scorecardresearch

Renault no prevé prorrogar el ERTE durante el segundo semestre

D. V.
-

La empresa pide a los trabajadores de Palencia y plantas concatenadas de Valladolid adelantar sus vacaciones para impedir que el lanzamiento del Austral se retrase a 2023

Montaje del Captur en la factoría de Renault de Valladolid - Foto: Leticia Pérez (Ical)

Renault pidió hoy a los trabajadores que adelanten sus vacaciones de verano en la planta de Palencia y líneas concatenadas de Valladolid para impedir que el lanzamiento del modelo híbrido Austral, que supondrá más del 50 por ciento de la producción y cuyo acuerdo de fabricación está previsto para la última semana de julio, se retrase a 2023, según indicaron en un comunicado fuentes sindicales consultadas por Ical.

Así lo trasladó la representación del Grupo Renault España (GRESA) hoy al Comité Intercentros, que contemplaría un cambio en el calendario de este año y flexibilidad laboral para el segundo semestre. Ante las propuestas, CCOO respondió que lo estudiará y responderá el 12 de mayo, fecha de la siguiente reunión. Además, el sindicato aclaró que si estas actuaciones ayudan a tener más actividad en las plantas hasta final de año será una "buena tendencia". Igualmente, deseó que la "larga crisis de los semiconductores llegue a su fin y no sea un espejismo".

En el encuentro mantenido esta mañana en las instalaciones de la multinacional automovilística francesa en Valladolid se abordó la cuestión del calendario. Al respecto, la Dirección planteó una modificación en las vacaciones de verano para la factoría de Palencia y líneas concatenadas en la planta de Carrocerías de Valladolid. El motivo esgrimido por Renault es que el lanzamiento del nuevo Austral "tiene que se un éxito", algo que la firma del rombo argumentó en cinco puntos.

En primer lugar, recordó que la fabricación del Kadjar está prevista que finalice en junio, con lo que el adelanto de las fechas de vacaciones "podrá posibilitar la adaptación de la producción a la baja en el mes de julio". En segundo, que el acuerdo de fabricación para el Austral se prevé para la última semana de julio, con lo que si se adelantan las vacaciones "se podría fabricar siete días en agosto con una mayor cadencia". El tercer punto es que con esta medida se garantizaría la presentación del Austral ante la prensa internacional. Igualmente, advirtió que de "no producirse el adelanto, el lanzamiento se podría retrasar a 2023, y eso no beneficia para nada a las cuentas de la multinacional". En quinto lugar, la firma expuso que esta medida "ayudaría a alcanzar los volúmenes de fabricación previstos para el Austral en 2022".

Ante estas "pretensiones", la Sección Sindical de CCOO demandó a Renault "más transparencia" y "concretar más la información que transmite". También mostró su "preocupación por los compañeros en movilidad".

En lo que se refiere a la flexibilidad, la empresa comunicó que "no hay previsión de aplicación de ERTE para el segundo semestre de 2022, las previsiones de trabajo son buenas y la intención es trabajar lo máximo posible durante este periodo". "Sin duda se trata una buena dinámica", sostuvo CCOO.

Renault manifestó que "ante cualquier problema no se tendría mecanismo para adaptar la producción", con lo que propuso una ampliación del límite negativo de hasta 40 días de la Bolsa de Horas Colectiva e Individual hasta el próximo día 31 de diciembre.