Primer español en la liga francesa

M.B
-

Edu Fernández llegó en 2006 a Valladolid procedente del Chambery galo. En Huerta del Rey jugó hasta 2011, cuando le llamó el Atlético de Madrid. La próxima temporada formará tándem de entrenadores con Jérome Fernandez en Aix

Primer español en la liga francesa

Me quería quedar a vivir en Valladolid. Viví allí la mejor época de la historia del balonmano español, con el pabellón lleno, el equipo, aquel vestuario, jugar la Champions, ganar la Recopa...». A Edu Fernández se le quedan cortas las palabras cuando habla de los años que jugó en el Balonmano Valladolid, a donde llegó en 2006 y de donde se fue en 2011: «Por entonces, el club ya empezaba a sufrir y me llamó Talant Dujshebaev para el proyecto del Atlético de Madrid. Si te llaman para eso...». Por entonces, ya era un jugador maduro, tras despuntar en Granollers, convertirse en el primer español en la Liga francesa, en el Chambery; y crecer de la mano de Juan Carlos Pastor en Valladolid.
Eduard Fernández Roura nació en Barcelona el 26 de junio de 1979. Allí empezó a jugar con siete años en su colegio, el Juan Maragall: «Había mucho balonmano allí. Además había nexos de unión con el Granollers, como la familia de Xavi Pérez. Así, en prebenjamines fuimos varios a probar a Granollers y allí me quedé». De hecho estuvo 14 años en la entidad catalana, llegando a la máxima categoría, la Asobal. Siempre de pivote. «Fui un central frustrado, encerrado en mi cuerpo», bromea con sus 190 centímetros y sus 119 kilogramos.
En 2002 no llegó a un acuerdo con el Granollers para renovar y recibió la llamada del entrenador francés Philippe Gardent, por entonces en el Chambery que dominaba la Liga de aquel país: «Me había visto jugar con Cataluña ante Suecia». Y para allá se fue, convirtiéndose en el primer español en jugar en la Liga gala: «Por entonces la competición no era lo que es ahora». Pero se fue. Aprendió el idioma, se integró y jugó allí hasta 2006. Pese a tener una oferta para continuar cinco años más en su camino se cruzó Juan Carlos Pastor y el BM Valladolid: «Ya había habido algún interés, pero fue en 2006 cuando acepté regresar. Me apetecía volver a España y, por entonces, Pastor era el seleccionador nacional». 
Así que en la temporada 2006-07, Edu Fernández volvió a la Asobal. Y lo hizo a un equipo que vivía su crecimiento en lo deportivo y en lo institucional, y con llenos prácticamente todos los partidos: «Lo mejor de allí fue el grupo. Creo que han sido de los mejores años de mi vida, por el club, la afición, la ciudad, el vestuario...».
El que fuese pivote no se olvida de lo que aprendió aquí de la mano de Pastor y Jota: «Llegué con 26 años de Francia, donde me habían impregnado el gen del carácter, de la competición... pero aquí aprendimos la técnica, el orden, el porqué de las cosas...».
Aunque reconoce que no ha vuelto desde su salida -«las agendas, el tiempo, cada vez están más apretadas»-, mantiene contacto con casi todos los compañeros de aquella etapa. De hecho, muchos han estado juntos hace un mes en la despedida como jugador de Hugo López. 
Se fue en 2011 al Atlético de Madrid -un año entrenando en Ciudad Real y el segundo ya en Madrid- y medio en serio medio en bromas acabó en Niza, en el Cavigal Nice Handball: «Un día hablando con Barachet me comentó que su padre estaba en un proyecto nuevo y le dije que me llamase. Era broma, pero lo hizo y me convenció». Jugó en Primera Nacional dos años para ponerse en 2015 al frente del equipo ya en los banquillos. Subió al equipo a la segunda francesa, donde lo ha dejado este año -con Asier Antonio de segundo, que pasará a ser el primero-.
Los últimos seis meses ha compaginado ese cargo con el de ayudante de Jérome Fernandez en el Pays d’Aix HB de Aix, donde ha arrancado este miércoles: «Seremos un tándem en un proyecto muy interesante». Aunque no está cerrado a regresar a España, reconoce que tal y como están ahora las cosas, es más complicado.