scorecardresearch

La inspección de Fomento pilla a casi 5.000 transportistas con el tacógrafo trucado o sin la autorización en regla

Agencia ICAL
-

La inspección de Fomento pilla a casi 5.000 transportistas con el tacógrafo trucado o sin la autorización en regla

Los servicios de inspección y vigilancia de la Junta de Castilla y León han pillado a cerca de 5.000 transportistas en 2013 con el tacógrafo trucado, sin este aparato que controla la jornada laboral instalado o sin la autorización en regla para realizar la actividad. Por ello, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha reforzado las medidas contra las prácticas fraudulentas y la economía sumergida en el sector de las mercancías y los viajeros.

El departamento de Antonio Silván apuesta por una inspección “reeducadora” para erradicar las conductas que “distorsionan” el mercado, con una caída de los precios, lo que supone una forma de competencia desleal para las empresas y profesionales que cumplen la normativa en vigor, sobre todo, en un periodo de crisis económica en el que la actividad se ha reducido notablemente. Además, Fomento entiende que la “eficaz” y “rápida actuación” ayuda a mejorar la “confianza” en el sistema de transporte por carretera.

En ese sentido, la Consejería ha dado un carácter “ordenador” al Plan de Inspección de Transportes por carretera, que se elabora de forma coordinada con los agentes económicos y sociales y la Agrupación de Tráfico de Castilla y León. Por ella, esta estrategia ha incrementado las actuaciones destinadas a garantizar las condiciones del libre mercado, sancionando aquellas prácticas infractoras que incidan sobre la igualdad en el acceso y concurrencia, la seguridad y el cumplimiento de la normativa social aplicable -jornadas y tiempos de descanso-. Además, ha intensificado las visitas y controles a empresas que de forma “reiterada” y “fraudulenta” vulnera la legislación del sector.

Asimismo, la Consejería llevó a cabo 101.616 inspecciones -44.087 en carretera y 57.529 en empresas-, de las que 55.780 se centraron en el análisis de las jornadas de trabajo efectuadas por los conductores, a través de la revisión del tacógrafo y otras documentaciones. Asimismo, se controlaron 45.836 vehículos, la mitad que otros años, si bien se formularon 24.210 denuncias, se incoaron más de 12.063 expedientes, de lo que se resolvieron 11.879, y se inmovilizaron 1.903 vehículos.

Sanciones comunes

Una de las sanciones más habituales fueron la carencia o manipulación del tacógrafo, que sumaron 2.033, lo que representa un 9,03 por ciento del total. Solo los profesionales de León y Segovia motivaron un tercio de las denuncias (683).También, se pusieron 229 en Burgos, 225 en Palencia y 209 en Valladolid. Le siguieron Soria con 183, Zamora con 182, Salamanca con 163 y Ávila con 159. Además, se sancionaron a 2.830 transportistas por no tener la autorización en regla.

En este tipo de denuncias, casi la mitad correspondieron a vehículos de León (500), Valladolid (357) y Burgos (343). También, se contabilizaron 326 en Salamanca, 281 en Zamora, 267 en Segovia, 259 en Palencia, 255 en Ávila y 242 en Soria. En relación al cabotaje, se controlaron en carretera 2.107 vehículos extranjeros, sin formularse ninguna denuncia por carencia de la licencia comunitaria. Además, sobre la documentación se tramitaron 1.462, un 6,49 por ciento del total. De ellas, la mayoría se registraron en dos provincias: Soria (273) y León (245).

También, entre las 756 inspecciones a empresas, los servicios del Gobierno autonómico realizaron controles a 104 empresas de transporte público de mercancías que no efectuaron el visado de sus autorizaciones en 2012 y tampoco lo renovaron en 2013. De esta forma, se revisaron 139 autorizaciones. También se requirieron 3.538 documentos de control y se inspeccionaron a 107 operadores de transporte.

Descansos

Seis de cada diez transportistas sancionados en 2013 cometieron una infracción relacionada con los tiempos de conducción y descanso, lo que afecta a la seguridad, las condiciones sociolaborales de los trabajadores y genera prácticas contrarias a la libre competencia. En total, se contabilizaron el pasado año 15.004 denuncias, un 61,97 por ciento, ya que incluyen 4.312 por exceso de tiempo de conducción, 1.625 por ponerse al volante de forma ininterrumpida, 5.41 por los descansos diarios, 3.126 por manipulación de los discos.

