scorecardresearch

El móvil ya no se toca

A.G.M.
-

El lunes entra en vigor la última reforma de la ley de tráfico, que eleva hasta seis puntos el castigo por manipular o llevar el móvil en la mano cuando se conduce. Cada año, la Guardia Civil sorprende a más de mil vallisoletanos usando el teléfono

Un conductor manipulando el teléfono al volante. - Foto: J. Tajes

La DGT estima que uno de cada cinco accidentes de tráfico está provocado por la incorrecta utilización del móvil al volante. Así, cada año, más de 300 personas se dejan la vida en España por las distracciones que provoca un uso que ha cambiado radicalmente en los tres lustros de vigencia del carné por puntos y que desde el lunes 21 de marzo se va a adaptar a los nuevos tiempos, elevando, además, el castigo para aquellos conductores que sigan aferrados al móvil. La multa va a seguir siendo de 200 euros, pero en lugar de tres se detraerán seis puntos.

En 2006, cuando entró en vigor la ley de tráfico, el teléfono era una herramienta que, prácticamente, solo se utilizaba para las llamadas, por lo que la normativa se centraba en cazar a aquellos que lo llevaban en la oreja en lugar de funcionar con equipos de manos libres. Pero el paso del tiempo ha provocado un cambio radical, por la expansión de los smartphone y la generalización de las comunicaciones a través de aplicaciones de mensajería y de las redes sociales; no es extraño ver a conductores que envían mensajes al volante o que lo llevan siempre en la mano, dictando o mandando audios. Y es precisamente sobre ello en donde quiere intervenir la Dirección General de Tráfico con total contundencia para erradicar esos peligrosos comportamientos.

El nuevo articulado que entra en vigor el lunes 21 de marzo prohíbe expresamente «utilizar, sujetando con la mano, dispositivos de telefonía móvil mientras se conduce». Y la DGT advierte de que todo lo que sea estar al volante con el coche en marcha es conducir, de modo que los agentes también podrán multar a aquellos que suelen aprovechar los semáforos para echar un ojo a su teléfono. Desde que Tráfico dio el visto bueno al cambio de la ley, ha ido afinando los detalles de esa norma que contempla denuncias solo con tenerlo sujeto, aunque no se esté manipulando.

El mensaje es claro: el móvil ya no se toca. Yquien lo toque, pues se llevará una 'receta' de 200 euros y seis puntos, el doble de créditos de los que se detraían hasta ahora al ser cazado utilizando el móvil al volante.

1.194 DENUNCIADOS EN 2021

En Valladolid cada año son más de mil los conductores sancionados por este concepto, unas cifras que van a la baja en los últimos tiempos: en 2021 fueron 1.194, por los 1.221 del pandémico 2020 y los 1.345 de 2019, un año en el que se produjo el último gran incremento de estas denuncias, al saltar desde las 1.124 de 2018. Nada que ver, en cualquier caso, con los registros que había a principios de la década pasada, cuando se superaban las 1.700 y que llegaron a ser 1.967 en 2012, que fue el ejercicio con más multas por uso de móvil.

Este no es el único cambio que llega de la mano de esta nueva ley de tráfico. Otro de los importantes es el del cinturón de seguridad, que genera casi el doble de denuncias anuales que el móvil en Valladolid. En 2021 fueron 1.980, por las 1.600 de 2020 y las 1.950 de 2019, cuando se duplicaron desde las 970 que se habían registrado en 2018. Igual que ocurrió con el móvil, el récord de sanciones por no usar cinturón se produjo en 2012, superándose incluso las dos mil (2.574), a pesar de que entonces aún no existían las cámaras capaces de detectar que no se lleva puesto; la provincia de Valladolid cuenta con cuatro de estos 'radares' del cinturón.

El castigo económico también se mantiene en los 200 euros, pero salta de tres a cuatro puntos. Este cambio también se aplica al mal uso del casco para los motoristas y de los dispositivos SRI de los niños en los coches.

ADELANTAMIENTOS

El paquete de novedades que trae consigo la nueva ley también introduce un par de modificaciones sobre cómo han de ser los adelantamientos. Así, en el caso de que se rebase a una bici o una moto, la DGT amenaza con  quitar seis puntos a aquellos que no dejen el metro y medio o que no se cambien por completo de carril, en el caso de que haya más de uno por sentido. Igualmente, se reduce el histórico margen de 20 kilómetros por hora para los adelantamientos en carreteras convencionales. Y se prevé la detracción de tres puntos para los que lleven en el vehículo detectores de radar o inhibidores.

También aumenta de cuatro a seis puntos la sanción por arrojar objetos a la vía, mientras que no hay cambios de la multa, que sigue en los 200 euros y, que es la línea que marca la nueva ley de tráfico con la que el Ministerio del Interior busca atacar comportamientos que se habían enquistado, aunque solo lo hace en el crédito de puntos, en lugar de en el bolsillo.

Es más, también establece un cambio en el mecanismo fijado para la recuperación de los puntos del carné, ya que se volverá a tener todo el crédito (15) siempre que el conductor consiga estar dos años sin cometer infracciones graves; hasta el momento, este período de tiempo dependía de la gravedad de las infracciones que llevaban a cada uno a perder puntos. 

Los cambios de la ley de tráfico se completan con la imposición de la tasa cero de alcohol para todos los conductores menores de edad, que no podrán circular con más de 0 ni en bicicletas, ni ciclomotores, ni motos de hasta 125 ni en VMP (patinetes). En esta línea, la nueva norma también obliga a que todos los autobuses fabricados a partir del 1 de julio de 2022 ya incorporen de serie un sistema de alcoholímetro antiarranque.