scorecardresearch

El mercado hipotecario encadena siete años de recuperación

Óscar Fraile
-

Las entidades financieras concedieron 4.598 préstamos el año pasado en Valladolid, con un importe medio de 112.154 euros, un 8,5 y un 26,8 por ciento más que en 2020, respectivamente

Edificios de viviendas en Valladolid. - Foto: Ical

El mercado hipotecario sobre viviendas siguió el año pasado la senda de a recuperación que inició en 2014, después de unos años de desplome tras la explosión de la burbuja inmobiliaria en el año 2007. Las entidades financieras concedieron el año pasado 4.598 créditos en la provincia, lo que representa un 8,5 por ciento más que el año anterior y prácticamente el doble que seis años antes. Lo mismo sucedió con el importe medio de estos préstamos, que el año pasado fue de 112.154 euros, un 26,8 por ciento más que en 2020.

Estas cifras devuelven al mercado hipotecario a la mejor situación en los últimos diez años, en consonancia con lo que ha sucedido con la venta de viviendas, que también viven su mejor momento en una década. Eso sí, este avance no impide que estos números todavía estén muy lejos de los que registraba la provincia antes del estallido de la burbuja inmobiliaria. Por ejemplo, en 2006 se concedieron 12.749 préstamos, casi el triple que los actuales, con un importe medio de 138.204 euros. La facilidad con la que las entidades concedían préstamos hipotecarios por entonces contrasta con la sequía de los años posteriores.

Con todo, el incremento de las hipotecas en Valladolid está sensiblemente por debajo del de Castilla y León, donde aumentaron un 23 por ciento, hasta las 16.821. Un incremento muy similar al registrado en España, donde se concedieron 417.501.

Una de las razones que explica este fenómeno es el bajo coste que caracterizó los créditos hipotecarios el año pasado, algo que los expertos avisan que podría cambiar el presente año. «La mayoría de los expertos sostiene que el tipo hipotecario por excelencia habría tocado suelo y su evolución este año será al alza, aunque de manera muy lenta y progresiva», señalan fuentes del sector.

El jefe de BBVA Research para España y Portugal, Miguel Cardoso, asegura que  la expectativa es «que el saldo del crédito hipotecario en España muestre un estancamiento hacia finales de año, en línea con lo observado en 2021». Este estancamiento, según él, tiene que ver «con que una buena parte de los hogares continúa pagando sus hipotecas y no ve la necesidad de incrementar más su endeudamiento, ya sea para comprar una vivienda de mayor valor o para adquirir otra».

Desde Unicaja aseguran que «en Valladolid hay mucha obra nueva y muchas promociones inmobiliarias en marcha», pero llaman a «ser prudentes», ya que «existen factores de incertidumbre en la economía nacional e internacional que pueden afectar a la tendencia natural del mercado, como la evolución de la pandemia o de la inflación». No obstante, las mismas fuentes opinan que la tendencia del mercado será positiva, como en los últimos meses. «Las nuevas formalizaciones de operaciones de financiación hipotecaria presentaron en Unicaja Banco un incremento interanual significativo», finalizan las mismas fuentes.