scorecardresearch

15 años del carné por puntos

Teresa Díaz (EFE)
-

Casi 10 millones de conductores han sido sancionados por infracciones graves desde 2006 y 290.000 se quedaron en algún momento sin este documento imprescindible para circular

El principal objetivo de esta herramienta es concienciar para hacer más seguros los desplazamientos por carretera. - Foto: GUARDIA CIVIL/ARCHIVO

La puesta en marcha del carné por puntos hace 15 años supuso un antes y un después en la seguridad vial en España. Desde su entrada en vigor, el 1 de julio de 2006, un total de 9.866.434 conductores han perdido algún punto por infracciones graves y se les han impuesto 18.323.649 sanciones.

«El tiempo ha demostrado que el carné por puntos se hizo razonablemente bien», señaló ayer el director general de Tráfico, Pere Navarro. Vistos con perspectiva estos tres lustros, «todos debemos felicitarnos por los resultados que ha tenido», subrayó.

Según los datos facilitados por la Dirección General de Tráfico (DGT), 289.825 ciudadanos se quedaron sin carné al perder todos los puntos desde 2006, lo que, según Navarro, supone menos del 1 por ciento de todos los conductores.

«Son pocos pero hacen mucho daño ya que, una y otra vez, conducen con un desprecio total a las normas de tráfico», lamentó.

De esos 289.825 conductores, 268.699 perdieron el permiso en una ocasión; 19.328 en dos; 1.681 en tres y 117 en más de tres ocasiones.

Precisamente, este documento nació para hacer frente al problema de los reincidentes, explicó Navarro, que aseguró que a lo largo de estos 15 años son muchos los que han agotado sus puntos y pasado por los cursos de recuperación.

El principal objetivo de la puesta en marcha de esta herramienta era hacer más seguros los desplazamientos por carretera y «ha cumplido su finalidad»: desde 2006 el número de fallecidos por accidente de tráfico se ha reducido un 80 por ciento.

En esta década y media, los conductores españoles han perdido 56.801.246 puntos. El exceso de velocidad, el consumo de alcohol y las distracciones por el uso del móvil fueron los principales motivos.

Conducir a más velocidad de lo permitido supuso el 46 pro ciento de  las sanciones y la pérdida de 20.212.811 puntos (36 por ciento).

El consumo de alcohol y/o drogas acarreó la detracción de 8.828.682 puntos (15 por ciento), el teléfono móvil, 8.034.429 (14 por ciento) y el mal uso del cinturón de seguridad, 5.743.557 (10 por ciento).

Además, según los datos de la DGT, 754 conductores han perdido la vigencia del carné por tres o más sanciones relacionadas con la velocidad; 444 por la reincidencia con el consumo de alcohol; 429 por haber sido pillados tres o más veces usando el teléfono móvil al volante y 151 por haber dado positivo en drogas en varias ocasiones.

 

La reforma que viene

El carné por puntos se aprobó en el Congreso sin ningún voto en contra, un buen ejemplo de que la seguridad vial se entiende como política de Estado, señaló Navarro, que también era director general de Tráfico en aquel momento.

El responsable indicó que todas las herramientas, también las que funcionan, hay que ponerlas al día para que no pierdan su efectividad, motivo por el cual el Gobierno ha llevado a las Cortes una ley que actualice este mecanismo.

Puntualizó que no se trata de «grandes reformas»: aumenta de 3 a 6 la pérdida de puntos por conducir sujetando con la mano el móvil, una actualización que para Navarro es necesaria, puesto que hace 15 años no existía el WhatsApp y desde 2016 la distracción al volante por este motivo es la primera causa de accidente de tráfico.

También se elevan de 3 a 4 los puntos a detraer por no hacer uso del cinturón de seguridad, «porque nos da la sensación de que después de 15 años y de tantas y tantas campañas» estos comportamientos «merecen una mayor penalización».