scorecardresearch

Hardcore metal desde 2016 y con muchas ganas de crecer

M.B
-

Blaze The Trail cuenta un EP y un LP, más dos canciones grabadas este año que, nunca se sabe, quizá acaben en otro trabajo en la calle. Su sueño, girar en el extranjero

Hardcore metal desde 2016 y con muchas ganas de crecer - Foto: Javier Bragado

Su historia arrancó en el 'El Purgatorio' en Medina del Campo. Y continúa seis años después. Allí se juntaron Diego (voz), Dani (batería) y Jose (guitarra) y allí decidieron dar un nuevo paso en la escena musical, dejando atrás otro proyecto e iniciando el de 'Blaze The Trail'. Allí les conoció Miguel (guitarra solista). Y allí tocaron este domingo, 4 de septiembre. El Purgatorio les acompaña. 

El grupo se formó, oficialmente, en 2016, tras esa reunión en Medina. «Llevamos ocho años en activo con otra banda. Se acabó porque cada uno tenía otras motivaciones en la vida. Y nosotros tres queríamos algo más», recuerdan. Y desde entonces ya han sacado un EP, 'Of the ground', con cinco temas grabados en el Espacio Joven con David Martín, Dino, a los mandos; y un LP, 'Not A Game', con 8 canciones, grabado en los estudios The Metal Factory en Madrid con Eneko Celestino. Por el medio, llegó Miguel y este 2020, Javi (bajo). 

«El nombre viene de 2015. Diego estaba en Estados Unidos y ya había alguna idea. Significa 'abrir el camino', que era lo que hacían en la época colonial los primeros exploradores, los que se encargaban de trazar los mapas, y eran conocidos como Trailblazers. Además, fonéticamente tiene potencia y es reconocible», resumen desde este banda de hardcore metal: «Estamos en plena evolución. La idea inicial era 80% de hardcore y 20% de metal, pero estaremos cerca del 50-50, estamos intentando balancear las partes».

Con el EP de 2017 hicieron 28 conciertos por toda España; así que se lanzaron a una campaña de 'crowfounding' para conseguir dinero para el LP. Tras la pandemia, y después de estar componiendo, han grabado este año dos temas en Portugal, bajo la batuta de Vasco Ramos: «De momento no  hemos hablado de EP ni LP. Solo grabar cosas. Es un reencuentro hacia qué tipo de sonido quiere ir la banda». Es esa evolución de la que hablan.

Acaban de tocar en el Resurrection Fest de Viveiro; en el Z Live Rock de Zamora, en el Vacceo Rock en San Miguel del Pino y en el Comendatio Music Fest en Portugal; y ahora les espera Medina y más adelante Murcia: «Uno de nuestros objetivos es salir al extranjero». De hecho, el nombre y sus canciones, todas en inglés, invitan a ello.

Sus estribillos tienen potencia, significado... «No queremos que nos digan que somos una banda más», resumen. Y sus letras se meten en charcos, aunque de forma más sofisticada. «El problema de este tipo de música es que es difícil de entender todos los matices de la parte lírica. Si entras a leer la letra, sí es reivindicativa, enfocada a los valores del hardcore, la lucha contra la corrupción política, contra el sistema capitalista (como en su último single), contra desastres medioambientales, homofobia, racismo, sexismo...». Y, aunque tienen muchos referentes, algunos en común son 'Architects', 'While she sleeps', 'Bring me the horizon' y 'The Ghost inside'. El negro es su color, salvo Diego, que tiene más libertad y, aunque no es una parte identificativa, sí cuidan la estética dentro de su género.

Ahora mismo, aseguran, que todo es inversión: «Ojalá algún día nos devuelva algo la música, pero nos lo tomamos como viajar: ¿Qué retorno te dan los viajes?».