Un invierno sin heladas da paso a una cálida primavera

A. G. Mozo
-

Los termómetros estuvieron por encima de la media seis de cada diez días y solo se registraron temperaturas bajo cero en Valladolid 21 de los 89 días de la estación

Gente en terrazas por el centro de Valladolid - Foto: Jonathan Tajes

Valladolid estrena primavera y por delante arrancan 92 días y 18 horas de una estación que comienza con el atípico sello de este aislamiento social que impone la alerta del Coronavirus y que hace que, por el momento, la meteorología deje de formar parte de las preocupaciones de una ciudadanía que ya no tiene que mirar al cielo para organizar su ocio. Pese a ello, las previsiones son halagüeñas ya que anuncian una primavera con temperaturas por encima de lo normal en todo el país. Cálida, como cálidas han sido muchas de las 89 jornadas de un invierno que comenzó a las 5.19 horas del 22 de diciembre y que se cerró a las 2.50 del viernes 20 de marzo dejando esa sensación de que fue suave.
El invierno se va dejando unas máximas cercanas a los 20 grados en Valladolid por encima de los 15,2 que, de media, suele marcar este mes en la provincia. Y todo en una última semana de la estación en la que el invierno quiso despedirse a lo grande, con una DANA (Depresión Aislada a Niveles Altos) que dejó en unas horas once de los casi 55 litros contabilizados en todo el periodo y que llevó al mercurio a protagonizar caídas muy bruscas, de hasta 19,4 grados en apenas 17 horas; de los 20,5 anotados a las 14.40 del día 15 de marzo (el pasado domingo) se pasó a los 1,1 que marcaban los termómetros a las 7.40 horas de la siguiente madrugada, la del lunes 16 de marzo, en la que cayeron esos once litros por metro cuadrado y que dejó una temperatura máxima de solo 7 grados.
Ese último lunes del invierno fue el día más frío no solo de todo el mes de marzo, sino también del de febrero e, incluso, más que muchos días de enero, lo que da idea de lo excepcional que fue el descenso del mercurio del último fin de semana de la estación.
El invierno se va sin dejar casi sus tradicionales heladas en esta provincia. Solo se contabilizan 21 jornadas (de las 89 de la estación) bajo cero y no en todas llegaron a registrarse heladas. El día que más frío hizo fue el 12 de enero, cuando los termómetros bajaron hasta los -4,3 grados, en medio de la época más fría de este invierno, aquella en la que se encadenaron diez días con el mercurio bajando a la zona negativa, justo después de otras siete jornadas en idéntica situación, en el cambio de año. El resto de los días bajo cero fueron anécdotas a finales de enero y, sobre todo, en febrero, un mes excepcionalmente seco y cálido.

28 DÍAS MÁS CÁLIDOS

Los datos de febrero resultan especialmente significativos, ya que en 28 de los 29 días de este bisiesto febrero, el mercurio estuvo por encima de los 11,2 grados de media que marca la historia de los últimos 30 años en Valladolid. Las mínimas (fijada de media en 0,7) fueron también más altas en 26 de los 29 días del mes.
Algo parecido ha ocurrido con los 19 días invernales de marzo, 13 de los cuales han marcado unas máximas superiores a la media histórica (15,2). Por su parte, enero anotó 15 de 31 días por encima de lo normal (8,2) y diciembre, seis de las diez jornadas invernales (8,6). Todo para acumular un global que evidencia que los termómetros de Valladolid estuvieron por encima de la media seis de cada diez días de la estación, tanto en la máxima como en la temperatura mínima.
Es lo mismo que ha ocurrido en el conjunto del país, ya que, según el análisis de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el invierno ha sido el más cálido en España en el siglo XXI con una temperatura media de 9,7 grados, es decir, 1,8 por encima de la media. También ha sido el segundo invierno más cálido desde 1965, solo por detrás del invierno 1989-90.

SOLO DOS LITROS EN FEBRERO

En el análisis de las lluvias destaca también lo escasas que fueron en el febrero vallisoletano, ya que solo dejaron 2,2 litros, los registrados el día 8 del mes, que fueron algo así como la rampa de lanzamiento de una racha de 21 días sin llover que se llegaron a encadenar a partir de entonces y que se rompió con el cambio de mes, el 1 de marzo.
Con todo, no fue la peor racha de este invierno calificado como de «muy húmedo» por la Aemet en la comunidad de Castilla y León, pero que en Valladolid dejó menos lluvia de la habitual. Entre finales de diciembre y enero, la provincia encadenó hasta 23 jornadas sin una sola gota. En total, fueron 54,8 litros durante toda la estación, un 56% de los 97 que corresponderían a un invierno vallisoletano.

PREVISIÓN DE LA PRIMAVERA

Los pronósticos de la Aemet para la nueva estación hablan de que existe «una mayor probabilidad de que la temperatura alcance valores superiores a los normales en todo el país, tomando como referencia el periodo 1981-2010. En el caso de Valladolid, las estadísticas que se manejan en la delegación regional hablan de que marzo suele arrojar una media de 9 grados, que sube a 10,7 en abril, 14,5 en mayo y 19,3 en junio, unos meses en los que la media de la temperatura más alta sufre un progresivo incremento en su camino hacia el verano (15,2 en marzo; 16,9 en abril; 21,0 en mayo; y 27 grados en junio), muy similar a lo que sucede con las mínimas (2,8; 4,6; 7,9; y 11,6 grados).
En lo relativo a las lluvias que se prevén para la estación, la Agencia Estatal de Meteorología no maneja un pronóstico claro de cómo será la primavera, pero los estudios apuntan a que estará en guarismos «normales», lloviendo menos de lo habitual en esa época en el tercio norte de la Península, si bien esto será especialmente acentuado en Galicia y Asturias.