Signify contrata a 70 personas para abordar nuevos pedidos

Óscar Fraile
-

La antigua Philips ha recibido el encargo de iluminar estadios como Zorrilla, El Sadar y Balaídos, además de un circuito de velocidad y varias ciudades de España y el extranjero

Philips Lighting pasó a ser Signify en mayo de 2018. - Foto: Jonathan Tajes

La empresa Signify, antigua Philips Lighting, parece estar poniendo el contrapunto a la depresión general que viven la mayor parte de las empresas en España, agarradas a los expedientes de regulación temporal de empleo y con una actividad bajo mínimos. Tanto es así que la compañía ha tenido que incrementar su plantilla para afrontar el incremento de trabajo que ha supuesto la adjudicación de nuevos proyectos, tanto en el ámbito del alumbrado público como en el deportivo, dos de las principales actividades de la planta ubicada en la carretera de las Arcas Reales.
Hace un mes se produjeron unas 30  incorporaciones de personal temporal, a las que siguieron cerca de 40 una semana después, aseguran fuentes de la plantilla. Un incremento de personal que confirma la propia empresa. «El incremento de la fuerza de trabajo y la llegada de nueva demanda a nuestra planta de Valladolid supone un impulso para los próximos meses», aseguran fuentes de Simplify.
El aumento de la actividad viene derivado del encargo de «diversos proyectos de alumbrado público en varias ciudades a nivel nacional e internacional, así como proyectos de iluminación deportiva para varios recintos», añaden las mismas fuentes.
Fuentes de la plantilla sostienen que algunos de esos encargos son los de la iluminación de los estadios de fútbol José Zorrilla de Valladolid; El Sadar, en Pamplona; y Balaídos, en Vigo, si bien desde la empresa se rehusó precisar el nombre de sus clientes.
No es la primera vez que esta empresa trabaja con grandes clubes para iluminar sus estadios. Ya lo hizo, por ejemplo, con el Atlético de Madrid, para la puesta a punto del Wanda Metropolitano, el estadio que sustituyó al mítico Calderón. Esta compañía también fue la encargada de la iluminación de diez de los doce estadios del Mundial 2018 en Rusia. Concretamente, los de Luzhniki (Moscú), Krestovsky Stadium (San Petesburgo), Fisht (Sochi), Ekaterinburg Arena (Yekaterinburg), así como los estadios de Kazan, Rostov-on-Don, Kaliningrad, Nizhny Novgorod, Volgograd y Samara. Fuentes cercanas a la compañía también aseguran que alguno de estos nuevos contratos, que garantizarán la actividad para los próximos meses, es para la iluminación de un circuito de velocidad en la zona de Oriente Medio. La idea es que pueda realizar carreras por la noche.
La compañía también añade que estos nuevos proyectos también suponen «un impulso importante de la fuerza productiva», del mismo modo que refuerzan la «apuesta por la industria en España y, en concreto, en Valladolid». Cabe recordar que esta empresa también ha llevado a cabo proyectos locales, como la iluminación del Club Raqueta del parque de Las Contiendas. Otra de las principales vías de negocio de esta empresa es el alumbrado público de ciudades. Madrid es una de ellas, en uno de los contratos más importantes firmados en los últimos años.
El aumento de actividad generado por estos nuevos pedidos desde hace un mes ha hecho que algunas líneas de producción tengan que poner en marcha un segundo turno.
De vacaciones

Actualmente la fábrica se encuentra sin actividad al estar todos los empleados de vacaciones. El día 17 se retomarán el trabajo los poco más de 200 empleados indefinidos y los cerca de 70 temporales. Algunos de los más veteranos llevan en esta empresa desde la época de Indal, la primera marca, que luego dio paso a Philips Lighting antes de convertirse en la actual Signify. En los últimos años se está llevando a cabo un rejuvenecimiento de la plantilla, que tampoco es muy veterana, con un incremento de mujeres entre las incorporaciones, pese a que tradicionalmente en este sector siempre ha predominado el empleo masculino. Fuentes de la compañía precisan que la plantilla total de Signify en Iberia (España y Portugal), incluyendo las oficinas y fábricas, era de 688 personas a cierre del 2019. Según los datos de la compañía, el volumen de ventas alcanzó los 6,2 millones de euros en 2019, con presencial de la compañía en más de 70 países y un volumen de empleo de unos 36.000 trabajadores.
Originariamente esta fábrica era Indal, hasta que a mediados de 2011 Philips la compró. El último cambio se produjo en mayo de 2018, tras un cambio en los estatutos de la compañía que propició que el nombre pasase a ser Signify, pese a que en estas instalaciones se sigue produciendo la marca Philips.