En las inspecciones a empresas, se controlaron los tiempos de conducción y descanso en 545 operadoras y a 1.749 vehículos de 1.789 conductores y se analizaron 55.780 jornadas de trabajo, lo que derivó en 125 denuncias. Solo los transportistas de León, Soria y Segovia generaron 7.314 denuncias, el 48,74 por ciento, al motivar 2.596, 2.714 y 2.004 sanciones, respectivamente. A ellos, les siguieron los profesionales zamoranos con 1.398, vallisoletanos (1.389), abulenses (1.401), palentinos (1.309), salmantinos (1.138) y burgaleses (1.055).

Exceso de peso

Respecto al exceso de peso en la carga, la inspección del Gobierno autonómico detectaron 2.830 sanciones, lo que supuso el 11,68 por ciento de las denuncias. Los profesionales de Valladolid (476) y Soria (456) fueron en este capítulo los más infractores, seguidos de los de Palencia (422), Burgos (382), Zamora (367), Segovia (356), Salamanca (196), León (106) y Ávila (104). A través de campañas específicas se realizaron 537 controles de pesaje de larga duración, que permitió denunciar 88 infracciones.

Controles y sanciones

En total, 24.210 vehículos de transporte nacional e internacional de mercancías y viajeros fueron denunciados en 2013. Las denuncias fueron el resultado de los 45.836 controles -44.087 en carretera- que se llevaron a cabo a vehículos de estas características el pasado año (37.845 nacionales y el resto, 7.991, internacionales), cifra que representó un 60,13 por ciento menos que en 2012, con un incremento del 27,42 por ciento en el número de sanciones.

Por provincias, el mayor número de controles se efectuó en Palencia con 7.223, lo que significa un 15,75 por ciento del total, seguida de Soria, con 6.302 (13,74 por ciento). Segovia y Salamanca registraron 5.341 y 5.333 inspecciones en cada una de ellas. En puestos intermedios se situaron León (4.670), Zamora (4.635), Burgos (4.444) y Valladolid (4.044). A la cola, Ávila, con 3.844. Igualmente, se inmovilizaron 1.903 vehículos. Destacan los 461 de Palencia, los 347 de Salamanca y los 257 de Segovia.

También, se llevaron a cabo campañas específicas por el personal de la Junta -65 funcionarios y 23 agentes auxiliares- en colaboración con 58 especialistas en transporte de la Guardia Civil de Tráfico. Además de los pesos de las cargas, se vigilaron a 265 vehículos de transporte escolar, con 155 infracciones, y 253 vehículos del Tansporte a la Demanda, con una denuncia.

Tacógrafo digital

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de sus servicios territoriales, ha expedido 75.512 tarjetas de tacógrafo digital de los cuatro tipos existentes (de conductor, de empresa, de centro de ensayo y de control) desde octubre de 2005, fecha en la que comenzó la implantación del sistema. Sólo en 2013 se expidieron 9.075 tarjetas, frente a las 11.069 de 2012, debido a que en 2011 se renovaron un gran número de ellas, ya que expiraba su periodo de validez (cinco años).

Las provincias con mayor número fueron León (1.698), Burgos (1.564), Valladolid (1.467) y Salamanca (1.087). Le siguieron Palencia (775), Segovia (771), Zamora (746), Ávila (544) y Soria (421).

El tacógrafo digital controla la jornada laboral de los conductores profesionales y aporta datos como el tiempo dedicado a la conducción, al descanso o a otras actividades, los kilómetros recorridos, datos del ‘chófer’ y origen y destino del transporte. Se constituye en un elemento imprescindible para vigilar que los transportes de mercancías y viajeros que se someten a la normativa de tiempos de conducción y descanso, garantizando así la competencia leal entre transportistas.

Su instalación es obligatoria, con carácter general, para los vehículos destinados al transporte de mercancías de más de 3,5 toneladas de masa máxima autorizada (MMA), incluidos remolques y ‘semirremolques’ y para los destinados al transporte de viajeros con más de nueve plazas el conductor.