scorecardresearch

El Plan de Movilidad marca la almendra central como ZBE

M.Rodríguez
-

El ámbito propuesto para las restricciones coincide con el del plan anticontaminación, pero su puesta en marcha, prevista para el tercer trimestre de 2022, depende de la aprobación de Plan de Calidad del Aire

El Plan de Movilidad marca la almendra central como ZBE

Valladolid avanza en la definición de cómo será su futura Zona de Bajas Emisiones (ZBE). Este área, en la que el acceso a determinados vehículos estará restringido para limitar las emisiones contaminantes, podría coincidir con la conocida como ‘almendra central’, según el mapa que se incorpora en la actualización del Plan Integral de Movilidad Urbana, Sostenible y Segura (PIMUSSVA). 
Este espacio está limitado por el paseo de Isabel la Católica, San Quirce, la Avenida de Santa Teresa, la calle Ramón y Cajal, Colón, Labradores, Miguel Íscar y Doctrinos. Es una referencia que el Ayuntamiento utiliza desde 2017 y que usa el plan anticontaminación para los cortes por situaciones de alerta. Dentro del mapa de Movilidad se plantean otras tres zonas acotadas dentro de la almendra, coincidentes con parte del casco históricos, que se proponen como posibles zonas de bajas emisiones. Esto se debe a que esta ZBE se concretará en el nuevo Plan de Calidad del Aire, que se está elaborando desde la Concejalía de Medio Ambiente. Este área lleva varios años trabajando para acotar antes de 2023, como fija el proyecto de Ley de Cambio Climático para ciudades de más de 50.000 habitantes. La nueva zona debería «reducir» los desplazamientos en coche para «disminuir» la concentración de contaminantes. Aunque la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, apunta que están trabajando con «más escenarios» como alternativas sin descartar frente a la almendra, que es la zona crítica y con datos sobre el impacto de los cortes de tráfico.
La idea es que, si se prohiben los vehículos más antiguos, teóricamente los más contaminantes, los que circulen emitirán menos gases  y se conseguirá un aire más limpio. Pero el plan de movilidad advierte de que esta medida debe ir acompañada de otras para potenciar los modos no motorizados, mejorando la movilidad peatonal y ciclista.  Una opinión que no comparten en el Partido Popular. «El centro ya tiene bastantes dificultades. Si ahora se implementa esta zona se limitaría mucho el acceso», critica Francisco Blanco. El ‘popular’ considera que lo que pretende el equipo de Gobierno es legitimar las modificaciones implantadas estos meses.


MENOS TRÁFICO.

De hecho, el objetivo de este nuevo plan es disminuir 8.000 desplazamientos diarios en coche antes de 2030, que implicaría que la participación del vehículo privado en el reparto modal pasaría del 30,0% actual al 27,8% en el horizonte del plan. Por contra, se pretende aumentar la participación del transporte público del 13,1% al 14,9% y de los desplazamientos a pie desde el 52,9% al 53,3%. Estas cifras unidas al crecimiento de la movilidad estimado en un 4,5% suponen que el transporte público crecerá un 19,0% en los próximos seis años y los desplazamientos a pie un 5,3%. 
El documento contempla una primera fase para limitar el tráfico, con la definición del ámbito de restricciones. Se apunta que se desarrollará un Plan de Detalle con las soluciones de ordenación del viario y del tráfico, además del análisis de las afecciones al aparcamiento y la ordenación viaria necesaria para garantizar los accesos.
La segunda fase correspondería a la aplicación del plan, incluyendo los cambios en la señalización del viario (tanto vertical como horizontal) y la semaforización afectada. Se estima un coste de 30.000 euros para la fase de planificación y de otros 200.000 euros para la adaptación de la señalización viaria y la organización del viario. a línea de actuación del calmado de tráfico se basa en el desarrollo de una normativa específica para Valladolid. Esta actuación contempla la redacción de un Plan de Calmado del tráfico para definir medidas para pacificar la circulación, pero también analizar la adecuación de las mismas a la normativa vigente, así como su afección a los diferentes modos de transporte.


ESTACIONAMIENTO REGULADO.

Entre la batería de medidas propuestas para  reducir el acceso al centro del tráfico rodado se apunta la de ofrecer plazas de aparcamiento disponibles fuera de la calzada en el entorno próximo. El Ayuntamiento pretende que la última etapa del viaje se realice en modos no motorizados o transporte público para liberar espacio público para el peatón y el uso de medios no contaminantes, así como el transporte colectivo. «El objetivo es proporcionar alternativas al viaje en vehículo privado y se contempla una inversión de siete millones de euros y un mantenimiento de otros 350.000», se apunta en el documento. 
Otra línea propone la revisión de tarifas de aparcamientos públicos regulados. Esto estaría integrado en un paquete de diferentes acciones para el control del aparcamiento ilegal, la regulación del aparcamiento para motos, la implantación de nuevas fórmulas del estacionamiento regulado (ORA) o la ampliación del mismo. «Todas estas actuaciones se desarrollarían en el marco del contrato de servicios del Ayuntamiento con la empresa concesionaria del servicio de la ORA, que tiene un coste estimado de 4,3 millones de euros».
Además, como efecto del plan, se considera que en el año horizonte de ejecución previsto, 2026, el 5% del parque móvil sería eléctrico, gracias al programa de vehículos limpios y de las actuaciones transversales planteadas por el Plan de Mejora de la Calidad del Aire del Ayuntamiento. O alternativamente, que las emisiones medias por vehículo se reducirían un 5% respecto a las emisiones consideradas.

