Luis Fonsi: "La música latina vive un buen momento"

ICAL
-
Luis Fonsi: “La música latina vive un buen momento"

El cantante puertorriqueño actúa este viernes en la Plaza de Toros de Arroyo, dentro de la gira mundial de presentación de 'Vida', su último álbum

Del estallido reggaeton y los ritmos latinos de ‘Despacito’ e ‘Imposible’ a baladas románticas como ‘Le pido al cielo’, del ambiente festivo de ‘Échame la culpa’ o ‘Calypso’ al intimismo melódico de ‘Sola’, los seguidores del cantante puertorriqueño Luis Fonsi podrán disfrutar este viernes en la plaza de toros de la localidad vallisoletana de Arroyo de la Encomienda del directo de uno de los cantantes de mayor éxito del panorama internacional. Las entradas para el espectáculo, que se enmarca dentro de su gira mundial de presentación de ‘Vida’, su décimo trabajo de estudio, están a la venta al precio de 38,5 euros en los portales de internet See Tickets y El Corte Inglés.

¿Qué le da la música a Luis Fonsi y qué quiere darle con ella a sus seguidores?

La música es recuerdo, es recordar, es esa desconexión o conexión, dependiendo de lo que estemos atravesando y necesitemos en cada momento. Algunas veces necesitamos olvidar, sentirnos libres, y esa desconexión es buena, y otras veces queremos conectarnos con algo, con un ritmo, con un sentimiento o con un recuerdo. Cada canción es una vía de escape, sea un tema rítmico, para bailar ahora en la playa en pleno verano o sea un tema romántico, para ponernos más melancólicos.

Creo que con tres años ya apuntaba maneras de cantante. ¿Qué caminos le condujeron hacia el mundo de la música?

Desde muy niño, desde que recuerdo, siempre quise comunicarme a través de la música.  Obviamente cuando era jovencito no sabía que iba a terminar siendo mi profesión, pero sí sabía que me gustaba y que me sentía muy cómodo en ella. Al crecer me di cuenta de que quería seguir aprendiendo más, y estudié y me preparé, tocando piano y guitarra, en coros, hasta llegar la universidad y estudiar música allí. Lo tenía claro, creo que es una virtud poder tener claro a temprana edad que es lo que uno quiere hacer. Gracias a Dios tuve el apoyo muy temprano de mi familia, que me encarriló y me ayudaron a prepararme para llegar listo a esa primera audición, a ese primer concierto.

¿Cuándo tuvo claro que la música era la profesión a la que quería dedicar su vida?

A los 14 o 15 años, en el instituto, uno va pensando qué quiere estudiar, cuál será su próximo paso, y a mí no se me pasaba otra cosa por la cabeza que la música. No sabía cómo iba a terminar todo exactamente pero sí sabía que me quería preparar como músico, y sabía que quería cantar en español. Viví gran parte de mi juventud en Estados Unidos, o sea, que hablaba en inglés y todas mis clases eran en inglés, pero siempre he tenido esa conexión con mi idioma, con la música latina y el público latino. Ya en mi segundo año de universidad me entró la inquietud de escribir mis canciones y empezar a grabarlas, en tercero empecé a mostrar mis demos a varias discográficas... Fue bastante temprano todo.

Repasando su trayectoria, es usted un cantante que ha recibido una amplia formación tanto en teoría, como solfeo, canto y composición. ¿Lo considera fundamental para alcanzar el éxito en la música?

En esta y en cualquier profesión, prepararse es la clave. Es importante tener disciplina, pasión y enfocarse, pero en la preparación para mí está todo. Eso no significa que para triunfar en la música sea imprescindible tener un bachillerato en música clásica como hice yo, pero prepararse sí. Siempre digo a los jóvenes que quieren ser cantantes que aprendan a tocar un instrumento para poder escribir canciones y hablar el idioma de la música. No se trata solo de ponerte ante el micrófono y cantar, o hacerte la foto en Instagram, se trata de transmitir emociones reales, de ser auténtico y de ser músico.

¿Cómo le ha condicionado el hecho de vivir fuera de su tierra natal desde los diez años?

