El vacuno de leche va camino de desaparecer

R.G.R
-

El número de explotaciones ha caído a la mitad en la última década. Ya solo quedan 62

Las granjas de vacuno de leche en la provincia cada vez son más escasas. - Foto: J.TAJES

Situación crítica para el vacuno de leche en Valladolid. Las explotaciones se han ido reduciendo por la falta de rentabilidad durante los últimos años y ya se ha convertido en un sector prácticamente irrelevante «sin ningún peso» frente a la industria. El miedo de los sindicatos agrarios es que finalmente? las ganaderías se vean reducidas a un número tan insignificante y con una dimensión tan grande que los ganaderos propiamente dichos terminen desapareciendo.   
La realidad de estas explotaciones es clara. La tendencia ha sido descendente durante los últimos 30 años hasta reducirse a un número irreconocible hace unas décadas. La falta de rentabilidad y de reconocimiento por parte de la empresa láctea ha ocasionado que los ganaderos poco a poco hayan ido retirándose y ya solo trabajen 62 ganaderías en la provincia. 
Según los datos proporcionados por el sindicato UCCL a este periódico, el número de explotaciones se ha reducido a la mitad en la última década. En el año 2009, en la provincia trabajaban 127 explotaciones, mientras que el año pasado este número se había reducido hasta las 62. «En unos años únicamente habrá media docena de explotaciones que se parecerán más a una industria que realmente a una explotación ganadera», relata el responsable de UCCL en Valladolid, Valentín García. 
  Esta merma en la cifra de explotaciones no es nueva. Hay que tener en cuenta que, según los mismos datos, en el año 1987 el número de explotaciones era de 1.542. Desde ese momento, se ha venido registrando una continua bajada que llevó a la provincia a las 254 en el año 2003. 156, en 2005 y 128, 2008. «El camino que llevamos es que al final van a desaparecer», lamenta García. 
La organización agraria tiene claro que el problema se basa en el precio y en la falta de rentabilidad de las explotaciones, que ven cómo la industria láctea marca un precio que en algunas ocasiones está por debajo de los costes de producción.  En la actualidad, la industria láctea está pagando el litro de leche en Castilla y León a una media de 32 céntimos por litro, algo que los sindicatos consideran «irrisorio». «Nosotros siempre hemos afirmado que no se debería vender ni un solo litro por debajo de los 38 céntimos porque no se cumplen los costes». 
Desde UCCL apuntan que el sector no tiene una solución «a corto plazo» porque la industria puede seguir recogiendo la leche en las explotaciones por debajo de los costes al tratarse de un «producto perecedero». «Si se lo vendes a ese precio bien y si no te dicen que no te llevan la leche y a ver qué haces con ella». 
Según los datos publicados por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), el precio medio ponderado de la leche de vaca registró una nueva bajada en el mes de julio en España. Por contra, se han recogido en España 621.685 toneladas de leche, lo que supone un 1,9 por ciento más que en el mismo mes de 2019. «Pedimos que se tomen cartas en el asunto por parte de las administraciones porque al final toda la cabaña ganadera se va a concentrar en muy pocas manos. La producción aumenta y las explotaciones no paran de crecer en número de animales. Al final, serán ganaderías industriales, no ganaderas». 
Castilla y león. Este problema de reducción de explotaciones de la provincia también afecta al resto de la Comunidad. Los datos confirman que Castilla y León se encuentra ya por debajo del millar de ganaderías tras una rápida desaparición. ?En concreto, hace una década había 2.890 explotaciones de vacuno de leche en las nueve provincias, mientras que el año pasado esta cifra era de 960. León es la provincia que más ganaderías tiene, con 311, cinco veces más que Valladolid.