Blanco reconoce que debió cerrar antes las residencias

SPC
-

La consejera recuerda que había un «desconocimiento total» de la enfermedad, que el 74% de los centros no disponía de equipos de protección suficiente y defiende las derivaciones

Blanco reconoce que debió cerrar antes las residencias

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, reconoció ayer que una de las conclusiones del informe sobre el impacto del covid-19 en las residencias de personas mayores de Castilla y León apunta a que habría sido conveniente haber cerrado estos centros antes del 13 de marzo, cuando se hizo, ya que el virus había entrado a principios del mes en la Comunidad. Blanco, que presentó el informe remitido a las Cortes, insistió en que han podido concluir que en las provincias y zonas con más incidencia del virus se produjo una mayor afectación en los centros residenciales. De esta forma, apuntó que cuando se ordenó el cierre ya se habían producido los contagios, que situó a primeros de marzo, y recordó que precisamente en esta instalaciones residen las personas más vulnerables.
La consejera, que comunicó su intención de comparecer en las Cortes, admitió que había un «desconocimiento total» de la forma de actuar y también de sectorizar, junto con una «falta» de medios, algo que destacó Isabel Blanco se fue solventando «después de las primeras semanas», puesto que el 74% de los centros no disponía de un stock suficiente al inicio de la pandemia. No obstante, indicó que muchas de las medidas adoptadas están dando resultado en esta segunda ola de la pandemia, según informa Ical.
Igualmente, la titular de Familia señaló que de todo lo aprendido tras la primera ola y este informe, al que le seguirán otros, se plasmará en la futura Ley de Atención Residencial, que se diseña en diferentes grupos de trabajo y con una amplia participación. La consejera defendió que este informe se presenta a toda la sociedad, no solo para el conocimiento de los grupos de las Cortes, pese a ser un compromiso recogido en el Pacto para la Recuperación. «Es un informe hecho desde el rigor y la seriedad», dijo al tiempo que destacó su carácter «técnico», por incorporar también estudios externos.
Blanco reconoce que debió cerrar antes las residencias Blanco reconoce que debió cerrar antes las residencias Este informe cifra en 2.598 los fallecidos por el coronavirus entre los residentes de centros de Castilla y León, incluidos los casos con sintomatología compatible, lo que supone el 67% del total de los muertos en la Comunidad por el virus. Los primeros fallecidos por esta enfermedad son del 13 de marzo y la mayor parte de los decesos, el 95%, se concentró entre el 19 de marzo y el 8 de mayo.
Blanco reconoció «falta de previsión» en todo el mundo, lo que arrolló a países como Estados Unidos, Francia, Italia o Reino Unido. «Ninguna entidad, institución, organización o administración de España, incluidas las residencias de personas mayores y la atención sanitaria pública que atiende a las mismas, estaba prepara para hacer frente a la dimensión de la pandemia», afirmó la consejera de Familia. Además, al inicio de la pandemia, apuntó que en el 74 por ciento de los centros no disponía stock suficiente de equipos de protección. Así más de 4,4 millones de mascarillas y más de un millón de guantes, en total más de 6,8 millones de productos de este tipo. También se incorporaron más de 970 contrataciones por bolsas de empleo y personal de servicios y sanitario de otras consejerías. Otra de las medidas fue facilitar la contratación por otras vías alternativas al Ecyl.

El 78% de  centros no tuvo casos  ni muertos

En cuanto a la morbilidad, la consejera indicó que el 78% de los centros de mayores y discapacidad (1.214) no tuvo casos de coronavirus activos ni fallecidos con la enfermedad. Además, apuntó que el 64% de los centros de mayores ha estado libre (700) de contagios y en ellos reside el 51% del total de usuarios. «Existe una correlación estadísticamente significativa entre la incidencia de la covid en un territorio y en los centros residenciales», explicó. Además, detalló que de los que se contagiaban, con síntomas compatibles o confirmados, fallecieron el 27,9%. Por tanto, apuntó que de los 42.859 residentes, la morbilidad afectó al 18,9%, 8.088 contagiados, con diferencias muy notables entre provincias.