Mudarme de Puerto Rico a Estados Unidos fue un momento difícil. Tuve que aprender un nuevo idioma, te sueltan un día en la escuela y tienes que adaptarte de la noche a la mañana. Esos primeros dos años no fueron mis favoritos, por así decirlo, pero a la vez me obligaron a crecer, a madurar, me abrieron una puerta que no sabía que existía, y empecé a escuchar otros géneros, otro tipo de música, sin abandonar aquello con lo que crecí: la música latina. Se abrieron nuevas puertas y eso me hizo apreciar aun más las costumbres y las tradiciones de los latinos, y apreciar y adorar más mi idioma, el castellano. Cuando te quitan algo lo extrañas más, lo quieres y lo celebras más, y así me pasó a mí. Aquel traslado, en lugar de hacerme abandonar mis raíces, hizo que celebrase más, que las extrañase más, y que quisiera estudiarlas, investigar más mi idioma. Algo que ahora intento transmitir a mis hijos.

Han pasado 20 años y diez discos desde que inició su trayectoria con ‘Comenzaré’. ¿Cómo ha evolucionado su sonido?

He evolucionado muchísimo. Cada disco es una nueva búsqueda, una nueva propuesta. Siempre el denominador común es la voz, el sentimiento, la melodía que está ahí y que a veces viene vestida de mucho sabor, de ritmos urbanos, latinos, y que otras veces viene desvestida, con una sola guitarra y mucho sentimiento. Ese es el variable, que va evolucionando con el tiempo porque todos cambiamos, y lo que escuchábamos entonces es completamente diferente. Igual que la manera en que se grababan y producían los discos hace 20 años es completamente diferente. Siempre es muy importante estar innovando. Mi genero es el pop, pero ahí dentro hay muchas influencias, rock, urbana, latina, R&B, tropical… Yo voy buscando y dejándome llevar a ver qué es lo que me pide cada canción. Muchas veces me siento a escribir sin pensar mucho y dejo que el sentimiento me lleve en cada canción. Es bonito porque cada vez que te sientas a hacer un disco es como lanzarte al vacío, te dejas llevar y se va definiendo él mismo.

‘Vida’ ha sido su primer disco en cinco años. ¿Qué quería reflejar en los 15 temas que integran el álbum?

‘Vida’ fue un disco bastante diferente al anterior, ‘8’. Entre ambos hubo el cambio más drástico que ha habido en mi carrera, porque ‘8’ fue muy orgánico, grabado casi en vivo, en Londres, con los músicos tocando en la misma sala a la vez. Yo quería esa esencia orgánica y en vivo. ‘Vida’ es un disco mucho más moderno, mucho más rítmico, con muchísima más fusión (tiene muchas colaboraciones), en el cual regreso y celebro más los sonidos latinos. Por ejemplo ‘Despacito’, aunque es una fusión pop urbana tiene mucho esa esencia latina, del cuatro puertorriqueño, tiene mucho de los sonidos de mi tierra. ‘Échame la culpa’ tiene mucha influencia colombiana, hasta el acordeón del ballenato, un género que disfruto mucho. ‘Calypso’ es un tema muy del Caribe, que recoge esa influencia de las islas, de Trinidad y Tobago, de Jamaica. También hay baladas, como ‘Sola’ y ‘Le pido al cielo’, que están cantadas con mucho sentimiento, pero hasta las baladas tienen un arreglo mucho más moderno porque el pop siempre está en plena evolución.

¿Se esperaba la extraordinaria repercusión que iba a tener con ‘Despacito’ cuando salió del estudio de grabación hace dos años?

Teníamos un ‘feeling’ muy positivo de la canción en todas las etapas, desde que la escribí con mi guitarra, cuando era un demo muy simple, hasta que la produjimos y fue agarrando mucha personalidad. Cuando se suma Daddy Yankee se nos iluminan los ojos a todos, porque a partir de entonces reúne nuestros dos mundos, con la energía y el ritmo que cada uno le damos a la canción. Fue todo un proceso de gratas sorpresas. A la hora de lanzarla sí pensábamos que iba a ser importante para el público latino; yo no suelo pensar que algo va a ser un ‘hit’ asegurado porque nunca sabes cómo reaccionará la gente, pero en este caso sí tenía un buen presentimiento con ella. Me sentía muy positivo y cuando se la mostraba a amigos o familia pensaba que tenía algo muy especial en las manos. Ahora, lo que pasó de ahí en adelante, especialmente a nivel mundial, jamás se me cruzó por la mente. Que fuese una canción numero 1 en Rusia, en China, en Reino Unido... en lugares donde no se habla el idioma ni se escucha este tipo de música, que culturalmente son muy diferentes y donde se convirtió en un fenómeno y sigue en los primeros lugares aún a día de hoy. Mi cerebro y mi corazón, dos años y medio después, todavía no lo han procesado.

