que pueda pasar. Se guardan esa baza», comenta el presidente de la Asociación de Agencias de Viajes de Valladolid, Pablo Parrilla.