scorecardresearch

En grave riesgo

Jeró Díaz Galán (EFE)
-

Los restos de Hernán Cortés podrían estar en peligro en México, donde su figura despierta cada vez más animadversión, lo que podría abrir la puerta a que regresen a España, su tierra natal

En grave riesgo

Los restos de Hernán Cortés están en peligro. Así lo considera el historiador y biógrafo del conquistador extremeño, Esteban Mira Caballos, quien cree que su tumba «corre riesgo en México», donde su figura cada vez despierta más animadversión, por lo que, a su juicio, «ha llegado el momento» de que el Gobierno español solicite su devolución para que regresen a la tierra que le vio nacer.

Mira, doctor en Historia de América, es autor de numerosos libros, el último de ellos Hernán Cortés, una biografía para el siglo XXI, con la que ha pretendido devolver a este personaje «al terreno de la historia, de donde nunca debió haber salido».

El especialista recuerda que sus restos ya fueron cambiados de sitio y escondidos por Lucas Alamán en el siglo XIX para evitar su profanación. Actualmente se encuentran en la ciudad de México, en la capilla del hospital de Jesús Nazareno, y aunque muy pocas personas saben que están ahí, este año, con la celebración del quinto centenario de la caída de Tenochtitlan, el acceso a la iglesia ha estado controlado para evitar posibles altercados.

Por ello, aunque la voluntad del conquistador fue reposar eternamente en Nueva España, la tierra que tanto amó, Mira sostiene que es el momento de que el Gobierno español pida su devolución para que descansen en paz en su localidad natal de Medellín (Badajoz).

Falsa leyenda negra

A juicio del profesor, Cortés es tan odiado actualmente en México porque «se ha creado una leyenda negra en torno a él y se han tergiversado los hechos, entre otras cosas porque plantean que España conquistó México y hablan en términos que no son reales».

Para Esteban Mira, «Hernán Cortés fue una persona muy importante en la historia que, para bien o para mal, cambió el mundo», por lo que «no podemos ocultarla ni esconderla».

ARCHIVADO EN: México, España, Siglo XXI