scorecardresearch

Nuevo juicio a Lino Rodríguez por administración desleal

D.V.
-

El presidente de Asaja Valladolid entre 1990 y 2014 vivirá su quinto proceso en tres años, en esta ocasión por distintos presuntos delitos a través de la sociedad Campo Abierto

Lino Rodríguez, en la Audiencia. - Foto: Europa Press

El presidente de Asaja Valladolid entre 1990 y 2014, Lino Rodríguez, vivirá este martes, 26 de octubre, el quinto juicio contra su persona en los últimos tres años, en este caso por distintos presuntos delitos a través de la sociedad Campo Abierto, de la que era presidente.

Cuando no ha pasado una semana del cuarto y último fallo, en este caso absolutorio dictado por la Audiencia de Valladolid respecto del polémico contrato entre Asaja y Sodeprin, mercantil esta última de la que Rodríguez y su esposa eran administradores, toca ahora el turno al Juzgado de lo Penal número 1, que, en un nuevo proceso, el quinto ya, sentará en el banquillo al exlíder agrario --en su caso declarará por videoconferencia desde prisión--, así como al que fuera miembro de la Junta Directiva, Enrique Vallejo, y al exvicepresidente, Gerardo Rico.

Fiscalía de Valladolid solicita en este caso a Rodríguez y Gerardo Rico un total de cuatro años y nueve meses de cárcel y multas por importe de 13.200 euros por delitos de administración desleal, falsedad documental, imposición de acuerdos lesivos a los socios y obstrucción del ejercicio del derecho de los socios, mientras que Enrique Vallejo se expone a una condena de dos años y nueve meses y una multa de 7.200 euros por falsedad documental e imposición de acuerdos lesivos a los socios, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

En este procedimiento, en el que también se encuentra personada Asaja como acusación particular, se investiga la supuesta falsificación de un acta en 2013 de una asamblea general en la Sociedad Cooperativa Agropecuaria Campo Abierto, de la que era presidente Lino Rodríguez, dirigida a lograr el control de la misma.

También se acusa a los procesados del cobro por parte de Campo Abierto de un total de 122.000 euros para la compra de un local obtenidos a través de la Cooperativa Agropecuaria Patata Industrial y de Consumo (Indycons), que presidía Gerardo Rico, sin, presuntamente, haber sido acordado por el órgano de gobierno de esta última mercantil, es decir, de espaldas al resto de socios.