scorecardresearch

Los alcaldes piden más fondos para la A-11

R.G.R
-

Los regidores no entienden que el Gobierno no acelere las obras de la Autovía del Duero y dudan de que se cumplan los plazos para que la declaración de impacto ambiental del tramo entre Quintanilla y Castrillo no caduque de forma definitiva

Los alcaldes piden más fondos para la A-11 - Foto: Jonathan Tajes

Los alcaldes de los municipios cercanos a la Autovía del Duero desde Tudela hasta el límite con los provincia burgalesa están descontentos con el discurrir de las obras de los dos tramos que se están construyendo en Valladolid. Las obras apenas han superado el 10 por ciento (solo se han invertido 17 de los 177 millones que costarán los tramos entre Tudela y Quintilla de Arriba) y los regidores no entienden cómo no se realiza un esfuerzo mayor por parte del Ejecutivo en una infraestructura que consideran «fundamental» para el desarrollo económico de la zona y para mejorar la comunicación. 

Pero los regidores critican más aún el hecho de el Gobierno aún se encuentre inmerso en trámites burocrático en el tramo entre Quintanilla de Arriba y Castrillo de la Vega (Burgos). La declaración de impacto ambiental (DIA) de este trayecto se aprobó en octubre de 2017 y, una vez transcurridos cuatro años, el Ministerio de Transportes se ha visto obligado a solicitar al Ministerio para la Transición Ecológica una prórroga por espacio de dos años ya que caducada en su fase inicial. Tal y como adelantó este periódico en su pasada edición, esta circunstancia supone que el Ejecutivo cuenta con poco tiempo para llevar a cabo la tramitación restante hasta que comiencen las obras y puede suponer un retraso de varios años en el caso de que finalmente caduque de forma definitiva la DIA.  

Los alcaldes afectados por la infraestructura se plantean varias preguntas. Lo primero que se cuestionan es el ritmo de los trabajos que se están llevando a cabo. «No parece que vayan muy rápido», destaca el alcalde socialista de Tudela de Duero, Luis Javier Gómez, quien entiende que se trata de un corredor «fundamental» para la comunicación de la Comunidad con zonas tan relevantes del país como Aragón y Cataluña. «Los trabajos sí avanzan bien en la zona de Tudela, pero van más lentos en el resto». Por ello, Gómez solicitó al Gobierno que incluya más fondos en los próximos Presupuestos Generales del Estado para acelerar los trabajos. 

Más crítico fue el alcalde de Peñafiel, el ‘popular’ Roberto Díez, ya que considera que su pueblo es «el más afectado» por la paralización existente en el tramo Quintanilla de Arriba y Castrillo de Vega, ya en Burgos. «Somos el pueblo más grande cuya travesía sigue pasando por el medio del pueblo, dividiéndolo en dos». También se cuestiona si el Gobierno tendrá tiempo suficiente en dos años para licitar y adjudicar el trabajo de actualización de trazado de este tramo y después licitar y adjudicar los trabajos. «Yo creo que van a andar muy justos para acabar a tiempo. Tienen que acelerar mucho desde ya para llegar a tiempo y no dejar caducar la DIA, lo que supondría otros tres o cuatro años de retraso». 

Díez manifestó que Peñafiel va camino de convertirse «en el embudo» de todo el tráfico que pueda tener la futura autovía. «Los tramos que están en obras van avanzando, aunque sea despacio, y al final todo ese tráfico va a ir a parar a la autovía de Peñafiel, con el peligro que eso conlleva». 

El alcalde socialista de Sardón del Duero, José Luis Goméz, instó al Gobierno a destinar «mucho más dinero» en los próximos presupuestos para acelerar las obras. «Sería un milagro que acabasen en plazo». El regidor indicó que «todos los alcaldes de la zona» han podido ver cómo las máquinas que están trabajando en la zona «lo hacen de forma lenta». «Casi no avanzan». De esta forma, indicó que su predicción se encamina a que se acabará la Legislatura y no habrán terminado los trabajos, cuyo plazo de ejecución concluye en poco más de un año. 

El alcalde de Quintanilla de Onésimo, Carlos del Barrio, indicó que la autovía no afecta en demasía a Quintanilla, salvo el tramo que llega a la provincia de Burgos. «Ese va a tardar muchos años», comentó, ya que no espera que la tramitación administrativa se acelere mucho y considera que habrá que esperar para ver qué sucede con la Declaración de Impacto Ambiental. «No sé si llegarán a tiempo». Por su parte, el regidor de Pesquera de Duero, José Luis Martínez, considera que la DIA «tiene muchas posibilidades de caducar definitivamente» y criticó «la lentitud» de los trabajos que se vienen desarrollando. «Avanza, pero a un ritmo lentísimo. Es casi imposible que los dos tramos en obras acaben antes de dos años».