España pierde 24 banderas azules en sus playas

Efe
-

España sigue líder del 'ranking' mundial de insignias de mayor categoría a pesar del descenso debido al alto nivel de exigencia y a los chiringuitos que no cumplen las ordenanzas que rigen estos espacios públicos

España ha perdido 24 banderas azules en sus playas hasta alcanzar un total de 566 insignias, lo que significa un 4 por ciento menos respecto a las 590 del año pasado, aunque sigue liderando sin interrupción el ránking mundial desde 1987.
En rueda de prensa, la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC), promotora de la iniciativa, ha difundido la lista de banderas azules para 2019, que suman un total de 669 (566 playas, 98 puertos y cinco embarcaciones turísticas sostenibles), lo que implica que una de cada cinco playas lucirá este verano la insignia.
En esta ocasión la caída del distintivo en las playas es casi cuatro veces superior al del último descenso, que se registró en 2017 cuando se perdieron 7 banderas, al pasar de 586 a 579.

España pierde 24 banderas azules en sus playas
España pierde 24 banderas azules en sus playas - Foto: CORT
La bajada en esta edición confirma "el alto nivel de exigencia" para alcanzar la insignia, después de que el año pasado se obtuviera "el máximo histórico" de banderas azules, según los responsables de la iniciativa.
Esta temporada hay en total 28 banderas menos, que son 25 de playas y 3 de puertos, aunque por otro lado 7 playas estrenarán la insignia azulada, ha indicado el presidente de ADEAC, José Ramón Sánchez Moro quien ha sido especialmente crítico con aquellos chiringuitos de playa que "no cumplen las ordenanzas que rigen estos espacios públicos".
El descenso es "un tirón de orejas" a quienes no cumplen los requisitos de sostenibilidad de las playas, que son "un espacio público, un ecosistema marítimo y terrestre frágil y escaso que tenemos que aprender a compartir y en donde confluyen numerosas competencias que tenemos que respetar", ha afirmado Sánchez Moro.
La Comunidad Valenciana lidera el número de playas con banderas azules (135), seguida de Galicia (107), Cataluña (97), Andalucía (79), Baleares (44) y Canarias (43).
Las regiones que más pierden son Andalucía (18), Canarias (7) y Cataluña (4), mientras que la que más gana es, también, la Comunidad Valenciana (3).
Las siete playas que estrenan bandera azul este año se encuentran en: Melilla (las playas de Galápagos y San Lorenzo); en Badajoz (en el pantano de Cheles); en La Gomera (playa de La Cueva); Castellón (en Nules, Marines); Baleares (en Santanyí, playa S'Amarador) y en Alicante (playa de L'Espigó, en Altea).
Respecto al número de puertos, se mantiene prácticamente estable con Cataluña a la cabeza (23), Andalucía (17), Baleares (16), Comunidad Valenciana (15), Galicia (12) y Canarias (6).
Solo el 12 por ciento de las playas con distintivo azul este año son naturales, el 56 por ciento totalmente urbanas, el 30 por ciento semiurbanas y apenas el 2 por ciento restante playas fluviales.
No obstante, el 60 por ciento se encuentran próximas a zonas protegidas, lo que estimula su conocimiento y comportamientos adecuados para su conservación, según ADEAC.

 

Resultado negativo de las inspecciones

El incumplimiento de la ley de Costas y de las directivas de agua residuales urbanas, la calidad del agua no excelente o sin calificar y las playas con un resultado negativo en las inspecciones durante el verano anterior son los principales motivos de denegación de estas distinciones.
En 2019 han aumentado las playas sin bandera por incumplimiento de la ley de costas, mientras ha disminuido la cifra de las playas que no han obtenido este distintivo por incumplir el criterio sobre calidad de aguas de baño.
Este año las playas de Almería, Mijas (Málaga) y San Bartolomé de Tirajana (en Gran Canaria) han destacado en socorrismo y primeros auxilios; Chipiona (Cádiz), Palma de Mallorca (Mallorca) y Torredembarra (Tarragona), en educación ambiental; y Arnuero (Cantabria), Chiclana (Cádiz) y Lloret de Mar (Gerona), como inclusivas.
Para el 81 por ciento de los municipios participantes, una bandera azul supone un incentivo para obtener mejoras sociales o ambientales mientras que el 84 por ciento considera que las insignias benefician a la economía local, según Aedac.
Según la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, presente en la rueda de prensa, el descenso de banderas confirma que los municipios "no se pueden dormir" una vez que las consiguen porque el proceso para mantenerlas es muy riguroso y exigente.