scorecardresearch

Llega la cuarta dosis con 177.000 personas aún sin la tercera

A. G. Mozo
-

Sacyl inicia con los mayores de 80 años y las personas en residencias la campaña de vacunación de la cuarta dosis contra el coronavirus antes de extenderla a toda la población. La tercera se topó con la resistencia de un tercio de los vallisoletanos

Arranca la administración de la cuarta dosis en las residencias. - Foto: Ical

La campaña de vacunación contra el coronavirus vive este lunes el inicio de su cuarta fase, la que más incógnitas genera por ver cuál será la respuesta de una población que ya con la tercera dosis empezó a mostrarse reacia a su inoculación. Los datos de Valladolid son elocuentes y desvelan que hay más de 177.000 personas que no acudieron a ponerse la llamada vacuna de refuerzo.

En términos porcentuales, Sacyl calcula que un tercio de los vallisoletanos no recibió la tercera dosis. En concreto, el 35,35% de la población, lo que supone una ratio prácticamente idéntica a la del conjunto de Castilla y León, si bien es diez puntos superior que la de toda España, donde el 45,2% de los ciudadanos ha optado por quedarse solo con las dos dosis anti-covid obligatorias.

En el caso de Valladolid, la primera llegó al 92,46% de las personas (458.994 personas, según la estadística oficial de la Consejería de Sanidad), la segunda alcanzó al 90,15% y la tercera se ha quedado en ese 64,64%, tras haber inoculado a 331.987 vallisoletanos.

Y ahora llega el reto de ver cómo responde la población con la cuarta vacuna, que empieza administrándose a los mayores de 80 años y a las personas de los centros residenciales, donde volverá a rondar el cien por cien, pero que luego irá extendiéndose a toda la población, siguiendo el patrón de grupos etarios, que ya se hizo en fases anteriores. Lo que parece descartado es el uso del 'vacunódromo' del Centro Cultural Miguel Delibes, si bien la decisión todavía no es firme y, al parecer, será cada provincia la que organice la cuarta fase de la campaña anti-covid.

Por edades

Si el patrón de la tercera dosis se repite, los mayores volverán a responder con claridad al llamamiento, como demuestra el hecho de que el 97% de las personas de más de 70 años tienen las tres dosis administradas hasta la fecha. A medida que la edad disminuye, también baja el porcentaje de vacunados con el pinchazo de refuerzo. Son el 92% de los sexagenarios, el 81% de los vallisoletanos de 50 a 59 años y el 71% de los de 40 a 49. Es a partir de ahí cuando la ratio baja de forma ostensible: 57% de los treintañeros y 47% de los veinteañeros.

En el caso de las dos dosis obligatorias, todos los grupos de edad están por encima del 90% de cobertura, si bien son los treintañeros y los adolescentes (12 a 19 años) los que arrojan menores porcentajes de cobertura, ambos con el 92%, mientras que el resto se mueve entre el 95% y el 100% de los octogenarios y nonagenarios. Por debajo solo están los niños de 5 a 11 años, el grupo con menor cobertura, ya que solo el 72% ha recibido las dos dosis y el 82%, la primera.