scorecardresearch

Cuando te sale bien hasta Jovic

Diego Izco
-

En una jornada redonda, con derrotas de Atlético y Barça, el Real Madrid termina sonriendo el día que perdía a Benzema ] Vallecas y el Camp Nou:donde sucedió la magia (contrapuesta) del fútbol

Cuando te sale bien hasta Jovic - Foto: AFP7 vía Europa Press

Si te dicen que... Así empiezan algunas de las historias de final inesperado, casi siempre feliz. Y esta entrega 16 del campeonato tuvo especial recado para el madridismo:si le dicen el pasado viernes que el Barça iba a perder contra el Betis, que el Atlético iba a caer ante el Mallorca (con gol de Kubo en el minuto 91) y que, a cambio, se iba a lesionar Benzema pero Jovic sería el hombre del partido con una asistencia y un gol... «Ya solo falta que nos salga bien Jovic», decía entre incrédulo y emocionado uno de esos madridistas después del 0-2 en el Reale Arena. En el fondo, incluso ellos han olvidado que el serbio no es un 'patas', por mucho que lo hayamos puesto mil veces en el disparadero:es un 'nueve' que costó 63 millones de euros y que probablemente sería titular en 19 equipos de Primera. No hay ni suerte ni azar. 

 

Los dos lados

El cine, las novelas, la ficción en general ha fantaseado mucho con el otro lado del espejo, el pretendido misterio de que la mano que levanta ese 'tipo' sea su izquierda si la que tú estás levantando es la derecha... El reflejo, los dos lados de una misma moneda, magia contrapuesta. ¿Por qué el fútbol puede ofrecer el mismo día lo del Camp Nou y lo de Vallecas? El Barça domina y pierde, el Rayo Vallecano ni siquiera dispara a puerta y gana porque un defensa desvía contra su portería un centro. El inexplicable pero incuestionable poder de las rachas lo explica casi todo:pierdes porque estás perdiendo, ganas porque estás ganando. Lo de merecerlo o no, a estas alturas del cuento, es casi secundario. Ni Xavi puede explicarlo.  

 

Mal de altura

Uno de los sellos de identidad del Atlético de Simeone fue el juego aéreo. En cualquiera de las dos áreas, había una pizarra y una actitud. Aquello del 'Atlético Aviación' tenía mucho que ver con el 'Mono' Burgos, el estrafalario estratega que convertía cada pelota colgada en una ocasión o una quimera para el rival. Esta Liga, el equipo colchonero ha encajado cuatro goles a balón parado:otro síntoma más del agotamiento del 'cholismo'.