¿Qué momento vive la música latina a nivel internacional?

Vive un gran momento, el momento que todos sabíamos que merecía. Es su mejor momento pero no me gusta decirlo porque todavía falta mucho por hacer. Creo que lo mejor todavía está por venir, pero la música latina ya ha logrado hacerse un gran hueco en el mundo e influenciar a otros géneros y a otras culturas. Ahora vemos que artistas anglosajones, europeos o asiáticos quieren colaborar con nosotros, hacer cosas en español, ponerle un poco de este ritmo y sabor que llevamos dentro los latinos. Es algo que me enorgullece mucho y hay que aprovechar este momento para seguir haciendo buenas canciones y para seguir llevando y poniendo nuestro nombre muy alto.

El disco ha sido producido por los ganadores del Grammy Latino Mauricio Rengifo y Andrés Torres. ¿Qué tonalidades musicales ha explorado con ellos?

Los dos juegan una parte muy importante en este disco, en cada canción, en las tonalidades y en la dirección del disco. Son dos jóvenes colombianos que han estudiado música, que son músicos (uno batería y el otro pianista) y conocen y se han criado escuchando todo tipo de géneros: el pop, los géneros tropicales y los géneros urbanos. Han sabido hacer su propio hueco en la música usando esos tres ingredientes y creando su propia receta con ellos. Me siento orgulloso de que su primera oportunidad grande, como productores, llegara con ‘Despacito’. Les considero hermanos y todo lo que he hecho desde entonces a nivel de composición y producción ha sido con ellos. Estamos haciendo cosas ya para el próximo disco y siempre estamos innovando, creando cosas nuevas. Son dos pequeños genios.

En este disco aparecen colaboraciones con artistas como Ozuna, Demi Lovato y Stefflon Don, además de Daddy Yankee o remezclas a cargo de Justin Bieber y Karol G. ¿Qué le aporta meterse en el estudio a colaborar con otros cantantes de esa talla?

Cada colaboración, cada artista, le da un color diferente a las canciones. Es como cuando estas pintando un cuadro y quieres un color que no tienes en tu paleta; yo busco ese color y me da esa profundidad, ese contraste que justo necesitaba. Así lo concibo. Hago la canción y me pongo a escuchar qué le falta, quién me puede aportar. Por eso traje a Demi, porque ‘Échame la culpa’ necesitaba esa conversación con una artista femenina, que suena súper refrescante. Stefflon es jamaicana pero también tiene un rollo rapera ‘british’ que le da un tono muy interesante a ‘Calypso’. Ozuna es un artista urbano, con una voz y una manera de interpretar con mucho romanticismo que se ve en ‘Imposible’. Yankee es la cara del reggaeton, uno de los artistas que más energía tiene sobre un escenario frente a un micrófono, y le da una inyección de adrenalina a ‘Despacito’ que yo no tengo; yo soy un cantante más melódico y él le da ese contraste, que creo que fue gran parte del éxito de la canción. Las colaboraciones me encantan y por eso están funcionando tan bien en general hoy día.

¿Qué podrá encontrar quien vaya a verle este viernes en la plaza de toros de Arroyo?

Estoy feliz de presentarme en Valladolid. Hace muchos años que no actúo allí. Estaremos haciendo un ‘show’ muy dinámico, con estas mezclas y variables de canciones rítmicas y canciones románticas. Va a ser una gran noche. Esta gira la estoy disfrutando. Apenas comenzó hace dos conciertos, que hemos tenido ‘sold out’ y llegamos llenos de energía, y agradecidos de que el público ha sido inmenso hasta ahora. Esta noche actuaré en Madrid y ya estoy loco porque llegue el viernes y presentarlo en Valladolid.

Imagino que el repertorio de los conciertos se centrará en ‘Vida’ pero también recuperará canciones de discos anteriores...

La gira se llama ‘Vida’ pero es un recorrido desde la primera canción que canté hasta la más reciente. En todo momento hacemos un viaje en el tiempo, con ‘medleys’ de diferentes canciones. Voy a cantar todas esas canciones que el público quiere escuchar.