"Ha sido la temporada más dura de mi vida"

SPC
-

'El programa de Ana Rosa' finaliza un curso marcado por la pandemia del coronavirus con el mejor dato de audiencia de los últimos 12 años y un 18,7 por ciento de 'share'

"Ha sido la temporada más dura de mi vida" - Foto: Picasa

Ana Rosa Quintana ha confesado que «con casi 40 años de profesión, esta ha sido la temporada más dura de mi vida profesional. A veces se me quebraba la voz». Así de contundente despidió la decimosexta temporada de El programa de Ana Rosa en Telecinco, un curso televisivo marcado especialmente por la pandemia de la COVID-19, el confinamiento y las consecuencias de la crisis sanitaria. 
«Cada día hemos contado las historias de los que sufrían y de los que lo superaban. Hemos estado al lado de la gente; hemos ofrecido momentos de esperanza y hemos sido testigos del tesón y la generosidad de los sanitarios, los aplausos y la responsabilidad ciudadana», explica la presentadora. «He compartido con los espectadores la impotencia y la rabia que hemos vivido durante esta crisis sanitaria, aunque siempre he intentado ofrecer también el lado más humano de esta pandemia». 
Ana Rosa relata así el papel de su programa durante el confinamiento: «Ha sido duro, pero hemos estado para contarlo, para pedir explicaciones, para exigir responsabilidades y para acompañar a más de 900.000 espectadores que nos han seguido cada mañana durante la pandemia. Nos hemos tenido que reinventar porque todo eran incertidumbres. Arrancábamos pendientes de las cifras de los fallecidos que no paraban de crecer, de las novedades del Gobierno que cambiaban nuestros hábitos de vida, preocupados por la salud de los compañeros y compartiendo el dolor de esas familias que estaban desconsoladas. Pero cuando se encendía la cámara yo estaba ahí tratando de sobreponerme a todas esas situaciones». 
La crisis sanitaria ha propiciado una gran demanda de información por parte de los espectadores a la que El programa de Ana Rosa ha hecho frente desde el primer día, poniendo en marcha uno de los planes de trabajo más comprometidos con su público en los 15 años de historia el programa. Con un tercio de las 152 personas que forman la plantilla trabajando desde casa para evitar contagios, se establecieron turnos para desempeñar las diferentes tareas en plató, a pie de calle, en la redacción y desde el puesto de realización, siempre guardando las medidas de seguridad. Y la veterana comunicadora ha estado al pie del cañón presentando desde el plató cada uno de los más de 100 días de confinamiento, exceptuando una entrega en la que tuvo que guardar reposo por una afonía. 
El programa de Ana Rosa cierra la temporada anotando su mejor registro de los últimos 12 años con un 18,7 por ciento de share y 735.000 espectadores. Este dato supone la mayor ventaja de los últimos 13 años sobre Espejo Público (+6,1). 
Además, durante los tres meses que ha durado el Estado de alarma, entre el 16 de marzo y el 19 de junio, el espacio incrementó sus datos de audiencia hasta alcanzar una media de 906.000 espectadores. 
Ahora, cederá el testigo en la parrilla a El programa del verano, que arrancará este lunes las 8,55 horas con Patricia Pardo, Ana Terradillos y Joaquín Prat como conductores. 


Nuevas caras

El programa de Ana Rosa arrancó reforzando su mesa política, a la que se incorporaron los periodistas Javi Gómez, Esteban Urreiztieta y el tristemente fallecido David Gistau; las políticas Elena Valenciano y Cristina Cifuentes; y el escritor y guionista Juan del Val, que se sumaron al plantel.
Por su parte, la sección de actualidad ha acogido las incorporaciones del periodista Pablo Herráiz, el abogado Juan Manuel Medina, la psicóloga forense Ana Isabel Gutiérrez y la psicóloga experta en violencia de género Bárbara Zorrilla, Jano Mecha, Isabel Costa, Luis Navarro, Luis Aliaga, Beatriz Archidona, Marina Ribel, Mariate Díez, Guillermo Lerma y Álvaro López han formado el equipo de reporteros de portada, mientras que Miquel Valls, Jorge Luque, Lucía Valero, Lolo García, Carlos Garayoa, Noelia Otero o Susana López Raña han estado al frente de las noticias que se han abordado en la mesa de actualidad, desplazándose a los lugares donde se han producido. 
Como en cursos anteriores, El programa de Ana Rosa ha continuado este año denunciando casos de injusticias sociales y ofreciendo reportajes de investigación de gran calado como la venta de medicinas en el mercado negro, el fraude de los embarazos a la carta o la falsificación de joyas. 
La última hora de la crónica social también ha sido comentada por Antonio Rossi, Marisa Martín Blazquez, Miguel Ángel Nicolás, Paloma García Pelayo, Sandra Aladro y Beatriz Cortázar, mientras que Alessandro Lequio, Bibiana Fernández y Cristina Tárrega han aportado sus opiniones sobre los acontecimientos más destacados que se han producido en los realities de la cadena.