 

OTRAS MEDIDAS

 

Uso de la bici para ir al trabajo
El Plan de Movilidad de Valladolid propone incentivar la movilidad sostenible de los trabajadores a los polígonos y de los funcionarios municipales. Se otorgará un distintivo o sello de calidad de la movilidad urbana sostenible para los que presenten sus planes de movilidad y reciban la aprobación municipal. También podrán optar a bonificaciones de hasta el 50% en la cuota del IAE.

 

Movilidad escolar en bicicleta

Se destaca la iniciativa que se desarrolla en el IES Antonio Tovar, que está adherido al proyecto Stars de la  UE para promover el uso de la bi entre el alumnado. Este proyecto quiere fomentar la movilidad sostenible en los colegios, animando y premiando a aquellos centros educativos que establecen medidas y acciones para aumentar el número de desplazamientos a pie y en bicicleta.

 

Potenciación de la red ciclista
Para incrementar el uso de la bici, en primer lugar, se plantea realizar el cierre de la red  ciclista para acabar con sus problemas de conexión. El objetivo es disponer de una red mallada, con itinerarios continuos que  permitan a los vallisoletanos realizar sus desplazamientos en bicicleta, no solo por ocio, sino también para sus desplazamientos habituales al trabajo o para realizar otras gestiones.

 

Red de itinerarios peatonales
En Valladolid no existe una red de itinerarios en la  que el peatón sea el protagonista y tenga la prioridad sobre otros modos, sino un conjunto de espacios  peatonales más o menos conectados entre sí pero sin vocación de red. Se considera que las redes peatonales se deben desagregar en dos tipologías para atender el tipo de  movilidad al que vaya a dar servicio: habitual y por ocio.

 

Permeabilidad

Se han identificado dos efectos barrera que inciden de forma directa en la continuidad de la trama urbana: las vías ferroviarias y el río Pisuerga. La batería de medidas para la mejora de la movilidad general, tanto a  pie como en bicicleta, busca la reducción del efecto barrera y, en el caso concreto del río Pisuerga, la  potenciación del mismo como área integradora y de conexión de la ciudad.

 

Movilidad vertical
El Ayuntamiento de Valladolid está apostando por proyectos que eliminen barreras arquitectónicas y desniveles, así como implantación de medidas de movilidad vertical. Ya se están instalando elevadores exteriores en las calles
Ánade, Estornino y Oriol. Se ha anunciado la licitanción de un elevador, rampa y escaleras eléctricas en Parquesol. Y no se descarta otro en la plaza Porticada, en Girón.

 

Mejora velocidad comercial Auvasa
Esta línea de actuación consiste en mejorar el tiempo de recorrido que los usuarios emplean en sus desplazamientos en transporte público para que sea más atractivo y, por lo  tanto, más utilizado. Se plantea la priorización semafórica y la implantación de carriles bus en los accesos a los semáforos. Además, se apuesta por mejorar la integración del transporte público en el viario para facilitar su circulación.

 

Mejora del paseo de Zorilla
Esta actuación supone una reforma del Paseo de  Zorrilla con el objetivo de mejorar el servicio de autobús mediante una nueva concepción del viario. Para ello se ha dispuesto una inversión total de 10 millones de euros en materia de infraestructura. La elaboración del proyecto de trazado y construcción se estima en un 10% de la obra, es decir, en un millón de euros.

 

Apoyo a vehículos limpios
Esta línea fomentará el uso de vehículos eléctricos (VE) y otros  vehículos con energías alternativas (VEA), para conseguir una movilidad sostenible y contribuir al cumplimiento de los compromisos adquiridos en el Pacto de Alcaldes y el Plan  de Acción para la Energía Sostenible aprobado por el Ayuntamiento, siguiendo las directrices europeas y las estrategias supramunicipales en la materia.

 

Oficina municipal de Movilidad
Un único departamento municipal  aunará todas las competencias de movilidad. El actual Centro de Movilidad Urbana se considera el departamento adecuado para agrupar las competencias, pero se apunta que necesita medios humanos, económicos y tecnológicos. La Oficina de coordinación de proyectos transversales en materia de movilidad es otra de las líneas de 
actuación.