Europa cuesta otros 60.000 euros

M.B
-

El Aula Alimentos de Valladolid renunciaría a jugar la Challenge Cup, si recibe la invitación, en la situación actual: «Sería una tragedia»

Imagen del Aula Alimentos de Valladolid de esta última temporada. - Foto: bmaula.es

El Aula Alimentos de Valladolid trabaja estas semanas ya en el presupuesto de la próxima temporada. Su presidente, Cayetano Cifuentes, asegura que es optimista por naturaleza y, por supuesto, con el club, pero también realista. Por eso, aunque el objetivo es mantener las mismas cifras que ha manejado esta abrupta temporada, entorno a los 270.000 euros, la realidad le hace tener dudas con Europa en la actual situación. 
«Tendremos que tomar una decisión si nos invitan a Europa. En principio en la situación actual tendríamos que decir que no», reconoce abiertamente sobre la opción de jugar la Challenge Cup después de que este año su equipo se haya quedado en semifinales sin poder acabar la competición y de que la Federación Española haya solicitado una invitación para su club y para el BM Granollers, el otro español implicado. La razón sería económica, ya que se ha cifrado su participación en unos 60.000 euros (12.000 por eliminatoria), con lo que necesitaría un patrocinador dispuesto a desembolsar dinero ronda a ronda hasta esos 60.000 si se llega a la final. «Lo llamamos aval de seguridad y dependería de hasta dónde llegásemos», añade Cifuentes que no duda en tildar de «tragedia» el hecho de tener que decir que no si finalmente la Federación Europea cursa esa invitación.
El presupuesto del club cree que se podrá mantener porque, por el momento, las instituciones han garantizado las mismas cantidades económicas de la última temporada y porque, antes del inicio de la pandemia, su principal patrocinador, Alimentos de Valladolid, garantizó un año más de esponsorización.
«Estamos apostando por intentar presupuestar en el mismo orden que el año pasado, porque hasta entonces éramos un presupuesto en crecimiento. Intentaremos estabilizarnos», asegura el presidente de la entidad, consciente de que hay que controlar los gastos y a la expectativa de lo que pasará con dos importantes patas en el apartado de ingresos: la base y los abonos: «Con la base somos optimistas. De la mano de Javier Arriaga y con 2-3 apoyos, creo que vamos a incrementar el número de deportistas. En el tema de abonados estamos barajando varias posibilidades. Sería importante que se permitiese acudir a ver partidos. Por ejemplo, con nuestro masa social podríamos guardar distancias». 
Con el tema deportivo muy avanzado –esta misma semana se ha cerrado el regreso de Amaia González de Garibay a la disciplina del Aula– ya que apenas quedan un par de retoques de la mano de Miguel Ángel Peñas y sus apuestas por la juventud, otro de los temas que está encima de la mesa es el institucional.
Cayetano Cifuentes lleva doce años al frente de la entidad y en su mente está seguir otros cuatro más, pero con ‘ayuda’. Es decir, el club contratará a un gerente que pueda liberar de trabajo a los actuales directivos, porque sino era imposible seguir compatibilizando. «Este año habrá elecciones, en principio podría seguir otros cuatro años y empezar a preparar un posible relevo para entonces», reconoce Cayetano Cifuentes que ya tiene pensada la persona que ocupará ese puesto de gerente en el club.

La Liga Iberdrola, con dos grupos y cuatro descensos

La Federación Española hará público el formato en breve, pero lo que se barajaba esta semana es que la próxima edición de la Liga Guerreras Iberdrola será muy diferente a lo visto en los últimos años.
La propuesta es dividir a los 16 clubes (los 12 de este año más los 4 ascendidos) que tomarán parte en la temporada 2020-21 en dos grupos. Cada equipo iría a uno de ellos en función de la tabla al término de la actual campaña, con los clasificados en número par a uno y los impares al otro.
Así, el Aula Alimentos de Valladolid, que ha concluido séptimo, quedaría emparejado en el suyo con varios ‘cocos’, como el Bera Bera, campeón liguero; el Mecalia Atlético Guardés, tercero; y el Rincón Fertilidad Málaga, quinto y que esta semana se ha reforzado con una ex del Aula, Silvia Arderius. Luego habría que ver el resto de conjuntos, ya que según la tabla serían Tenerife y Porriño, más dos ascendidos; aunque también se habla de que sean Zuazo y Alcobendas.
También se baraja el número de descendidos, que sería de cuatro, por tan solo dos ascensos desde la División de Honor Plata; con lo que el objetivo sería volver a contar con 12 clubes en la División de Honor en dos temporadas.
Faltaba por definirse el formato, ya que de la primera fase de grupos habría que pasarse a una segunda, que aún no se había concretado.