La primera final del Pucela... en un estadio maldito

A.G.M.
-

El Real Valladolid visita hoy (18.30 horas) a un Huesca que tampoco sabe lo que es ganar en este arranque liguero, pero suma dos puntos más. Los blanquivioleta nunca han ganado en liga en El Alcoraz, solo una vez en un partido de Copa del Rey

Toni Villa disputa un balón durante el duelo disputado el 1 de febrero de 2019 en El Alcoraz. - Foto: LaLiga

LaLiga acaba de arrancar, pero ya empieza a haber las primeras urgencias de la temporada en Zorrilla. El Real Valladolid aún no ha logrado estrenar su casillero de victorias y ha firmado el peor estreno liguero en 23 años; en la temporada 97/98 hizo pleno de derrotas en las cinco primeras jornadas. Tan mal ha empezado que es el colista y a nadie le gusta verse en el farolillo rojo de la Primera División, aunque sea de una forma que puede ser todavía coyuntural. Dos puntos de quince posibles no es el bagaje soñado para un comienzo de competición tan extraño como este de la pandemia del coronavirus, en el que hay equipos como el Elche que supera a los de Sergio González, incluso con dos partidos menos.
No es el caso del rival de este domingo, que también ha jugado los cinco partidos inaugurales, igual que los blanquivioleta, y es el único otro equipo de LaLiga que no sabe lo que es ganar. Eso sí, suma dos puntos más que el Pucela, ya que ha empatado cuatro (Villarreal, Valencia, Atlético de Madrid y Elche) y perdido solo uno (ante el Cádiz en El Alcoraz). Por ello, el Huesca se antoja como un rival propicio para obtener esa ansiada primera victoria.
A buen seguro que en las huestes oscenses pensarán lo mismo de su oponente, que solo ha podido empatar ante Real Sociedad y Celta de Vigo (en casa) y perdido en sus dos desplazamientos (frente al Betis y el Madrid) y en el último choque antes del parón, también en Zorrilla (con el Eibar).

SOLO GANÓ EN COPA

Este duelo, con aroma de primera final para ambos, se disputa a las 18.30 horas del domingo 18 en El Alcoraz, un estadio que no se le da nada bien al Real Valladolid, donde no ha ganado ni en Primera ni en Segunda División, aunque sí que lo consiguió en la edición de la Copa del Rey 2017/18, cuando el Pucela se impuso por 0-2 (con goles de Óscar Plano y Villalibre).
Pero en liga, nada de nada. La única visita registrada en Primera División se remonta al (viernes) 1 de febrero de 2019 y los blanquivioleta se llevaron un sonrojante 4-0 en un partido para olvidar de los de Sergio. Eso sí, aquella liga terminó con los aragoneses descendiendo a Segunda y con los pucelanos firmando la permanencia. Aquel año, en el duelo del José Zorrilla sí se impuso el Real Valladolid con un solitario gol de Rubén Alcaraz.
Pero no es El Alcoraz un campo de buen recuerdo ni en Segunda División, donde no ha pasado del empate en dos sus cinco visitas, mientras que cayó derrotado en las otras tres, como el año que se midieron en Primera. En cambio, en Zorrilla siempre le han ido un poco mejor las cosas al Real Valladolid, ya que ganó tres de los cinco duelos y perdió en los otros dos.
Una tendencia que hay que cambiar sí o sí a partir de este domingo. Una derrota en la visita a Huesca pondría en una situación realmente fea al equipo de Sergio, con cada vez más rivales directos por la permanencia alejándose. Ahora mismo acompañan al Real Valladolid en los puestos de descenso directo Levante y Athletic, con un punto más y un partido menos. Fuera de la zona roja aparece Alavés, Elche, Huesca y Eibar, con dos puntos y todos con sus cinco encuentros disputados, a excepción de los ilicitanos. Yotro equipo llamado a estar peleando la permanencia, como el recién ascendido Cádiz, ya suma siete puntos y está en la zona templada de la tabla.

BAJAS EN DEFENSA

El entrenador blanquivioleta no podrá contar con su mejor once para el encuentro del domingo en El Alcoraz, con problemas, sobre todo, en el centro de la defensa, donde a la baja de larga duración de Kiko Olivas se une la lesión muscular de Javi Sánchez, mientras Joaquín todavía se encuentra en la fase final de su recuperación. Así, todo apunta a la pareja formada por Bruno y El Yamiq para el eje defensivo.
El que sí podrá estar en Huesca es Rubén Alcaraz, al que una lesión ha impedido debutar esta temporada. Sergio también tendrá que desentrañar la duda de si apuesta por Masip, una vez que ha superado la baja por covid-19, o si sigue Roberto en la portería.