CCOO exige que los 'raiders' dejen de ser "falsos autónomos"

SPC
-
Rueda de prensa de CCOO. - Foto: Agencias

El sindicato, que ha convocado una concentración mañana a las 13 horas, confía en que la próxima semana la Inspección de Trabajo inicie el proceso para reconocerlos

El sindicato CCOO exigió hoy que los repartidores a domicilio, denominados ‘raiders’, aquellos empleados de la economía de plataformas, tales como Glovo o Deliveroo, vean reconocida su relación laboral con estas compañías y sean considerados como trabajadores por cuenta ajena. A juicio de los responsables sindicales, esta nueva forma de trabajo se ha convertido en “la forma de esclavitud del siglo XXI”, algo que entienden que hay que revertir y frenar para que esta manera de trabajar no se extienda a otros sectores.

Desde el sindicato se avanzó que la próxima semana se reunirá con la Inspección de Trabajo en Castilla y León para “catalizar” el trabajo que ambas partes han venido desarrollando hasta el momento, y confiaron en que se inicie el procedimiento para el reconocimiento de estos empleados como trabajadores por cuenta ajena. A partir de ese momento, CCOO ya ha anunciado su intención de abrir los convenios de hostelería de cada una de las provincias de la Comunidad para acoger a los trabajadores de estas plataformas.

El sindicato aboga por que esta petición se convierta en “una lucha colectiva” de los trabajadores para que vean reconocidos sus derechos laborales. Estas empresas están alcanzando importantes cifras de negocio “a costa de quitar derechos laborales a los trabajadores”, declaró el secretario general de Servicios de CCOO en Castilla y León, Marcos Gutiérrez, quien hizo un llamamiento también a la concienciación social porque la comodidad de las nuevas tecnologías se ofrece “a costa de los derechos de estos trabajadores”, insistió.

Gutiérrez enumeró algunas de las carencias que tienen estos trabajadores, que pasan por un salario reducido que no llega al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), falta de prevención en materia de salud laboral, la “nula” posibilidad de conciliación de la vida personal y laboral o la ausencia de cualquier tipo de derecho a vacaciones, formación o descansos. “Es una presión constante por hacer más pedidos y alcanzar mejores ingresos que obligan a trabajar entre 15 y 18 horas para alcanzar el SMI”, dijo en declaraciones recogidas por Ical.

“La precariedad no es una categoría profesional ni una forma de contratación”, declaró Gutiérrez, que insistió en que los ‘raiders’ “también tienen derechos”, de ahí que se esté persiguiendo el reconocimiento de su relación laboral. Además, mañana se ha convocado una concentración en Valladolid, a las 13 horas en la Acera de Recoletos, para denunciar “esta nueva forma de esclavitud”.

En Castilla y León se calcula que son alrededor de 3.000 las personas que están dadas de alta en estas plataformas, aunque son menos los que están activos. En lo que a Valladolid se refiere, con unos 500, de los que operan en torno a 200 en el caso de Glovo y “muchísimos menos” en el caso de Deliveroo.

El responsable de Servicios de CCOO en Valladolid, Raúl García, apostilló que se trata de “una forma de esclavitud pura” en la que estos trabajadores tienen que adelantar en torno a 100 euros para iniciar su actividad, en la que aportan el vehículo y el teléfono móvil, están obligados a estar dados de alta como autónomos, tienen que tener disponibilidad horaria, disponer de un seguro mensual de tres euros y aportar el coste de franquicia inicial de 60 euros, además de que cualquier multa o sanción corre de su cuenta.

García cifró en unos 300 los pedidos que tiene que hacer cada trabajador para alcanzar a final de mes el SMI, algo que solo consiguen “aquellos con la máxima puntuación”, que son aquellos que reciben mayor asignación por parte de la aplicación, que otorga pedidos “en función de la atención que se haya hecho de los pedidos asignados” en otras ocasiones, algo que genera competencia y conflictos entre los propios trabajadores.

En cuanto al perfil de estos trabajadores, informaron de que es muy diverso y en su mayoría son hombres, y en general se trata de personas muy jóvenes, de gente de más de 50 años y muchos inmigrantes.